Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fútbol vuelve a casa

Los equipos ingleses mandan en Europa gracias a la competitividad de una Liga impulsada por los ingresos televisivos y el aporte de entrenadores extranjeros

Los jugadores del Chelsea, durante la tanda de penaltis ante el Eintracht.
Los jugadores del Chelsea, durante la tanda de penaltis ante el Eintracht. REUTERS

En la época del Brexit, Inglaterra manda en Europa. El bastón de mando del fútbol continental lo empuñan los cuatro equipos ingleses clasificados para la final de la Liga de Campeones (Liverpool y Tottenham) y la Liga Europa (Arsenal y Chelsea). Por primera vez en la historia, un mismo país hace pleno.

Inglaterra recoge esta temporada en Europa los frutos sembrados durante años en la Premier League. Competición de incuestionable repercusión internacional a tenor de sus ingresos televisivos, —repartió 2.800 en la temporada 2017-2018, y ya ha adjudicado el trienio de 2019-2022 por 5.040—, es, por ende, la meca de la inversión deportiva. Ninguna liga gasta más en fichajes que la inglesa (1.651 millones a lo largo de la temporada), ni posee entrenadores de hasta 11 nacionalidades —cinco ingleses, cuatro españoles, dos alemanes, dos portugueses, un italiano, un noruego, un argentino, un chileno, un danés, un irlandés y un irlandés del norte—. En la Primera española, 17 técnicos nacionales, dos argentinos y un francés ocupan los banquillos.

“La Premier es una competición diferente”, asegura el lateral español Jonny Otto, fichado este curso por el Wolverhampton. “Ver a cuatro equipos ingleses en esas dos finales no es casualidad. La exigencia es máxima en cada partido y eso hace que tengas que mantener un nivel altísimo jornada tras jornada”, asegura. “En Inglaterra cada fin de semana hay una sorpresa y eso también explica la gran repercusión que tiene nuestra liga y su atractivo”.

SEMIFINALISTAS EN EUROPA POR PAÍSES (2008-2019)

Fuente: elaboración propia.

La inagotable entrada de dinero ha permitido cincelar diversos proyectos futbolísticos que han elevado la competitividad de todos los escalafones del campeonato, circunstancia clave para el crecimiento global de la competición. El reparto de la tarta audiovisual, aludido por países como España como símbolo de eficacia, ha derivado por ejemplo en que el West Bromwich Albion, equipo que acabó descendiendo la temporada 2017-2018, recibiera en ese periodo 108 millones de euros (la cantidad más baja de toda la Premier), y el Barcelona, campeón de LaLiga, 154 (el más alto).

“Una palabra que puede resumir el fútbol inglés es poderoso”, afirma Javi Gracia, entrenador del Watford. “Tiene ese poder económico que a equipos de parte media y baja de la tabla les permite acceder a un nivel de jugadores que igual serían inaccesibles para otros equipos en otras ligas, incluso los equipos más fuertes. Los equipos como el Watford tienen más ingresos de derechos de televisión que la mayoría de los clubes españoles y que muchos clubes europeos de primer nivel, como el Ajax. Esto te ayuda a atraer jugadores”, añade el técnico, que jugará la final de la FA Cup contra el Manchester City de Pep Guardiola (duelo de entrenadores españoles) el próximo sábado.

“Los equipos ingleses llevan siendo ricos muchos años pero seguían sin ganar. Lo que hicimos fue fichar a un montón de extranjeros muy buenos, pero seguíamos sin ganar. Invertían dinero en los futbolistas pero no en los arquitectos. Se han dado cuenta de que necesitábamos otro tipo de discurso. Han llegado técnicos extranjeros con otra visión, y Guardiola, que lo ha revolucionado todo. Hasta el punto de que un equipo como el Liverpool quizás sea solo subcampeón de Liga habiendo perdido un solo partido”, analiza el exfutbolista Michael Robinson.

La falta de conquistas deportivas a nivel europeo congela el crecimiento del valor televisivo de la liga española. Según el organismo que preside Javier Tebas, LaLiga ha experimentado un incremento sustancial de su potencial económico en la última temporada gracias al crecimiento del volumen de traspasos, que alcanzaron los 1.018 millones de euros, y recogieron 782 por abonos y entradas. Según datos de la web transfermarkt.es, algo más de medio millón de espectadores acuden en España cada jornada al estadio. Esta cifra supone el 75% del aforo. En la Premier, es el 96,7%.

Aupado por la orejona que levantó el Manchester United en la Champions de 2008, Cristiano Ronaldo logró aquel año el primero de sus cinco Balones de Oro. Desde entonces, ningún otro jugador de la liga inglesa ha sido galardonado con este reconocimiento. En la última edición, la de 2018, cuatro de los cinco primeros jugadores militaron esa temporada en España (Modric, Cristiano, Griezmann y Messi), y el otro en Francia (Mbappé). El primer inglés ocupó el sexto peldaño (Salah), y para encontrar a un oriundo de las islas hay que descender hasta el décimo lugar, Harry Kane.

LOS CLUBES INGLESES EN EUROPA

Fuente: elaboración propia.

El cuarto puesto cosechado por Inglaterra en el Mundial de Rusia, el mejor resultado en 28 años para el país, y el éxito de sus selecciones sub-17 y sub-20 (campeonas del mundo en 2017), y sub-19 (campeona de Europa), han contribuido a potenciar el nivel de los futbolistas ingleses. Una estirpe que, sin embargo, solo representa el 32,9% del total que compite en la Premier. Solo el Tottenham, con ocho ingleses en su plantilla, rompe con el paradigma imperante.

Entre los cuatro finalistas europeos, además, no está ni el City, líder de la Premier y que cayó eliminado en cuartos de Champions frente al Tottenham, que no invirtió un euro; ni el United, el club más rico del mundo, caído también en cuartos. El fútbol ha vuelto a sus orígenes ingleses, a manos de cuatro equipos que comandan un alemán (Klopp), un argentino (Pochettino), un español (Emery), y un italiano (Sarri). Y todo en el año del Brexit.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >