Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mendes asciende a la Premier League

El Wolverhampton regresa a la máxima categoría inglesa de la mano del magnate Guo Guangchang y la aportación de técnicos y futbolistas vinculados al agente luso, al que le unen vínculos empresariales

Aficionados de los Wolves celebran el ascenso este domingo en el Molineux Stadium.
Aficionados de los Wolves celebran el ascenso este domingo en el Molineux Stadium. Action Images via Reuters

Un comecome de inquietud recorre a los responsables de bastantes equipos de la Premier League, entre ellos los más fuertes, los conocidos como el Big Six (Manchester City, Manchester United, Liverpool, Chelsea, Tottenham y Arsenal) que en tres de las cuatro últimas temporadas han comandado la clasificación. Este fin de semana se ha consumado el regreso a la máxima categoría de un invitado especial, el histórico Wolverhampton Wanderers, uno de los doce equipos que fundó la Liga de Fútbol inglesa en 1988, experiencia iniciática en la que no estaba ninguno de esos seis grandes modernos. Los Wolves sí estaban allí, sin mayor gloria hasta que en los cincuenta ganaron tres campeonatos a lomos de su mayor leyenda, Billy Wright, el primer inglés en defender cien veces la camiseta de su selección.

Desde hace casi dos años toda esa historia está en manos de Fosun International, una compañía inversionista china dirigida por Guo Guangchang con ramificaciones en diversos sectores productivos y de servicios. Esa fue su segunda incursión en el mundo del fútbol porque la primera se produjo unos meses antes cuando a través de una firma subsidiaria, Foyo Culture and Entertainment, entró con un porcentaje del veinte por ciento en el accionariado de Gestifute, la agencia de servicios para futbolistas que comanda Jorge Mendes. Poco después, en enero de 2016, presentaron una empresa conjunta para “dinamizar la expansión del fútbol en China tanto en la vertiente deportiva como en la comercial”, según informaron.

Antes de la llegada del capital asiático los populares Wolves languidecían en la segunda categoría, a la que había regresado en 2014 tras una breve estancia en la estación inferior. Pero hace dos veranos iniciaron otro camino tras abonar Fosun 54 millones de euros a su antiguo propietario. Desde entonces comenzó el trasiego de futbolistas relacionados con Mendes hacia el club. Nuno Espírito Santo es el entrenador después de que su predecedor, Paul Lambert, mostrarse su desagrado porque no iba a tener peso en la política de fichajes del equipo. Este verano llegó Rubén Neves, centrocampista del Oporto, por una cifra récord en la Championship de 18 millones de euros. Antes Hélder Costa había costado 15, el Atlético recibió 14 millones por Diogo Jota, un futbolista que apenas jugó un trofeo Carranza como rojiblanco e Iván Cavaleiro se tasó en cerca de 10 y Roderick Miranda en 3. En algunos casos Gestifute es intermediaria, en otros figuran como tales profesionales con relación pasada o presente con la compañía dirigida por Mendes.

Nuno Espirito Santo celebra la victoria del Wolverhampton este domingo ante el Birmingham.
Nuno Espirito Santo celebra la victoria del Wolverhampton este domingo ante el Birmingham. REUTERS

La inversión y la procedencia de cerca de la mitad de las incorporaciones del recién ascendido han disparado las quejas entre sus competidores. La más sonora la explicitó Andrea Radrizzani, propietario del Leeds United, que recabó apoyos entre otros clubs de la categoría, y envió hace un mes una misiva a la federación inglesa para que investigasen si Mendes influye en la política deportiva de los Wolves, detalle prohibido por las reglas del campeonato. “Felicidades al mejor equipo, pero deberíamos jugar una competición justa”, lamentó. El supuesto conflicto de intereses ha sido desmentido por el club y también por los federativos, que volvieron a recabar información sobre el asunto. Fue también entonces cuando la alerta llegó a la Premier y a sus integrantes, que tiene prevista una reunión sobre este asunto en fecha próxima. Temen que las estrechas relaciones entre el poderoso agente y el club le otorgue una ventaja competitiva en el mercado de fichajes. Pero Mendes no figura en nómina de los Wolves, tampoco en su dirección, y nada le impide hacer tratos o influir con quien desee o pueda, más si son socios en otros lares.

Mientras tanto el equipo ha dominado la Championship con brazo de hierro. A cuatro jornadas del final llegó al objetivo tras ganar 29 partidos de 43 y caer en apenas seis. “No me importa lo que se diga. Lo que vemos en el campo es un grupo de personas trabajadoras. Competimos de manera justa”, reivindica Nuno, que cuando le preguntan por Mendes despeja como en sus tiempos de guardameta: “Soy un cliente del mejor agente del mundo. Yo hago mi trabajo y él hace el suyo”, zanja cuando le preguntan por su agente. Este domingo festejó con un triunfo ante el Birmingham (2-0) un ascenso que ya había sustanciado horas antes con el empate del Fulham ante el Brentford. Pocos dudan que tras el verano los Wolves, con los pingües ingresos de jugar en el río de oro de la Premier League, redoblarán su apuesta y buscarán, en breve, asentarse entre los mejores equipos de la competición. La fortuna de Guangchang se cifra según algunas fuentes en 10.000 millones de euros y le sitúan entre las 200 personas más ricas del mundo, a la altura de los más adinerados dueños de los clubs ingleses.