Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laia Palau, la mujer récord

Honores y reconocimiento para la capitana por sus internacionalidades y por liderar a esta memorable selección española. Ojalá acabe todo como en 2013

Laia Palau celebra el triunfo ante Japón
Laia Palau celebra el triunfo ante Japón

Hablar de récords y plusmarcas en el baloncesto femenino es hablar de jugadoras como Laura Gil, que lleva 11 años subida a un podio con cinco medallas con la absoluta y nueve más en las categorías de formación, y, sobre todo, de una maratoniana de las internacionalidades con la selección: Laia Palau. Con el debut en Tenerife se convirtió en la jugadora española con más presencias en los Mundiales (5), superando las 4 de Lucila Pascua y, ante Bélgica, igualará mi marca de 36 partidos mundialistas. Cinco ediciones ininterrumpidas desde 2002.

Se comete el error de afirmar que Juan Carlos Navarro es el jugador con más internacionalidades con España (253) y no es así. La deportista que ha vestido más veces la camiseta de la selección es Laia Palau (274). Es la capitana a la que le ha tocado liderar la generación de oro del baloncesto femenino y ¡de qué manera lo ha hecho! Su reenganche fue una gran noticia a comienzos de este año después de haber anunciado su retirada de la selección tras el último Europeo. Ella mejor que nadie sabe del peso que tiene en ese grupo. Aunque las piernas no vayan como cuando tienes 20 años, Laia tiene la cabeza más fresca que nunca y eso, en su puesto, es fundamental. Si eres base y capitana tener un cerebro así tiene un valor incalculable.

Recuerdo perfectamente del día que la vi por primera vez en un Campeonato de España juvenil en Zamora. Jugaba en el Universitari y me llamó la atención de primeras con sus brazos pintados y alguna rasta en su cabeza, si mal no recuerdo. Daba la impresión de ser una de esas personas pasotas a las que todo les da igual pero, en cuanto la vi jugar, lo que me quedó claro es que era puro talento y creación. Vital y ganadora.

Han sido muchos los años en los que hemos jugado frente a frente y me ha tocado sufrir su baloncesto, su visión de juego y también la eterna ‘discusión’ sobre si es mejor de base o de escolta. Y yo pensaba, ¡que juegue donde sea!, es muy buena y será el baloncesto el que decida cuál es su posición natural.

En la selección la tocó sufrir mis arranques de carácter y de temperamento pero creo que, sin ser las mejores amigas, sí que creamos una conexión especial. Desde su calma, no sé cuántas veces llegó a decirme aquello de ¡tranquila Amaya! Viví su primer gran partido en la selección durante el Mundial de China con 15 puntos sin fallo; y eso que íbamos con el maldito mono ajustado de juego. Años después coincidimos en el Ros Casares, en Valencia, y jugamos dos años geniales pese a que, por aquel entonces, ya empezaba a vislumbrar mi retirada por culpa de las lesiones. De esos años tengo que agradecerle sus buenas palabras, sus ánimos, su aliento siempre. Son esas cosas las que demuestran que el baloncesto también une y crea un vínculo especial con muchas personas, por muchos kilómetros y vida que se ponga de por medio.

Honores y reconocimiento para Laia Palau por su récord infinito de partidos, por su talento y por su talante. También por liderar a este grupo tan impresionante: una selección española memorable. Y por su show time inacabable. Ojalá acabe todo como en 2013.

Más información