Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carolina Marín, a dos partidos de hacer historia

La jugadora española, de 25 años, puede convertirse en la primera mujer en ganar tres mundiales

Carolina Marín, en los cuartos de final del Campeonato Mundial de bádminton en Nanjing. En vídeo, sus declaraciones tras el partido.

El puño cerrado y la boca abierta. Casi como si estuviera gritando un gol. O simulando un festejo de Rafa Nadal, su ídolo. Esa es la imagen más repetida de Carolina Marín en la última semana. La jugadora española, de 25 años, está a solo dos partidos de ganar por tercera vez el Mundial de Bádminton. Ninguna mujer en la historia de este deporte ha firmado una secuencia tan gloriosa.

"Ya estamos en semifinales. Creo que estoy demostrando un muy buen nivel y estoy muy contenta conmigo misma por lo que estoy haciendo en la pista, por cómo estoy jugando y por cómo estoy controlando el juego contra cada una de las rivales", destacó Marín tras vencer este viernes a Saina Nehwal por 21-6 y 21-11, subcampeona del mundo en 2015.

Marín tiene buenas razones para sentirse así. Llega a la semifinal del Mundial que se disputa en Nankín (China) sin ceder un solo set. Los tres partidos que ha disputado hasta el momento han durado poco más de media hora.

La española, octava en la clasificación mundial, se enfrentará este sábado (sobre las 14.00, TDP) con la nueva favorita, la china He Bingjiao, que superó en tres sets a la taiwanesa Tai Tzu Ying, líder de la clasificación mundial y otra de las grandes candidatas. "Será un partido complicado. Ella está jugando muy bien y le ha ganado a la número uno así que tengo que estar, desde el cero-cero hasta que acabe el partido, súper concentrada y teniendo muy claro lo que tengo que hacer", explicó Marín. "Ella, además, tendrá el público a su favor, un factor que quizás le pueda venir bien, aunque también le puede presionar porque tenga que ganar al jugar en casa", puntualizó.

En las rondas previas, Marín acabó con la japonesa Sayaka Sato (número 17 del mundo) y la tailandesa Busanan Ongbamrungphan (número 23 del mundo). Tras ganar a Sato, Marín aseguró que se siente muy fuerte para lograr salir vencedora en China. También que hace tiempo que no se sentía tan confiada en sí misma como lo está ahora. "Me estoy encontrando muy bien, con mucha determinación, siento la confianza en mí misma que hace tiempo no tenía", apuntó.

El camino del éxito

La jugadora española, nacida en Huelva, aterrizó en el país asiático tras proclamarse campeona de Europa por cuarta vez (la tercera consecutiva). Ganadora del oro olímpico en Río de Janeiro 2016, Marín busca agrandar su brillante palmarés y volver a levantar una copa del mundo, tal y como hizo en 2014 y 2015. En el último Mundial de 2017 perdió en cuartos de final ante la actual campeona, Nozomi Okuhara. La joven japonesa, de 23 años, que ya no podrá revalidar el título al quedar eliminada en los cuartos de final ante la india Pusarla Sindhu. Sindhu, quien se tomó la revancha tras perder justamente la final del Mundial pasado ante Okuhara, se enfrentará en la otra semifinal a la japonesa Akane Yamaguchi.

"Muchos meses, días y horas preparando el torneo más importante del año... ¡Ya está aquí!", escribió Marín a fines de julio en su cuenta de Twitter. "El secreto: recordar el camino que nos llevó a hacer historia. ¡Empieza el Mundial!", agregó en las redes sociales a principios de esta semana. De momento, parece tener buena memoria.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información