Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saúl: “En el fútbol el ‘timing’ es la base de todo”

El centrocampista del Atlético está habituado a jugar como volante llegador pero en España dice que debe reprimirse para ejercer de mediocentro como relevo de Busquets

Saúl Ñíguez, el viernes en Las Rozas.
Saúl Ñíguez, el viernes en Las Rozas.

Saúl Ñíguez (Elche, 1994) es la última perla del país de los centrocampistas que transformaron el fútbol mundial desde el ingenio y la innovación. Llamado a heredar a Xavi como llegador lo mismo que a Sergio Busquets como organizador, el volante del Atlético acredita una versatilidad y una madurez mental y física insólita en su oficio. El seleccionador Julen Lopetegui le ha preparado para situarle contra Alemania en el mediocentro que ha dejado vacante Busquets por lesión.

Pregunta. Estamos ante una incógnita. ¿Cómo se llena el vacío que deja Busquets con centrocampistas que no son exactamente de su perfil? Usted en el Atlético juega más descolgado...

Respuesta. Tampoco hay que dramatizar; ya jugué ahí contra Albania. Yo creo que el trabajo de todos los demás hará que el jugador que juegue en su puesto se sienta cómodo. Pero es verdad que Busi es un jugador muy importante para nosotros. Es único en esa posición, y más para nuestro estilo, porque él sabe leer el espacio y el tiempo, ver el balón y los jugadores.

P. ¿Es difícil jugar de organizador?

R. Más en este estilo de juego y en la posición del mediocentro. Si juegas más adelante puedes tener más tiempo o más maneras de conducir. Porque tú al final, a pesar de jugar fácil, por ejemplo jugar a un toque con el central, lo que haces en ese puesto es darle más tiempo a los volantes o a otros compañeros. Busi sabe llevar el tiempo del partido.

P. ¿Dónde reside la mayor dificultad en marcar los ritmos del partido?

R. En que tienes que decidir en milésimas de segundo. A lo mejor tienes un pase para dar para adelante y romper líneas y hacer daño; o dependiendo del resultado, o del cansancio de tus compañeros, tienes que decidir: ‘¿Lo doy o no lo doy?’. Y a lo mejor mientras estás pensando ese pase ya ha desaparecido y tienes que buscar otra línea de pase. Eso Busquets lo hace muy bien. Xavi era el mejor porque tenía el balón y si no lo veía se giraba de nuevo y encontraba otra línea de pase igual. Iniesta lo mismo. Son jugadores únicos porque además de tener la calidad individual que es evidente hacen mejores a sus compañeros con estas decisiones.

Veo que con España llegamos muy bien y yo veo mi espacio. Me digo: “¡Ahí tengo que estar atacando yo porque puedo hacer gol"

P. Busquets suele atraer un poco más al rival para que el compañero reciba con más espacio y controle más cómodo.

R. Exactamente. Él ya te lleva a hacer la jugada siguiente. Él intenta darte su pase en la mejor posición de forma que tú ya sepas lo que tienes que hacer. Si te lo da atrás es para que vuelvas, y si te lo da de cara es porque estás solo para girar. Él lo hace con facilidad. Yo para hacerlo tengo que estar muy concentrado y me supone un cansancio mental mayor. A él le sale solo. Cuando te vas haciendo mayor esas cosas las haces mejor. Yo por mi juventud… Sé que si puedo hacerlo lo antes posible seré mejor jugador. Eso es lo que quiero. Por eso intento aprender de él todo lo posible cuando coincidimos en la selección. Siempre que coincido con jugadores que se mueven en zonas del mediocampo intento empaparme para saber todo lo que saben ellos.

P. Físicamente Busquets es muy limitado. Usted es un todoterreno: se gira rápido, es veloz, ágil y resistente. ¿De qué le sirven estas cualidades como mediocentro?

R. Yo tendré que adaptarme a lo que hace él. Busi no tiene lo que yo tengo y yo no tengo lo que tiene Busi. Yo sí que puedo mejorar algunas facetas. Físicamente no puedes cambiar tu cuerpo. Él lo compensa con mentalidad, porque sabe colocarse bien, porque sabe estar cerca de los contrarios, porque los invita a ir a la banda en el momento justo para irlos a presionar. Porque sabe que por velocidad no llegará y en el cuerpo a cuerpo no puede, pero si los lleva al lado que le conviene les va a robar el balón. Esas decisiones las tengo que tomar mejor. Por eso me fijo en él. Me fijo en los controles. Cuando el equipo está saliendo, los controles que él hace son todos buenos. No solo porque se orienta el balón para ir hacia adelante. A veces tienes que controlar hacia atrás y él lo sabe ver, sabe aguantar el balón. Él no tiene lo físico pero tiene todo lo demás. Yo tengo lo físico y necesito tener todo lo demás. Quizás como interior más arriba no te hacen falta tanto esas características.

P. Usted tiene la misma aptitud técnica que Busquets. ¿Qué le impide hacer lo mismo?

R. No es técnica. Es saber estar en el partido. Es haber jugado mucho ahí. Él cuando debutó no era así. Alcanzó un nivel muy bueno con Guardiola pero cada vez coge más el timing del partido. Antes eso lo llevaban Xavi con Iniesta, ahora eso lo hace cada vez más él. Aguanta más el balón. A pesar de que él suele quitarse el balón de encima al primer toque, ahora aguanta más cuando le presionan. Sabe cuándo meterse entre los centrales y cuándo estar por delante. Y no es fácil leer eso. No es fácil encontrar los espacios tan rápido cuando un equipo está tan junto apretándote y no te dejan salir. Y no es fácil perfilarte para recibir la pelota sin caer a banda. Él no cae a banda ni ahora con el 4-4-2 de Valverde. Y sin tener ese espacio, sin moverte apenas del medio, donde te presionan por todos lados, él es capaz de estar bien perfilado. Siempre está bien perfilado y sus controles siempre son para dar buenos pases.

P. ¿Podría explicar por qué usted hace tanto hincapié en ese primer control? Hay mediocentros que sufren cuando reciben el balón del central porque el rival les puede llegar desde todos los ángulos a quitarles la pelota.

R. Él ve. Le dan la pelota pero él ya ha visto por dónde le vienen a presionar. A veces la deja pasar al compañero sin tocarla; o a veces al primer toque ya sabe que pasándola por aquí hará que el equipo ataque. Si ve que su tercer compañero duda devuelve al mismo que se la dio. Muchas veces se critica al jugador que, estando solo, devuelve el balón al compañero que se lo dio. “¡No!”, te dicen, “¡estás solo! ¡Gírate!”. Yo digo: “Me la das, el rival que te busca sale un poquito, y así encuentras al tercer hombre”. Se trata de dejarla de cara para mover al rival un poquito. No hace falta que se mueva ni tres metros. Conque venga a por mí un metro ya tienes el pase, has creado el tiempo para que aparezca un tercer compañero libre y decir: “toma, ahí lo tienes”.

Se critica al jugador que, estando solo, devuelve el balón al compañero que se lo dio. '¡No!', te dicen, '¡estás solo! ¡Gírate!' Yo digo: 'Me la das, el rival que te busca sale un poquito, y así encuentras al tercer hombre'. Busquets gana tiempo para que reciban sus volantes devolviéndole la pelota al central

P. ¿Cómo se siente más seguro el equipo? Da la sensación de que cuanto más elevada es la presión y cuanto más adelante están las líneas menos sufren física y mentalmente España.

R. Queremos quitar el balón lo antes posible para tenerlo nosotros. Mejor en su campo porque ahí haces más daño. Pero también nos gusta que nos aprieten arriba. Desde nuestro saque de puerta. Tomamos mucho riesgo porque cuando tienes el balón ahí y estás saliendo cerca de tu portería te pueden hacer mucho daño. Pero si superas esa presión tienes más campo para correr. Con nuestros jugadores rápidos y con nuestra calidad un ataque así es mortal. Si los rivales no te salen a presionar, porque uno de sus jugadores es un poco más conservador, ya tienes el espacio.

P. España aprieta arriba y de vez en cuando, cuando mete el primer gol, se repliega para provocar al rival a salir. ¿No les resulta complicado alterar el patrón de juego sobre la marcha?

R. Pero también depende del equipo rival. Si ellos se meten atrás ocurre lo que dice la gente, que la selección es aburrida. No es que sea aburrida. Está buscando el espacio para hacer daño. A veces son pases sencillos atrás, y entonces aparece gente que dice que esos pases no sirven para nada. Sí que sirven porque el equipo rival se está moviendo. A pesar de que se mueva poco, llega un momento en que no va a bascular. Verás que ese espacio ya lo has creado. Te llevo a una banda, te llevo a la otra, y al otro lado... Llega un momento en que los jugadores se cansan de correr detrás del balón. Mentalmente no aguantas todo el partido así. Y al final creas espacios para hacer daño. No solo romper una línea sino ir directamente de cara a puerta.

P. En el 4-3-3, el volante que juega en el medio tiene que cuidar mucho su posición, para no dejar solo a los centrales.

R. Sí porque somos un equipo valiente. Solemos marcar hombre a hombre y los rivales te ponen a dos delanteros. Y tú como mediocentro tienes que ir adelante para presionar, pero con ojo porque quedan dos para dos con los centrales. Si el rival te pone un solo punta, entonces tú puedes tirar para adelante porque atrás hay dos centrales. Pero cuando nos juegan con 4-4-2 nosotros no hacemos como otros equipos, que defienden con dos centrales y un lateral que se queda. Aquí los dos laterales tiran la presión arriba porque hay que ir a robar el balón a campo rival. Lo hacemos con el trabajo de todo el equipo, pensando en volver. Correr para atrás es lo más difícil.

Nos gusta que nos aprieten arriba. Desde nuestro saque de puerta. Tomamos mucho riesgo porque cuando estás saliendo te pueden hacer mucho daño. Pero si superas esa presión, con nuestra calidad un ataque es mortal

P. Desde la temporada 15-16 el jugador español que más goles has hecho en la Champions es usted: 8 goles. ¿En la selección tiene que reprimirse?

R. Si en la selección juego de mediocentro no tengo que pensar en eso. Aquí estoy pensando en coberturas, en ayudar, en dar velocidad al balón, y para mí es difícil. Porque tengo esa ansia de llegar. Veo que con España llegamos muy bien y yo siento que encontraría bien mi espacio. ¡Yo veo mi espacio! Me digo: “¡Ahí tengo que estar atacando yo porque puedo hacer gol y daño al rival!”. Pero tengo que pensar más para atrás, en sus dos delanteros si juegan con dos, o si juegan con un mediapunta, o en la presión tras pérdida, por si hay un centro y un rechace, en estar atento a cogerlo. ¿Qué me gustaría poder llegar a gol? Sí. Porque creo que en este estilo de juego podría meter muchos goles.

P. Los rivales de España se cierran con frecuencia atrás. A veces hay 21 jugadores metidos en 50 metros. ¿Dónde ve los espacios?

R. Sí hay espacios. Porque nuestros laterales llegan casi siempre hasta la línea de fondo y los defensas rivales se meten muy atrás creando un espacio entre medios y defensas que, por ejemplo, Silva aprovecha muy bien. Él lee muy bien para atacar el espacio. Así es el tercer máximo goleador de la historia de la selección [35 goles en 118 partidos].

P. ¿Usted es goleador porque ve el hueco o porque tiene piernas para llegar al hueco?

R. Por las dos cosas. Tienes que tener timing. No puedes estar ahí. Tienes que aparecer. Si tú estás, al final te van a marcar. Y más llegando desde atrás. Por eso cuando jugaba de delantero era más difícil hacer gol. Cuando estás arriba los defensas te tienen referenciado. Saben dónde taparte.

P. ¿No cree que Cristiano también hace goles así?

R. Claro. Benzema es el que está en el área y él llega por detrás y está solo. A parte de ser un killer en el área, llega solo. Messi tampoco entra. Entra Jordi Alba por afuera y él no pisa el área. Espera a que Luis Suárez arrastre a los defensas, y él aparece solo desde atrás. Con esa calidad haces muchos goles. Es lo que pasa. Muchas veces hay espacios. Yo lo veo desde atrás. Si llegas vas a hacer daño, aunque no seas Messi.

P. Otra de sus estadísticas señala que es uno de los jugadores de Europa que hace goles más rápido en los partidos. ¿Manejar las dos piernas le ayuda a ganar ese segundo al disparo y sorprender?

R. Muchas veces no puedes elegir la posición de tu cuerpo porque tienes que rematar el balón como te llega. Es verdad que con la derecha este año llevo dos goles. Al final todo se basa en el timing. En llegar justamente en el tiempo. Ni antes ni después. Si tienes timing lo tienes todo. Es como ir de cabeza. Hay gente que salta mucho y se pasa. Si sabes coger el balón lo más alto posible al final puedes ganar mucho a pesar de ser bajito. Yo meto muchos goles de cabeza y no soy ni de los que más salta ni de los más altos.

P. ¿Por qué salen tantos mediocampistas en España?

R. Las canteras están trabajando bien. Le dan importancia. Pero yo he sido delantero desde pequeñito. Yo llegaba y sorprendía. Pepe Fernández veía eso en mí y me decía: “¡Tienes que llegar!”. Celades en el último Europeo Sub-21 también. Yo hablaba con Celades: “Míster, no es porque yo sea egoísta y quiera jugar allí; es porque creo que ahí puedo ayudar más al equipo que como pivote…”. Hablamos de poner dos medios centros, uno más defensivo [Llorente] y yo, en el sentido de darle más consistencia al equipo. Porque yo solo en el medio pierdo mucha posición por el ansia, por intentar hacer más de lo que tengo que hacer. Perdía la posición y no había otro centrocampista que llegase a cubrir. En la selección absoluta es totalmente distinto: si sale Busquets se mete Thiago, Koke o el que sea. Eso ayuda mucho. Hablando con Celades en la Sub-21 pasó y tuve la suerte de hacer un buen Europeo y metí goles [cinco tantos en cuatro partidos]. No hace falta ni que toque el balón en la salida. A veces el Cholo igual. Nos dice: “Atacamos por izquierda y Saúl va por derecha… No hace falta que la toques, tú solo entra”. Crean la jugada por un lado y yo llego por el otro: Leicester, Bayer Leverkusen… todos esos partidos son así: “vamos a jugar por este lado y terminar por aquél”.

P. En la selección esas jugadas son más raras, ¿no le parece?

R. Pero al final el hueco siempre está. Porque con España tenemos laterales tan profundos que llegan a línea de fondo, los centrales suyos se meten muy atrás, y entonces el punto de penalti y el borde del área quedan libres. Los mediocentros no siempre llegan tan atrás. Cuando los mediocentros llegan es síntoma de que estás ante un gran equipo. Los dos mediocentros del Atlético llegan siempre. Al Atlético es muy difícil hacerle un gol al borde del área, a menos que seas muy rápido, o por anticipación. Nunca porque estés solo o puedas controlar. Pocas selecciones pueden hacer que sus dos mediocentros lleguen siempre al área durante los 90 minutos. Ahí les puedes hacer mucho daño si tus laterales llegan a línea de fondo. Si no, los únicos que se pueden aprovechar del centro son los delanteros.

P. Busquets suele estar a diez metros del área contraria pero jamás remata.

R. Sí pero Busi no llega hasta ahí para llegar a gol sino para coger el rebote y volver a recuperar el balón antes de que el contrario te ataque. Parece que es casualidad que le caigan los balones y no lo es. Él hace que su equipo esté arriba. Solo por su colocación. De la misma manera te orienta muy bien defendiendo. Cuando nos atacan se coloca de tal forma que encierra al otro equipo hasta que robas otra vez la pelota.

P. ¿Contra Alemania y Argentina se ve en el mediocentro fijo?

R. Estoy a disposición del míster para jugar de central, lateral, medio o extremo. Puedo jugar en cualquier posición del campo y eso es positivo y negativo. Al final tener una posición fija en la selección es complicado. En el Atlético ya sé que juego de interior. Con España siempre que he venido es para jugar por delante de los centrales. Donde yo me veo más es por delante del pivote porque podría ayudar mucho más o hacerlo mejor. De esta manera me limito mentalmente sobre todo a hacer las cosas que me piden.

P. Muchos profesionales, técnicamente, podrían hacer funciones que jamás hicieron. Pero saben que si llegaron a profesionales es por hacer lo que sienten.

R. Exactamente. Pero no siempre te dejan hacer lo que sientes. A veces te limitan más: "oye el equipo necesita esto". Tú siempre tienes que pensar más en el equipo a pesar de que tu cuerpo sienta que puedes ir arriba, o que puedes ir a banda a robar y hacer un dos contra uno. A veces el míster te dice: "Oye, aguanta aquí".

P. ¿Podría coger el gustillo del mediocentro puro y disfrutar siendo el conductor que nunca pierde su sitio?

R. Sí pero cuando tienes un gustillo bueno de meter goles y ayudar defensivamente te sientes muy completo. Cuando te limitas a una cosa…O eres el mejor en un puesto o al final estás en tierra de nadie.

Más información