Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El informe desesperado de Thibaut Courtois

El portero lamenta en el vestuario que el Madrid quiera fichar a Conte o Mourinho, y se deshace en elogios a Roberto Martínez

En la imagen, Mourinho y Courtois, en 2015. En vídeo, Mourinho niega que quiera volver al Madrid en una rueda de prensa de esta semana.

La noticia de que Florentino Pérez barajaba los nombres de Mourinho y Conte para ocupar el banquillo del Madrid una vez que despidiera a Julen Lopetegui alcanzó el vestuario de Valdebebas el lunes por la mañana en forma de corrillos, cuchicheos, imprecaciones, amenazas y mensajes cruzados. Hasta Karim Benzema, que no abandona el letargo flemático ni en días de juerga, se hallaba sumido en la más violenta agitación. Marcelo y Ramos, los capitanes, iban y venían en busca de los empleados que llevan y traen mensajes a la directiva para interrogarles y advertirles de la profunda inquietud que tales rumores estaban causando en la plantilla. “Si ahora traen a Mourinho”, dijo un testigo del camerino, “esta directiva confirmará que ha puesto a Lopetegui para hacer un trabajo que Mourinho haría mejor. Aquí lo que quieren es maltratar a la plantilla que ganó cuatro Champions cuando Mourinho se fue”.

En medio del trajín, los jugadores tardaron en reparar en que el hombre más desolado de la ciudad deportiva no era el ansioso Lopetegui, todavía el entrenador a cargo, sino el belga Thibaut Courtois. Courtois estaba pálido. “¡No me lo puedo creer!”, le oyeron decir. “Yo aquí soy el único que ha trabajado con Conte y con Mourinho. Me fui de Londres para no tener que pasar por algo así otra vez y ahora resulta que viene Conte, y si no, Mourinho”.

Courtois regresó al Chelsea en el verano de 2014 desde el Atlético, donde estaba cedido. Allí se puso a las órdenes de Jose Mourinho, que le empleó para desbancar a Petr Cech, mito local, del puesto de portero titular. En junio de 2015, ganó la Premier en un clima de revuelta interna contra el entrenador, que reestructuró la plantilla dando la baja a veteranos como Lampard y a jóvenes como Lukaku y De Bruyne. El portugués fue despedido en diciembre de 2015, cuando el Chelsea se enterraba en el puesto 16º de la clasificación. Mourinho abandonó Stamford Bridge dejando un rastro de paranoia y conflictos inagotables en la gestión de la vida cotidiana del equipo.

La tregua duró seis meses. En julio de 2016 el Chelsea fichó a Antonio Conte, que estableció un régimen cuartelario. Ni los ingleses ni los españoles de la plantilla recordaban protocolos más estrictos de convivencia y preparación. El equipo ganó la Premier en 2017 y al cabo de la celebración comenzó una nueva guerra fría entre el técnico y los jugadores, con Diego Costa al frente y un puñado de resistentes secundándole. El pleito sordo se prolongó hasta que despidieron a Conte el verano pasado. Una persona vinculada a la dirección del club de Londres asegura que Courtois fue uno de los elementos más contestatarios con los jefes de la caseta. Quizá por su juventud, o por su ingenuidad, el muchacho no ocultó el desagrado que le causaron las manipulaciones psicológicas de Mourinho y el autoritarismo de Conte. Acabó su ciclo inglés con los nervios rotos. Harto de vivir solo en una mansión, lejos de su familia, y gastando el resto de las horas acantonado con dos de los entrenadores más crispados del fútbol mundial.

Los fantasmas del portero belga

La encrucijada de Courtois provocó la hilaridad de sus colegas cuando en estos días contó que le llamaron desde la dirección del Madrid para hacerle una consulta confidencial por Roberto Martínez. Preguntado por un estratega madridista por su experiencia con el entrenador catalán, que dirige a la selección belga, el portero por poco se asfixia de tantas buenas palabras que pronunció en tan poco tiempo.

Cuentan en Valdebebas que Courtois no tiene una mala relación con Lopetegui, pero pensó que su despido sería inevitable. Y que, metido en el aprieto, concluyó que su deber era evitar que le sustituyan por Conte o Mourinho. Ante la posibilidad de que Florentino Pérez se incline por un tercero, al ser consultado, el belga informó de que Roberto Martínez sería “perfecto” para dirigir al Madrid. Señaló que, en su opinión, era “el mejor técnico del mundo”. Que era como “un padre” para los futbolistas belgas y que se trataba de un “sabio” que a punto estuvo de llevarlos a conquistar el Mundial de Rusia. “Dijo que si elegíamos a Roberto Martínez no nos podríamos equivocar”, confirman en el club.

Como si no tuviera suficiente con preparar el clásico del Camp Nou, Thibaut Courtois, de solo 26 años, ha visto reaparecer ante sí los fantasmas de su pesadilla inglesa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información