Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamraoui, la vitamina del Barça ante el Bayern

El poderío de la jugadora francesa galvaniza al equipo azulgrana que disputa este domingo la semifinal de la Champions

Hamraoui, en un partido del Barcelona de esta temporada. Ampliar foto
Hamraoui, en un partido del Barcelona de esta temporada. Getty Images

En su primera temporada en el Barcelona, Guardiola fichó a Seydou Keita, convencido de que su despliegue y su potencia física aportarían equilibrio a la plantilla, especialmente en los partidos friccionados, esos en los que cuesta descansar con el balón, habitualmente lejos del Camp Nou. El técnico de Santpedor lo denominaba “la niña de sus ojos”; “el bueno de Seydou” lo llamaban en el vestuario. La figura de un jugador con Keita no la inventó Guardiola. Aconsejado por Johan Cruyff, Frank Rijkaard se trajo a Davids para que le cuidara las espaldas a Ronaldinho; Rakitic trabajaba por Messi y Alves en el Barça de Luis Enrique, mientras que Ernesto Valverde siempre tiene a mano un guerrero, de nombre Paulinho o Arturo Vidal.

El Barcelona femenino buscó durante mucho tiempo a su roca en la medular. Un pilar para competir, sobre todo cuando el club se puso entre ceja y ceja la Champions. Encontró a Kheira Hamraoui (Nord, Francia, 29 años). “Es esa clase de jugadoras que abarca mucho terreno. Es fuerte, va bien de cabeza y tiene mucha potencia. Cuando tienes laterales que pasan al ataque necesitas un número 6 que se meta entre las centrales, que sepa jugar con el balón, pero que también tenga marca”, opina Xavi Llorens, entrenador del Barcelona, entre 2006 y 2017. “Es una jugadora con un poderío físico espectacular, corta muchos balones, pero también tiene calidad para jugar la pelota”, completa Marta Torrejón, una de las capitanas azulgrana.

La historia de Hamraoui no difiere a la de la mayoría de las chicas de su generación. Si el fútbol se convertía en el juguete preferido, entonces la infancia era una cruzada en soledad entre varones. “Empecé a jugar al fútbol a los ocho años con los chicos y jugué con ellos hasta los 14”, cuenta la francesa. Una situación que no le molestaba a centrocampista. Todo lo contrario. “Para mí era más divertido jugar con los hombres, porque era más difícil, más competitivo. No es que ahora me aburra, para nada, pero recuerdo muy bien esa etapa. Un momento de mucho aprendizaje, divertido y con mucha competencia”, explica Hamraoui.

Lo que para la francesa es recuerdo feliz de su infancia, muchos equipos femeninos lo utilizan como una estrategia de entrenamiento antes de los duelos físicos. “Cuando nos teníamos que enfrentar a partidos contra las alemanas o las francesas, que eran superiores físicamente, hacíamos entrenamientos con equipos masculinos. Son ejercicios muy buenos para que las jugadoras se vayan familiarizando con la dificultad del partido, para ayudarse más en las coberturas. Es importante, también, no dejarlas fundidas físicamente. Es un entrenamiento”, recuerda Llorens, que llevó al Barça a su primera semifinal de Champions en 2017.

Esta campaña, el técnico azulgrana, Lluís Cortés, no pudo preparar nada especial antes del duelo ante el Bayern Munich (18.00 horas, Vamos). “Tuvimos un partido de LaLiga esta semana (el pasado miércoles ante el Madrid). Me hubiese gustado tener una semana limpia, como sí lo tuvo el Bayern porque su Federación lo cambió. Aquí ya estaba escrito, quizá es que pensaron que ningún equipo llegaría a las semifinales de la Champions”, se quejó el preparador azulgrana.

Con menos tiempo de descanso, la figura de Hamraoui será clave ante el cuadro alemán. Sin embargo, Cortés no pierde de vista la brújula del Barça. “Los dos primeros meses me costaron mucho, el juego del Barcelona es muy diferente”, subraya la volante francesa. “Nadie juega al fútbol para correr detrás de otra futbolista, todas quieren tener el balón”, concluye Cortés. Como siempre, el Barça quiere la pelota ante el potente Bayern, la vitamina la pondrá Hamraoui.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información