Guardiola, Monchi y la vieja guardia, en el sorteo de cuartos de Champions

La Liga desbanca a la Premier con tres equipos (Madrid, Barça y Sevilla) frente a dos (City y Liverpool) en los bombos que completan Juve, Roma y Bayern y que deciden este viernes los cruces

Guardiola, entrenador del City, saludando a los aficionados.
Guardiola, entrenador del City, saludando a los aficionados.Chris Brunskill (Getty )

La jerarquía se ha impuesto más que nunca en la Copa de Europa. Por primera vez, los ocho equipos clasificados para los cuartos de final, que se sortean este viernes (12.00, La Sexta, beIN Sports), se alistan en los cuatro grandes campeonatos: la Liga, la Premier, la Bundesliga y la Serie A. Y dos hilos conductores. Por un lado la heráldica de la vieja guardia. Por otro, las patentes de Pep Guardiola en el Manchester City y Monchi, tan libretista del Sevilla que dejó hace una temporada como de su Roma actual. Una hora después del sorteo de la Champions se efectuará el de la Liga Europa.

Más información
Sorteo de cuartos de la Champions League: dónde y cuándo verlo

Los ocho cuartofinalistas de la Copa afrontarán en Nyon (Suiza) un sorteo ya sin condicionantes. A la vista, un posible clásico Madrid-Barça, un cruce de Guardiola con los azulgrana o de Monchi con los sevillistas. O Jupp Heynckes —el técnico de la Séptima— de vuelta al Bernabéu y hasta un Juventus-Liverpool siempre de atroz recuerdo tras la tragedia de Heysel aquel infame 29 de mayo de 1985. Una catástrofe que hoy parecen haber olvidado algunos clubes que aún flirtean con los radicales o los toman a la ligera.

Sin el Milan, que tiene siete "orejonas", estarán en el bombo cuatro de los cinco clubes con más trofeos, con los 12 del Real Madrid y los cinco del Barça, el Bayern y el Liverpool. Junto a ellos, la Juve, otro clásico entre los clásicos, tanto por sus dos títulos y como por ser el subcampeón "supremo" con siete finales perdidas. Son las grandes ligas europeas las que también dan el mayor rango a esta Copa de Europa, cada vez más monopolizada por los campeonatos de mayor lustre.

Paradójicamente, esta vez el tránsito por la Champions no está marcado por la alta competencia en los campeonatos caseros. Este curso se da la circunstancia de que salvo en Italia, el resto de los torneos domésticos de alta graduación están prácticamente sentenciados, con el Barça ocho puntos por delante del Atlético, el City 16 por encima del decepcionante Manchester United y el Bayern con 20 arriba sobre el Schalke 04. Todos, sobre todo en la Premier y la Bundesliga, a un parpadeo del trono. La Juve aún tiene esgrima con el Nápoles, al que aventaja en solo cuatro puntos.

Más información
El Bayern llega a su cita con los grandes
Dzeko acaba con diez años de sequía

El mayor azote europeo se lo ha llevado la Premier, pese a superar con amplitud al resto de las ligas en ingresos televisivos. Ha pasado de fardar con sus cinco participantes en octavos a perder a tres en cuartos. Al Tottenham, un equipo fresco y estiloso, le faltó lo que pocas veces le falta a la Juve, colmillo. Algo que tradicionalmente casi siempre tuvo el United. Con Jose Mourinho al frente su única chicha resultó antediluviana, de pelotazo en pelotazo vía aérea. El Chelsea, por su parte, nada que reprocharse: Messi fue Messi en Londres y en Barcelona, demasiado para cualquiera. Como lo fue Cristiano Ronaldo para el ricachón PSG. Otro fiasco. No por perder frente al rey de Europa, sino por sus formas, sin hueso en el césped y con la única musculatura de las hordas ultras.

Al Bayern, al Liverpool y al City les bastó con media eliminatoria, con sobrantes partidos de vuelta tras haber vapuleado al Besiktas, al Oporto y al Basilea, respectivamente. Tres rivales teloneros que no sirvieron para medir con exactitud a sus vencedores. Ya en cuartos, nada de marías, por más que el Sevilla llevara 60 años sin asomarse a estas alturas de la Copa de Europa y la Roma una década.

Irregular en la Liga, el cuadro de Nervión ha dejado un excelente poso frente al United, al que sometió tanto en el Pizjuán como en Old Trafford, hoy una pesadilla para este United tan opulento en el mercado como irrelevante en la hierba. Después de sus cinco títulos de Liga Europa entre 2006 y 2016, al Sevilla le faltaba diplomarse en la Champions, a la que regresó hace diez años tras medio siglo de ausencia. En su vuelta cayó en octavos ante el Fenerbahçe y dos años más tarde sucumbió ante otro rival en apariencia inferior, el CSKA de Moscú. Lo mismo que el Leicester, su verdugo en octavos en 2017.

Ahora, el Sevilla está donde solo estuvo hace seis décadas. Entonces, el Real Madrid le clasificó y el Real Madrid le dejó en la cuneta. En la Liga 1957-1958, los andaluces fueron segundos y pudieron disputar la Copa de Europa al haberla ganado los madridistas el año anterior. En cuartos, el Madrid le arreó un 8-0 en un Chamartín nevado y en la vuelta se selló un 2-2. Curiosamente, ambos se habían enfrentado justo antes de la ida (con victoria andaluza en su estadio) y los dos equipos enfilaron hacia el reto europeo de Madrid en el mismo tren. Otros tiempos.

El sello de Monchi

Ocho de los titulares que alineó Vicenzo Montella en Manchester el pasado martes fueron fichados por otro "romanista" de nuevo cuño: Monchi. Salvo el canterano Rico, Kjaer y Muriel, todos fueron enganchados por el actual director deportivo del Roma. Incluido Banega —baja en la ida de cuartos por sanción—, al que Monchi ya convenció en su primera etapa como sevillista.

El cruce de caminos le ha ido de maravilla tanto al fichador español como al técnico de la entidad hispalense. El napolitano disputó 180 partidos con el Roma, al que también dirigió durante 16 jornadas en 2011. Un club con una maldición europea a cuestas. En 1984 cayó en la final ante el Liverpool tras una angustiosa tanda de penaltis en su propio estadio, el Olímpico romano.

Ni siquiera a una final del torneo ha llegado el Manchester City en sus 138 años de vida. De hecho, solo ha disputado siete ediciones de la Copa de Europa, con apenas 52 partidos jugados. Su mayor logro fue alcanzar una semifinal en 2016, cuando le ventiló el Madrid rumbo a la undécima. La Recopa de 1970 es el único mérito europeo de un City que pide paso entre la aristocracia continental de la mano de Pep Guardiola, el tercer entrenador español que más duelos europeos ha dirigido. Según el estadístico Pedro Martín, un total de 109, por detrás de Rafa Benítez (171) y Unai Emery (118). Al técnico catalán le sigue de cerca de Ernesto Valverde (100).

Al margen del eco de Guardiola y Monchi, la Copa de Europa actual ha dado un vuelco de octavos a cuartos. De la supremacía de la Premier al predominio español con tres representantes, por dos ingleses, otros dos italianos y un alemán. City, Sevilla y Roma frente a los grandes patrones de una vieja "orejona" que culminará en la final de Kiev del 26 de mayo su 63ª edición.

Sobre la firma

José Sámano

Licenciado en Periodismo, se incorporó a EL PAÍS en 1990, diario en el que ha trabajado durante 25 años en la sección de Deportes, de la que fue Redactor Jefe entre 2006-2014 y 2018-2022. Ha cubierto seis Eurocopas, cuatro Mundiales y dos Juegos Olímpicos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS