Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real Madrid se divierte ante el Melilla

Los blancos golean en Copa (6-1) con un doblete de Asensio y otro de Isco, principal atracción de un duelo en el que también vio puerta el brasileño Vinicius Júnior

real madrid melilla
Isco celebra uno de sus goles ante el Melilla. Getty

Con un saco de goles solventó el Real Madrid el trámite copero ante el Melilla. Resuelto el cruce de dieciseisavos en la ida, se divirtieron los de Santi Solari en el Santiago Bernabéu (6-1) en una tarde en la que la figura de Isco Alarcón se presentaba como la gran atracción. Con el brazalete de capitán en su brazo izquierdo, visiblemente alicaído, el malagueño aparcó sus penas con un doblete. Asensio fue el encargado de encarrilar la faena con otros dos tantos y una asistencia al canterano Javi Sánchez, y Vinicius Júnior se sumó a la lista de goleadores. El punta Yacine, desde los once metros, encontró algo de consuelo para los visitantes.

Real Madrid

4-3-3

Santiago Solari

1

Keylor Navas

19

Álvaro Odriozola

3

Jesús Vallejo

31

1 goles Gol

Javier Sánchez

2

Cambio Sale Francisco Garcia

Carvajal

15

Federico Valverde

22

2 goles Gol Gol

Isco

18

Cambio Sale Dani Ceballos

Marcos Llorente

20

2 goles Gol Gol

Marco Asensio

7

Cambio Sale

Mariano

28

1 goles Gol Cambio Sale Álvaro Fidalgo

Vinicius Junior

1

Pedro Luis

4

Ricardo Segura Martínez

3

Jilmar

5

Mahanan

2

Pepe

6

Jordi Ortega

7

Óscar García

11

Cambio Sale Brahim

Ruano

10

Cambio Sale Brian Martín

Menudo

9

1 goles Gol (p)

Yacine Qasmi

8

Cambio Sale Otegui

Mohamed Mizzian Salmi

Melilla

4-2-3-1

Luis Miguel Carrión

Pese a la intrascendencia de la cita, no faltó algún que otro gran nombre en Chamartín. Además de Isco, Solari reclutó a Carvajal como lateral izquierdo de urgencia y sentó en el banquillo a Varane. De ahí escapó en esta ocasión Vinicius Júnior, titular por primera vez en casa. Suele dejar siempre cosas interesantes el brasileño, que firmó una jugada de quilates para brindarle a Asensio el segundo tanto y se peleó con el gol en un sinfín de ocasiones hasta que lo encontró mediada la segunda mitad. A veces acelerado, le falta escoger con mejor tino en los metros finales. Resultó novedoso ver también sobre el verde a Jesús Vallejo, inédito hasta la fecha. El central, descartado para el Mundialito por Solari, disputó sus primeros minutos de la temporada.

Le costó al Real Madrid brindarle a su hinchada el primer descorche. Perdonaron Isco, Vinicius y Mariano, y ya a la cuarta, al borde de la media hora, atinó Asensio tras una gran jugada individual por la banda derecha. Ni un par de minutos esperó el balear para hacer el segundo, esta vez tras una notable acción de Vinicius por la izquierda. Dejó atrás a un par de zagueros del Melilla y se la cedió al zurdo para que fusilara a Pedro Luis. Apenas pudo dar algo de batalla el equipo de Luis Miguel Carrión en la visita más importante de su historia y cuando se quiso dar cuenta el central Javi Sánchez firmaba el tercero instantes antes del intermedio.

Solari resguardó a Carvajal y Llorente, titular en los últimos tres partidos, e hizo jugar a los canteranos Fran García y Álvaro Fidalgo. Si la primera mitad fue cosa de Asensio, en la segunda apareció Isco. Aclamado por el público, firmó un gol de bandera con un disparo lejano que se coló por la escuadra. No se mostró muy efusivo el malagueño, quizás pensando que se encontraba en un escenario impropio para un jugador de su rango. No frenó la zurra el Madrid y, tras mucho intentarlo, Vinicius se llevó el premio a la insistencia. Falló una y otra vez el chaval hasta que logró atinar. Apenas incordió el Melilla a Keylor, pero en un derribo de Javi Sánchez sobre Yacine lo aprovechó el propio delantero francés para que los suyos no se fueran de vacío de Chamartín.

Isco puso el broche final minutos antes de que Mariano, especialmente gris, se retirase con molestias y dejase al Madrid con diez. No hubo mucha historia en la goleada de Chamartín, pero sí sirvió el duelo para ver de nuevo a Isco. Con el malagueño, se diga lo que se diga, hay caso. Ante el Melilla, Solari le colocó entre los titulares y él se limitó a hacer lo que debía, dirigir el festín del Madrid.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >