Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Amama’ Miren y la victoria más especial de Jon Rahm

El vasco dice que vivió su domingo más duro por las emociones que le despertaba el torneo, el campo y la presencia de su familia

Rahm y su abulea Miren.
Rahm y su abulea Miren. Getty Images

Pastas, chocolates de Don Manuel, chorizo y otros embutidos. Amama Miren, la abuela paterna de Jon Rahm, no viajó a sus 82 años de Bilbao a Madrid con la maleta vacía. Como buena abuela, la llenó de productos de la tierra para alegrarle la vista (y el estómago) a su nieto. “¡Pero no me los voy a poder llevar a Estados Unidos!”, lamentaba Rahm, un zagal de 1,88m y 100 kilos. Lo que sí se llevará de regreso a América es el recuerdo de esos besos con los que Miren le deseaba suerte al comienzo de cada jornada. Y con los que le recibía al final. Muy especial fue el de este domingo. El nieto era campeón del Open de España, y había que achucharle antes de que Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte, le entregara el trofeo. La copa vino acompañada de la medalla de plata de la Real Orden del Mérito Deportivo por los triunfos de 2017.

"“Es un título muy especial. Es difícil explicar lo que siento en este momento. Ganar un torneo conlleva muchas emociones, pero este es emocionante por todo lo que significa para mí mi primer Open de España y por hacerlo en Madrid, en la sede de la federación”, comentó Rahm. El vasco volvía esta pasada semana a pisar el campo que pateó casi a diario durante sus dos años en la Blume, entre 2010 y 2012. Y agradecía ahora los ejercicios que entonces odiaba, como sortear las estacas rojas que los entrenadores les ponían a los lados de las calles, para centrar así sus tiros desde el tee. “Lo odiaba”, recordaba Rahm.

El joven talento no pudo jugar el Open de España como amateur porque cuando tuvo ocasión había disputado la semana anterior un torneo en Portugal, y no querían que perdiera dos semanas consecutivas de clase. Entonces se enfadó por no poder jugar al golf, pero con los años valoró esa formación. Rahm emigró a Estados Unidos y de esa mezcla entre las dos escuelas ha surgido un golfista con mucha preparación, un prototipo de los jugadores de la actualidad, llenos de herramientas para explotar pronto su juego. Todas las tuvo que sacar Rahm a relucir en este Open para ganar con 20 bajo par, justo el marcador que el miércoles había vaticinado como el necesario para vencer.

Rahm se une a Seve Ballesteros, Antonio Garrido, Sergio García, Álvaro Quirós y Miguel Ángel Jiménez como el sexto español en ganar el Open, y con este triunfo completa la colección de títulos en todas las categorías en España. “Y si pudiese añadir mi nombre una vez más sería bonito”, dijo Rahm, ya pensando en volver a ganar cuando le acababan de dar el trofeo de este año. “Ha sido la victoria más difícil por las ganas que tenía. Ha sido difícil porque mi familia estaba aquí y porque todas las personas que seguían mi partido querían que yo ganase. Ha sido el domingo más duro que tenía para ganar, con las emociones arriba y abajo, pero ha sido muy bonito. Cada vez que pegaba un golpe mal, las emociones se triplicaban. En alguien que vive intensamente las emociones como yo, esta semana se han visto amplificadas”, añadió el campeón.

Edorta, su padre, renunció a seguirle durante la jornada final ante la multitud que pisaba el campo. Se quedó con su madre, Miren, la abuela de Jon. Ya le volvieron a ver como campeón, y se fotografiaron felices sobre el green. El triunfo de Rahm no ha sido solo esa copa con orejas, sino la pasión que ha desatado. “Que casi 50.000 personas vengan es todo un orgullo para todos. No me lo esperaba. En Pebble Beach no hay tanta gente y es un gran torneo. En Los Ángeles llegan justo a 20.000... Esta semana va a ayudar mucho al golf español”, dijo Rahm, que confirmó que volverá en 2019: “El año que viene vendré a defender el título, y aunque no tenga que defenderlo, vendré también”.

Clasificación final del Open de España.