Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El olimpismo y el Gobierno hablan de Kosovo

El jueves termina el plazo del COI para no castigar a España sin eventos deportivos si no trata "dignamente" a los deportistas kosovares

El kosovar Rashica, de amarillo, durante el Azerbaiyán-Kosovo de la Liga Europea, en septiembre pasado. Ampliar foto
El kosovar Rashica, de amarillo, durante el Azerbaiyán-Kosovo de la Liga Europea, en septiembre pasado. UEFA via Getty Images

El ideal olímpico, reconocido por Naciones Unidas, de la autonomía del deporte como movimiento único por encima de las fronteras, ha chocado duramente en España con la realidad de un Gobierno que considera un tabú cualquier concesión a Kosovo, la autoproclamada república independiente en los Balcanes, en tiempos en que el independentismo catalán cuestiona la integridad territorial española.

Pese a ello, el olimpismo y el Gobierno español mantienen conversaciones estos días para lograr que el Comité Olímpico Internacional (COI) no castigue a España sin grandes eventos deportivos a menos que permita participar a los deportistas kosovares “dignamente” en las competiciones organizadas en España, según reconocen ambas partes. Si no hay acuerdo, el COI ha anunciado que mañana enviará una carta a las federaciones internacionales pidiéndoles que no concedan a España la organización de ningún campeonato.

España es uno de los pocos grandes países occidentales que no reconoce a Kosovo (tampoco la reconocen China, Rusia, Brasil o Indonesia, además de otros tres países de la UE) y, según Pere Miró, subdirector general del COI, el que más dificultades opone a los deportistas kosovares. En los  campeonatos del mundo de kárate, celebrados en Madrid la semana pasada, asegura Miró, los karatecas kosovares debieron pedir visado a Francia, país que sí reconoce su independencia porque España no se lo concedía. “Esperamos”, dijo el directivo del COI a Efe, “que nuestra amenaza haga reaccionar al Gobierno. Es el único Gobierno del mundo con el que no hemos encontrado una solución”. Miró recordó, además, que hasta en un torneo de yudo en Rusia, país que no reconoce el Estado kosovar, se izó su bandera.

El Ministerio de Asuntos Exteriores aseguró anoche, a través de un comunicado, que "las autoridades españolas han facilitado en todo momento, y seguirán facilitando, la participación de deportistas representates del Comité Olímpico kosovar en eventos organizados por el Comité Olímpico Internacional, sin que ello suponga variación alguna de la posición española de no reconocimiento de la independencia del territorio de Kosovo". Según dicho departamento, "se han utilizado vías para respetar, de un lado, la carta del COI y, por otra cualquier acto de reconocimiento" de Kosovo.

Exteriores niega tajantemente que se negara visado a los atletas kosovares y asegura que si estos lo pideron a Francia fue por comodidad, pues España no tiene consulado en Pristina, la capital del territorio. “Nuestro consulado en Skopje [Macedonia] tenía instrucciones de darles los visados, pero no los solicitaron”, dijo un portavoz.

Lo que no permtió España en el pasado campeonato mundial de kárate es que los deportistas kosovares desfilaran con su bandera y sonase su himno. Ni siquiera que participaran como federación kosovar, por lo que lo hicieron bajo el paraguas de la federación internacional de kárate.

A este punto aludió el vicepresidente del COI, Juan Antonio Samaranch, cuando pidió que los deportistas kosovares puedan competir “dignamente”. “Eso significa”, precisó, “que puedan hacerlo al menos bajo la bandera del comité olímpico de su país”.

Samaranch, hijo del expresidente del COI que más fruto extrajo de la diplomacia olímpica, y más valor la dio, mostró su optimismo sobre la posibilidad de un acuerdo. “España ha sido siempre una grandísima fuente de soluciones en temas olímpicos, casi nunca una fuente de problemas”, dijo en un acto celebrado en el Consejo Superior de Deportes para lanzar, bajo el impulso de Javier Tebas y La Liga, una oficina internacional que promueva la celebración en España de grandes eventos. “Creo que las conversaciones que hay ya constantemente entre el olimpismo y el Gobierno y las que van a seguir van a dar frutos inmediatamente. No veo un gran problema con este tema, creo que se solucionará muy rápidamente”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >