Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Liga quiere usar móviles de particulares como espías a través de su aplicación

El organismo solicita el acceso al micrófono del teléfono para detectar posibles emisiones ilegales

sevilla - alaves Ampliar foto
Sandro remata ante Ely. EFE

Cuando continúa la distribución de correos electrónicos solicitando la aceptación de las condiciones de privacidad e informando del uso de los datos particulares, tal y como estipula el riguroso Reglamento General de Protección de Datos, aplicable en todos los Estados de la Unión Europea, La Liga pretende emplear los micrófonos de los teléfonos de quienes se descarguen su aplicación. Lo denunciaron algunos usuarios por redes sociales y el asunto se convirtió en trending topic. La Liga asegura que el “único objetivo” es detectar emisiones fraudulentas de partidos de fútbol desde locales no autorizados, un fraude que estiman en unos 150 millones de euros al año.

Es habitual que, al instalar una nueva app en el móvil, al usuario se le pregunte si acepta las condiciones de uso; un trámite que muchos usuarios aceleran sin ser realmente conscientes de lo que están aceptando.

La Liga parece querer convertir a los particulares en ‘micrófonos andantes’ al servicio de sus intereses, en este caso, detectar posibles fraudes. Fue la consulta de un cliente a la abogada Esther Botella, especializada en privacidad y derecho digital, la que incendió Twitter. El usuario aseguraba que al instalarse la aplicación de La Liga en su móvil Android, le pedían que aceptara el uso del micrófono y el geoposicionamiento del teléfono advirtiéndole de que esa información se usaría para detectar fraudes en establecimientos públicos no autorizados. “El cliente me preguntó si esto era normal”, explica a EL PAÍS Botella, quien amplió la consulta a un grupo de especialistas en la materia en el que se encuentra Jorge Morell, otro experto en derecho y tecnología.

“Los usuarios no podían aceptar que eso les pudiera estar pasando a ellos”, explica Botella. “La gente no suele leer las condiciones legales”, explica, pero esto no parece ser motivo suficiente para aprovechar esta autorización por parte del usuario como auténtico espía.

La Liga difundió una nota en la que aseguraba que si el usuario daba el consentimiento para activar el micrófono y el geoposicionamiento de su dispositivo móvil, el micrófono captaría “el código binario de fragmentos de audio, con el único objeto de poder conocer si está viendo partidos de fútbol de competiciones disputadas por equipos de La Liga, pero nunca se accederá al contenido de la grabación”.

El organismo añade en su nota justificativa que solo activarán el micrófono y el geoposicionamiento del teléfono móvil “durante las franjas horarias de partidos en los que compitan equipos de La Liga” y que no acceden a “fragmentos de audio captados por el micrófono del dispositivo” ya que estos “se convierten de forma automática en un código binario, que es irreversible y no permite obtener de nuevo la grabación de audio”. Asimismo, el usuario puede revocar su consentimiento “en cualquier momento”.

Más información