Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mechaal, Husillos y De Arriba lideran a España en el Mundial

Ramón Cid selecciona a 15 atletas, que pueden llegar a ser 20, para los Mundiales en pista cubierta de Birmingham en marzo

Óscar Husillos, a la izquierda, tras imponerse a Daniel Rodríguez en la final de 200m del campeonato de España. Ampliar foto
Óscar Husillos, a la izquierda, tras imponerse a Daniel Rodríguez en la final de 200m del campeonato de España. EFE

Un atleta vale lo que vale su marca, pero para muchos valen casi más que las marcas los gestos, los detalles, las peripecias humanas que conducen a la marca. Para Ramón Cid, por ejemplo. El director técnico del atletismo español ha seleccionado a un mínimo de 15 atletas para los Mundiales de pista cubierta de Birmingham (1 a 4 de marzo) y cuando se le pregunta por las posibilidades de medalla, él responde diciendo que el atletismo español tiene, sobre todo, muy buenos cuartos puestos, que en ese apartado, el que sirve para medir la densidad del nivel, es casi mejor que todos los del entorno. “Aunque, claro, tampoco estaría nada mal tener media docena de estrellas”, dice Cid, consciente de que a veces el romanticismo está sobrevalorado.

Aparte del número de potenciales cuartos puestos, la densidad también se mide en el número absoluto de atletas que por mínima, o por ránking (las dos formas de clasificarse), estarán en el Mundial. A los 15 españoles ya seleccionados, se les sumarán, seguramente, tres o cuatro más cuando se cierre el ránking, como los triplistas Ana Peleteiro, Patricia Sarrapio y Pablo Torrijos, y los mediofondistas Saúl Ordóñez (800m) y Kevin López (1.500m). Una veintena, un equipo de los más nutridos detrás de los grandes (Estados Unidos, Reino Unido, Jamaica y Polonia) y muy por encima de Francia o Italia, que se quedan en media docena.

Cid habla de Adel Mechaal, quien, tan bien se siente y encuentra, cree que si no queda campeón del mundo de 3.000 metros muy cerca andará, y de Álvaro de Arriba, el atleta más en forma entre los de 800 metros, quizás la distancia reina de la pista cubierta, y, sobre todo, de Óscar Husillos, quien en un invierno espléndido ha batido los récords nacionales bajo techo de 200m, 300m y 400m, y ha alcanzado marcas que le permiten codearse con los reyes de la distancia, los velocistas de Estados Unidos. “Y los tres estarán bien”, dice Cid. “Seguramente serán finalistas, ellos y, ojalá, Ana Peleteiro y el relevo de 4x400, pero las medallas son muy, muy complicadas”. En los campeonatos de España en pista cubierta, el pasado fin de semana, Mechaal más que fresco se mostró exuberante y muy superior a todos, en otra dimensión, tanto en 1.500m como en 3.000m. Estaba tan motivado el atleta catalán, quien llega al 3.000m con unos magníficos 7m 40,14s, que dedicó sus victorias al abogado que le libró del embrollo de tres controles antidopaje no realizados y, en sus propias palabras, evitó que España perdiera a un gran atleta. De Arriba, que se acerca a la madurez a toda velocidad, ganó los 800m mostrando que empieza a poseer respuestas para situaciones diferentes, y Husillos, que solo disputó los 200m, fue un cohete de reacción.

El valor de Saúl Ordóñez

Los gestos, los valores que aprecia Cid y en los que se arraiga su forma de ver el atletismo, son, a veces, las llamadas cuestiones de actitud o valor o desparpajo juvenil. Y más allá del valor de la marca, del campeonato de España se recuerda, sobre todo, la semifinal de 800m en la que Ordóñez, y su locura controlada, buscó una mínima que se le escapó corriendo solo y feliz en cabeza todo el tiempo. Sin miedo. Sin pensar siquiera en la final del día siguiente, en la que, fatigado, quedó segundo. “Y no hago más que ver el vídeo y disfrutar de mi carrera”, confiesa Ordóñez, un berciano que se entrena en Valladolid.

“Salí moderadamente contento de los campeonatos nacionales”, dice Cid, quien en su lista solo echa de menos, y lamenta, pues era el hombre de la situación, a Jorge Ureña, el medallista europeo de heptatlón hace un año en Belgrado, que está lesionado. “Pero hubo muchas caras nuevas, como Laura Bueno en el 400m”.

El rpceso ha desembocado en una renovación acelerada. De los 14 españoles del Mundial de Sopot hace cuatro años, solo tres repiten: Mechaal, y los cuatrocentistas Samuel García y Lucas Búa, que forman parte del relevo que en el Mundial al aire libre de Londres terminó quinto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.