Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Liverpool, un líder entre la pasión y el miedo

Los ‘reds’, obligados a ganar al Nápoles para no quedar fuera de octavos

Liverpool Napoli
Klopp, durante un entrenamiento con el Liverpool. Reuters

“¡Os necesitamos!”

Jürgen Klopp no esconde esa mezcla de nerviosismo y estupefacción que sacude al Liverpool, finalista de la última Liga de Campeones y líder actual de la Premier League, asomado, sin embargo, a la cornisa en su grupo en Europa, todo revuelto como un mejunje inconexo. Reclama el apoyo de la afición, porque su clasificación para los octavos de final de la Champions depende de una secuencia de carambolas en la que ni la victoria este martes ante el Nápoles (21.00, Movistar Liga de Campeones) le coloca directamente en la siguiente fase. Para que eso ocurra, y siempre con la victoria como epicentro carambolesco, necesitaría que si el París Saint Germain (segundo con ocho puntos) logra la victoria ante el Estrella Roja, colista con cuatro, la suya frente a los italianos (primeros con nueve) sea o bien por 1-0, o por una diferencia de dos goles o más.

“Nosotros somos los responsables de esta situación”, reconoció. El inesperado y vergonzante patinazo ante el Estrella Roja en Belgrado (2-0), unido a la última derrota en el tiempo añadido ante el PSG (2-1) han oscurecido el panorama de un equipo que tras el pinchazo del Manchester City ante el Chelsea el sábado, lidera la liga inglesa (con un punto de ventaja sobre los citizen), invicto tras 16 jornadas.

“Les dije a los chicos que realmente creo que si no sucede nada especial con las decisiones arbitrales obtendremos lo que merecemos”, añadió el alemán, en un intento por calentar la atmósfera de un partido que condiciona enormemente su proyecto deportivo en Merseyside. “Todavía tengo tres años más de contrato”, recordó después. La realidad sitúa al Liverpool en una encrucijada deportiva insospechada. Solo la vuelta de futbolistas como Sané, el capitán Lovren (aún a la espera de recibir el alta) y Lallana ofrecen garantías suficientes a los reds para colocar sobre el césped a su mejor catálogo.

“Partido fascinante"

La coyuntura combinatoria del Nápoles es más aseada. El empate, e incluso la derrota en caso de que el PSG también tropiece ante el Estrella Roja, sitúan al equipo de Carlo Ancelotti en octavos. “Será un partido difícil y fascinante para nosotros, así que vamos a tratar de expresarnos con nuestro juego”, aseveró el técnico italiano. “Sería perjudicial poner el autobús frente a la portería, esa no es nuestra mentalidad. Buscaremos el control del juego y estoy seguro de que el equipo está listo y con el objetivo de dar el máximo”, añadió, poco después de rememorar su mejor episodio en Anfield, estadio que visitó en dos ocasiones durante su etapa como entrenador del Chelsea. “La última imagen que tengo es positiva porque gané el título con el Chelsea en ese estadio (2010)”.

El destino pudo situar a Klopp en el Nápoles tras ser tentado por el presidente De Laurentiis en su etapa en Dortmund. “Me gusta Italia y me gusta la comida italiana, aunque lo que realmente me gusta es que el Sr. De Laurentiis no esconde la información, ¡es bastante hablador!”, bromeó esbozando su omnipresente sonrisa. La realidad es que muchas veces no hay mejor manera para esconder el temor que mostrar una enorme hilera de piezas blancas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >