Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Getafe remonta ante el Huesca y decreta el estado de optimismo

Los de Bordalás, liderados por Mata, pichichi nacional con 13 goles, se instalan en los puestos de Champions con cuatro puntos de renta sobre el Alavés

getafe huesca
Mata celebra el gol del empate. GTRES

En Getafe se ha decretado el estado de optimismo. Cayó el Huesca y llegó el 12º triunfo azulón en la Liga. Desde que el día 10 de noviembre el Valencia se llevara los tres puntos del Coliseum (0-1) con un gol de Parejo de penalti, tan solo el Barça y el Atlético han sido capaces de ganar al rocoso conjunto de Bordalás. En cuatro meses, ocho victorias, cinco empates, 29 puntos sobre 45 posibles y una ascensión imparable hasta instalarse en los puestos de Champions —cuarto, con cuatro puntos de margen sobre el Alavés— a fuerza de abnegación competitiva.

Llegaba lanzado el Huesca y se adelantó en el marcador a los 35 minutos con un contundente remate de su fichaje invernal Enric Gallego. Pero la carga optimista del Getafe dio la vuelta al resultado en la segunda mitad. Mata se encargó de la remontada de los azulones. Primero, con un derechazo desde la frontal tras hacerse con un balón sin dueño después de una sucesión de rechaces. Y, 15 minutos después, transformando con solvencia un penalti cándido de Galán a Djené.

Con su doblete ante el Huesca, Mata, debutante en Primera a sus 30 años, alcanzó los 13 goles para consolidarse como el máximo artillero nacional —con dos tantos más que Borja Iglesias y Raúl de Tomás—; a solo tres dianas de las 16 de Villa (el debutante español en Primera más goleador, en la temporada 2003-04) y de las 16 de Soldado en la 2009-2010, récord del club. Aquel año, el EuroGeta acabó sexto y se ganó su segunda participación en la Liga Europa. Ahora, a 11 jornadas del final, los sueños son de Champions.

En los minutos finales, el Huesca reclamó un penalti que no obtuvo el respaldo del VAR. Pero también pudo ampliar la cuenta el Getafe con un cabezazo de Duro a la cruceta y un latigazo de Molina al travesaño. “Hemos asegurado prácticamente la permanencia, que es el objetivo del club. Ahora, a trabajar duro y a ver hasta donde podemos llegar”, remató Bordalás entre la prudencia y la ambición.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >