Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Gea celebra la crecida del United sin Mourinho

“Esto es el United de verdad, Solskjær nos ha traído un poco de alegría”, dice el portero, tras vencer 0-1 al Tottenham con una destacada actuación personal

De Gea para un tiro de Dele Alli. Ampliar foto
De Gea para un tiro de Dele Alli. Getty Images

La trabajada victoria del United sobre el Tottenham, este domingo en Wembley, espoleó a los jugadores visitantes a confesar un sentimiento general de emancipación. El estridente Paul Pogba lo expresó con su elocuencia habitual. Más raro fue escuchar al introvertido David de Gea, otro de los líderes del vestuario, confesar su felicidad y atribuir el explosivo renacimiento del equipo a la destitución de José Mourinho el mes pasado. “Esto es el United de verdad”, proclamó el portero madrileño, protagonista del triunfo en la medida en que no concedió ni un gol en contra a pesar de recibir 11 tiros a puerta en un duelo claramente dominado por el Tottenham durante la hora final.

Tottenham

4-4-2 (Rombo)

Mauricio Pochettino

1

Lloris

5

Vertonghen

2

Trippier

33

Ben Davies

4

Alderweireld

17

Cambio Sale Lamela

Sissoko

20

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Dele Alli

8

Cambio Sale Llorente

Harry Winks

23

Eriksen

10

Kane

7

Heung-Min Son

1

De Gea

4

Jones

23

Shaw

2

Nilsson-Lindelöf

18

Ashley Young

14

Cambio Sale Diogo Dalot

Jesse Lingard

6

Cambio Sale Scott McTominay Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Pogba

21

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Ander Herrera

31

Matic

10

1 goles Gol

Rashford

11

Cambio Sale Lukaku

Anthony Martial

M. United

4-4-2 (Rombo)

Ole Gunnar Solskjær

La euforia de Pogba y De Gea apunta a un responsable: Ole Gunnar Solskjær, el nuevo entrenador, ha transformado el juego a fuerza de cambiar el clima de trabajo. El tránsito del régimen cuartelario a uno de complicidad y colaboración, se traduce en una racha espectacular de cinco partidos de Premier disputados, cinco victorias, 15 goles a favor y cuatro en contra. Lo pagaron Cardiff, Huddersfield, Bournemouth, Newcastle y, finalmente, Tottenham, el tercer clasificado del campeonato.

“El mánager nos ha traído un poco de alegría”, señaló De Gea, exaltado por toda la prensa inglesa por su actuación. “El equipo está muy fuerte y ahora somos conscientes de cómo controlar los partidos y generar ocasiones. Esto es muy bueno para nosotros. Esto es el Manchester United de verdad. Controlamos la primera mitad pero en la segunda nos metieron mucha presión. Defendimos bien y nos llevamos los tres puntos. Somos muy, muy felices”.

[/TODAY]Despedido después de perder en Anfield (3-1) el 16 de diciembre, Mourinho dejó tras de sí un club extenuado. Lejos de las posiciones de Champions en la clasificación de la Premier, embargado por un gasto salarial que traspasa el 70% de su presupuesto y una plantilla que, paradójicamente, se deprimía. Ricos pero tristes, los jugadores parecían sufrir en el campo de juego, si es que jugaban, pues varios de ellos se encontraban castigados. El despido de Mourinho cambió los sentimientos del vestuario y los resultados.

El más dichoso de los jugadores resultó Pogba, marginado por el técnico portugués sin aparente razón y ahora gran catalizador del juego de su equipo. Frente al Tottenham, aprovechando un fallo en la salida del rival, el mediocampista francés cambió de orientación el ataque con un pase de 40 metros a Marcus Rashford. Mano a mano con Vertongen, el veloz delantero inglés desbordó por la derecha y cruzó el disparo. “Fue un gran balón pero hemos estado entrenándolo”, dijo Pogba. “Comprendimos que podíamos hacerles daño al contragolpe. Ellos inician el juego siguiendo un patrón y entrenamos específicamente para generar ocasiones aprovechando sus puntos débiles. Marcus hizo un gran desmarque, yo intenté darle el pase perfecto y él ayudó. Todos estamos disfrutando jugar juntos”.

“Yo diría que ahora estoy disfrutando jugando al fútbol”, celebró Pogba. “Con el sistema y las tácticas que solíamos jugar [con Mourinho] era muy difícil. A mí me gusta jugar más al ataque, presionando y dominando al rival en campo contrario. Cuando tengo que replegarme pierdo lucidez. Defender no es mi mejor atributo. Como me encuentro más a gusto es como interior por delante del pivote”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >