Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jon Rahm vuelve a ser un niño en la Ryder Cup

El vasco, el jugador más joven del torneo, con 23 años, descubre un universo en el que puede dar rienda suelta a su pasión

Rahm, entrenándose este miércoles.
Rahm, entrenándose este miércoles. Getty

Luis Figo, Del Piero, Yannick Noah y David Ginola contra John McEnroe, Samuel L. Jackson, Michael Phelps y Condoleezza Rice. La Ryder Cup empezó a jugarse este miércoles con el partido de las estrellas. Ganaron los famosos estadounidenses por 15-13, como también los júniors el día anterior, y favoritos son los 12 de Jim Furyk para conquistar la copa en París y vencer en suelo europeo y retener la corona por primera vez en 25 años. La batalla ha comenzado y Jon Rahm observa ese nuevo universo como el niño del cuento de Eduardo Galeano que, asomado por primera vez a la inmensidad del mar, le pide a su padre: ¡Ayúdame a mirar!

“Me siento como un niño otra vez”, dice Rahm, un novato que no lo es tanto, el número ocho del mundo, el más joven con 23 años entre los 24 contendientes. “Estoy viviendo muchas emociones. Siento orgullo y al mismo tiempo humildad. Es una sensación muy especial, difícil de explicar. No podría estar más feliz por compartir esto con los compañeros que tengo”, dice el vasco, a quien le toca todavía más la fibra sensible la visita de sus padres, su hermano y sobre todo la abuela Miren, más unidos si cabe tras la muerte del abuelo Sabin el pasado agosto.

Todo son emociones a flor de piel para Rahm, para quien la Ryder parece hecha como anillo al dedo. Era en este torneo en el que se veía al verdadero Seve, donde el genio cántabro podía dar rienda suelta a su pasión. También Rahm quiere ser Seve en la Ryder, dejarse llevar por fin. “Estoy intentando ser yo mismo y divertirme”, afirma antes del inicio este viernes de la competición. El de Barrika siempre ha debido jugar con ese equilibrio entre ser quien es en un campo de golf y a la vez aprender a gestionar sus emociones, a no quejarse, a aceptar sus fallos. Será difícil contener esa bola de energía en un torneo como la Ryder, tan propenso a exteriorizar, tanto jugadores como aficionados, los sentimientos a pleno pulmón. Es cuando el golf más se parece al fútbol, y para un hincha del Athletic como Rahm (su abuelo fue delegado del club), eso son palabras mayores.

La foto que le hizo McIlroy en calzoncillos

Rahm aterrizó en París después de jugar el Tour Championship, el último torneo de la temporada en el circuito estadounidense, y de dormir poco las dos últimas noches. Y durante la jornada de entrenamiento del martes comenzó a acusar el desfase horario. Tenía hambre, necesitaba tomar café y tardó tres horas y media en completar nueve hoyos. De modo que cuando luego se tumbó en la camilla del fisioterapeuta para someterse a una sesión de acupuntura, se quedó “seco” media hora.

La siesta la aprovechó McIlroy para hacerle una foto en calzoncillos y colgarla en el grupo de WhatsApp de los jugadores europeos con un mensaje burlón: “Así se ha quedado Jon Rahm tras pasar un día conmigo”. El vasco intentó defenderse, pero no pudo evitar las risas y bromas de sus compañeros. Algún peaje tenía que pagar el novato.

“Jon tiene el fuego de Seve”, resume mejor que nadie Rory McIlroy. El norirlandés es una de las parejas de baile con las que se asocia al vasco para su estreno. Y también se baraja la opción de Sergio García en un dúo de sangre caliente. En cualquier caso, será experiencia para domar esa juventud efervescente del novato, uno de los cinco debutantes europeos junto a Tommy Fleetwood, Alex Noren, Tyrrell Hatton y Thorbjorn Olesen (por los tres primerizos de EE UU: Tony Finau, Justin Thomas y Bryson Dechambeau). “Ver el deseo que tiene de estar aquí, el orgullo que siente por ser español y europeo es muy estimulante. Yo no lo viví así cuando debuté, y no era tan bueno como él”, asume McIlroy, sorprendido por el liderazgo de su joven compañero, tan suelto que es uno de los animadores del grupo de WhatsApp entre los jugadores europeos.

El inglés Ian Poulter ha sido quien hasta ahora ha heredado mejor ese espíritu salvaje de Seve. Sus gestos en Medinah 2012, pidiendo con la mano al público estadounidense que gritara más y más cuando iba a golpear de inicio, son una de esas imágenes que pasan a la historia de la Ryder. El gran animador en la tropa americana ha sido Patrick Reed. Y ahora Rahm, el undécimo español en jugar la competición, está llamado a llevar en los próximos años ese brazalete de hombre ryder.

Antes de dar el primer golpe este viernes, Rahm volverá a ponerse los cascos y escuchar música (ahora está con el nuevo disco de Eminem). "Es mi forma de meterme en mi mundo", dice. Cuando salga al tee del 1, ante una grada con 6.900 espectadores, descubrirá un nuevo universo. "Me han dicho que salir en el último partido en un grande es un 2 de 10 comparado con esto", se relame.

Jon Rahm va a descubrir la Ryder, y la Ryder va a descubrir a Jon Rahm.

Horarios y TV

Jueves

17.00-18.00. En #Vamos y Movistar Golf, ceremonia de inauguración.

18.15. En Movistar Golf, El milagro de Medinah.

Viernes

8.00-19.00. Primera jornada, en Movistar Golf.

19.00-20.00. El post de la jornada.

Sábado

8.00-19.00. Segunda jornada, en Movistar Golf.

19.00-20.00. El post de la jornada

Domingo

12.00-19.00. Última jornada y entrega de trofeos, en Movistar Golf.

19.00-20.00. El post de la jornada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.