Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zidane: “Es mentira que haya pedido vender a Isco; quiero que se quede”

El técnico niega tajantemente que haya solicitado la salida del malagueño e intenta rebajar la presión que supone el partido frente al PSG

Zinedine Zidane durante el entrenamiento de este viernes.

Si por algo ha destacado Zidane Zidane durante los dos años y un mes que acumula en el banquillo del Real Madrid es por su carácter calmado. Prácticamente inalterable, ni el hecho de verse fuera de la temporada a primeros de marzo ni la posibilidad de que su puesto pendiese de un hilo finísimo, seguramente ya quebrantado, le tensa el nervio. Ese escenario se le puede empezar a plantear desde el próximo miércoles, día que el Paris Saint-Germain de Neymar visita el Bernabéu. Fuera de la Copa y descartados para la Liga, solo le queda la Champions a su Madrid para salvar el curso. El delantero brasileño aseguró que estaba ansioso por el partido, una sensación que Zidane descartó que sintiesen sus chicos: "Para nada, todo lo contrario, este es uno de esos días que son para jugarlos".

Antes, mañana, el Madrid se enfrenta a la Real Sociedad en una cita que solo guarda la importancia de seguir preparando la eliminatoria europea. Zidane lo niega, trata de darle valor a un encuentro al que llegan después de otro pinchazo. Incapaces de encadenar tres partidos consecutivos con triunfo y notables sensaciones, el francés por fin pone nombre al problema de los suyos: "la falta de regularidad." Cuestionado por si se les está faltando al respeto, optó por esquivar el juego. "No lo sé. No puede controlar lo que se dice, solo me interesa trabajar. No nos están saliendo las cosas como queríamos, pero sabemos lo que somos. Cuando hay días difíciles tenemos que aguantar, conocemos nuestras armas y esto puede cambiar muy rápido", advirtió.

Al más puro estilo Louis Van Gaal, se hartó de repetir que solo se sacan las cosas negativas de los suyos. "Yo siempre voy a hablar de lo positivo", dijo una vez."Solo sacáis lo negativo", recriminó en otra; "Siempre se saca lo negativo, pero estamos haciendo cosas bien", incidió. Y así en cada cuestión sobre el estado de su equipo. Un ruido permanente que puede cortarse con una victoria sobre el PSG. A menos de una semana, asegura que no han preparado el partido europeo. "No tengo necesidad de hacerlo. Lo único que quiero es que seamos capaces de hacer lo que sabemos durante 90 minutos. Y ya veremos qué pasa", afirmó el técnico, que tiró de escepticismo al ser preguntado por los motivos que le llevan a creer que ganará al equipo parisino. "Yo no creo nada. Nadie sabe lo que puede pasar. Lo que si sé es que vamos a darlo todo. Tenemos muchas ganas de hacerlo bien".

Al margen del PSG, el gran nombre propio de la conferencia de Zidane fue el de Isco Alarcón. Relegado a un segundo plano en las últimas semanas, los rumores en torno a su posible salida están de regreso e incluso algunos medios apuntaban esta semana a que el propio Zidane había solicitado a Florentino Pérez la venta del malagueño. El técnico lo negó tajantemente."Quiero a Isco y quiero que se quede toda la vida aquí. Y esto no va a cambiar. Hace un tiempo me decían por qué no fichaba. Confío en mi equipo y siempre confiaré en mi equipo hasta el final.  Isco es muy bueno, lo ha demostrado. Es mentira que haya pedido su marcha. Quiero que se acabe el tema", recriminó. Pero no fue así. Hubo un segundo envite en el que se le preguntó el motivo por el que jugaba menos. "Somos 25, ¿qué pasa con los demás? Un día es él, otro Asensio, luego será Ceballos... Voy a contar con todos".