Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo no correrá el GP de Tailandia: “Aquí no vale la pena correr riesgos”

El español, que se volvió a caer 12 días después también en Tailandia, tiene ahora una fisura en la muñeca además del pie lesionado

Jorge Lorenzo atiende a la prensa en el circuito de Buriram. Ampliar foto
Jorge Lorenzo atiende a la prensa en el circuito de Buriram. AFP

Sin muletas ya, con una bota ortopédica en el pie derecho que le ayuda a caminar, con una férula que sujeta su muñeca izquierda. Y con cara de circunstancias. Así llegó Jorge Lorenzo al circuito de Buriram este sábado por la mañana. Menos temprano de lo acostumbrado, también. Total, tampoco tenía prisa. Había decidido la noche anterior que no disputaría el GP de Tailandia. Especialmente, porque además de la lesión con la que ya llegó al país asiático después de aquella caída terrible en Alcañiz de la que todavía se habla –el pulgar del pie derecho dislocado, una fractura en el segundo metatarso del mismo pie–, ahora tiene también una pequeña fisura en el radio, a la altura de la muñeca izquierda, que se lo pone todo más difícil todavía.

Porque Jorge Lorenzo se volvió a caer 12 días después. Volvió a volar por los aires, lanzado bruscamente por su Ducati. Aunque esta vez no fue Márquez el que con un adelantamiento agresivo le bloqueó el paso al llegar a la primera curva del circuito aragonés, ni él ni ningún otro piloto; esta vez, fue su moto, la Ducati, la que provocó su caída por un “fallo técnico” del que el equipo italiano no ha querido dar más detalle. Y entre unas cosas y otras, el español se quedará sin correr.

“Ya dije ayer que las posibilidades de que compitiera hoy eran mínimas. Ahora todavía han bajado más. Me dolía mucho la muñeca, por eso quise ir al hospital aunque en el circuito los doctores me habían dicho que no tenía ninguna fractura. No se veía en las radiografías, pero al cabo de unas horas supe que tenía una fisura”. Fue entonces, en la noche del viernes, cuando decidió no correr. “Aquí no vale la pena correr riesgos. Con esta lesión se complica mucho la frenada. Si me estuviera jugando el Mundial o estuviera a menos puntos de los primeros, lo intentaría, pero estando tan lejos no vale la pena”, añadía.

Quedan dos semanas para el gran premio de Japón. Y Lorenzo intentará llegar al gran premio en la mejor forma posible. Tratará de dar reposo a esa mano izquierda, que es lo que más le preocupa de cara a la próxima carrera. Y ni siquiera volverá a casa. “No hay mucho que pueda hacer con la lesión más que mantener la zona estable”, decía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información