Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Luis Cid Carriega, un gallego cordial

El histórico entrenador de Sporting, Zaragoza, Atlético, Sevilla y Betis, entre otros, fallece a los 88 años

Luis Carriega Cid, como entrenador del Atlético.
Luis Carriega Cid, como entrenador del Atlético. AS

Ha fallecido Luis Cid Carriega. Futbolista y entrenador de Primera y Segunda División. Ha muerto a los 88 años en su localidad natal, Allariz, a los 88 años. “Un gallego cordial”. Así lo recuerdan viejos empleados del Sevilla y del Betis, puesto que Carriega, fue uno de los pocos entrenadores capaz de saltar la delicada frontera que separa a los dos equipos de Sevilla. “Un gallego sabio y con dosis de esa mala leche necesaria en el fútbol, un ganador”, añaden. Carriega tuvo una amplísima trayectoria como entrenador, hasta el punto de que dirigió 397 en la máxima categoría. Algo más discreta fue su faceta de jugador, puesto que solo jugó en Segunda en equipos como la Orensana, el Racing de Ferrol, el Oviedo y el Burgos.

Como técnico, dirigió al Cartagena (1961-63), Tarrasa (64-65), Europa (65-66) y Langreo (66-68) en Segunda, hasta que su primer gran salto como entrenador se produce en el Sporting de Gijón, donde llega en 1968 también en Segunda y logra subirlo a Primera División en 1970. Allí da la oportunidad a jóvenes jugadores como el portero Castro, su hermano Quini o Churruca. Ya como entrenador de cierto prestigio por su éxito en Gijón, Carriega aterriza en el Zaragoza, donde permanece cuatro temporadas. En esta etapa con el equipo maño, Carriega alcanza un subcampeonato de Liga. Un equipo conocido como el de los Zaraguayos por la llegada de Diarte (luego se lo llevó al Betis), Arrúa y Soto, además del uruguayo Blanco. El 30 de abril de 1975, el Zaragoza de Carriega le metió 6-1 al Madrid.

El Sevilla apostó por Carriega en 1976 en sustitución de Roque Olsen. Un Sevilla donde jugaron futbolistas de la calidad de Bertoni o Scotta, al que le faltó un punto para codearse con los mejores equipos de Primera. Carriega logra un décimo, octavo y undécimo puesto en el Sevilla, aunque su mayor logro es alcanzar las semifinales de la Copa en 1979. Cae ante el Madrid en la antesala de la final. Carriega se adaptó muy bien a Sevilla. Era habitual que se tomara un café con los periodistas en la antigua ciudad deportiva del club andaluz. En el Sevilla, se contagió mucho de los valores de la entidad, mostrando una gran capacidad competitiva con un Betis que por entonces era un temido rival, puesto que se hizo con la Copa en 1977 y llegó a los cuartos de final de la Recopa en 1978.

Por eso llamó tanto la atención el paso que dio en septiembre de 1979, cuando después de dejar el Sevilla se atrevió a fichar por el Betis tres meses después. La noticia supuso una auténtica bomba en la capital de Andalucía. Carriega dirigió al Betis en una primera etapa de 1979 a 1981. Un gran Betis, con la base del equipo que ganó la Copa (Esnaola, Biosca, Benítez, Cardeñosa, Alabanda, López o Gordillo) más jugadores de calidad que se fueron sumando como Diarte, Morán o un joven Parra. Un equipo que queda quinto y sexto clasificado, que dejó en la memoria del beticismo partidos como el 4-0 ante el Sevilla del Domingo de Feria de 1980, el 3-0 al Valencia que venía de ganar la Recopa o el 0-4 al Atlético de Madrid en el Manzanares de la 80-81. En la segunda vuelta de esa Liga, el Betis llegó a soñar con aspirar al título.

Carriega dejó el Betis alegando razones personales en 1981. Dejó un gran sabor antes de marcharse al Atlético de Madrid, donde hizo debutar a Hugo Sánchez en 1981. No tuvo demasiada suerte en el Atlético. Dirigió al Elche y al Celta en Segunda antes de cumplir con su segunda etapa en el Betis. Llegó en marzo de 1985 para enderezar el rumbo de un equipo que se iba a Segunda. No solo salvó al Betis, sino que lo llevó a las semifinales de la Copa, siendo eliminado por el Athletic. Renovó la campaña 85-86 y fue sustituido a mitad de la misma por todo un mito del Betis como Luis del Sol. Tras el Betis finalizó su carrera de entrenador en el Figueres y el Ourense, en Segunda División y luego en Segunda División B.