Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cavani, más productivo que Neymar contra los rivales directos del PSG

El uruguayo, que ha hecho nueve goles y tres asistencias contra los primeros clasificados, mete ante el Montpellier su gol 157 y supera a Ibrahimovic como goleador histórico

Kurzawa y Draxler abrazan a Cavani tras el 1-0. Ampliar foto
Kurzawa y Draxler abrazan a Cavani tras el 1-0. EFE

Edinson Cavani hace su trabajo. Su disponibilidad es constante, juega todos los partidos, y normalmente es decisivo. Este sábado la hinchada del Parque de los Príncipes se lo reconoció en la celebración de un gol representativo en tanto que simbólico. Se lo hizo al Montpellier, fue el 1-0, y consta como el tanto número 157 del delantero uruguayo con la camiseta del PSG. La cifra indica que Cavani supera a Zlatan Ibrahimovic como máximo ejecutor de la historia del club. Una hazaña labrada con constancia y con profesionalismo intachables.

PSG

4-3-3

Unai Emery

16

Areola

2

Cambio Sale Marquinhos

Thiago Silva

20

Layvin Kurzawa

12

Meunier

3

Kimpembe

23

Cambio Sale Pastore

Draxler

25

Cambio Sale Nkunku

Rabiot

18

Giovani Lo Celso

11

1 goles Gol

Di María

10

2 goles Gol Gol

Neymar

9

1 goles Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Cavani

40

Lecomte

3

Congre

5

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Pedro Mendes

4

Hilton

6

Salomon Sambia

23

Cambio Sale Dolly

Nordi Mukiele

13

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Ellyes Skhiri

31

Nicolas Cozza

7

Lasne

18

Cambio Sale Rodrigue Ninga

Isaac Mbenza

14

Cambio Sale S. Camara

Sio

Montpellier

3-5-2

Michel Der Zakarian

No es raro que Cavani ostente el récord. Basta con revisar su producción contra los rivales directos del Paris Saint-Germain en la Ligue 1. Contra los diez primeros clasificados, Lyón, Marsella, Mónaco, Nantes, Niza, Montpellier, Rennes, Guingamp y Racing de Estrasburgo, el nueve de la plantilla más opulenta del planeta ha disputado todos los encuentros, ha metido nueve goles y ha dado cuatro asistencias. Sus números indican que intervino en las acciones resolutivas en los 12 encuentros disputados contra estos equipos, menos ante el Estrasburgo. Palmo a palmo los datos lo elevan sobre la concurrencia más cara que existe: Neymar Júnior (siete goles, dos de penalti, y tres asistencias), Mbappé (dos goles y dos asistencias) y Di María (dos goles y dos asistencias).

El campeonato francés, el quinto de Europa por potencial, según los parámetros de la UEFA, suele decidirse entre los diez primeros clasificados. Más que en otros torneos, la debilidad de la parte baja de la tabla hace que sea el rendimiento contra la mitad superior el que determina la consecución del título. Comenzando por la participación. Cavani nunca se ha lesionado en citas importantes. El uruguayo jugó 12 de los 12 partidos que el PSG ha disputado contra estos rivales. Neymar, con diversas dolencias menores, participó en ocho; Mbappé en diez; y Di María, suplente en varias ocasiones, en nueve.

Cavani abrió el marcador contra el Montpellier tras una hermosa jugada de combinación por la izquierda. Acabó con un pase de Neymar a Rabiot, que llegó desde atrás para habilitar al nueve, que resolvió a un toque. Corría el minuto 11 y se lanzó como un salvaje hacia el fondo donde celebraban los ultras. Se quitó la camiseta y la ofrendó a la multitud. Después de cinco temporadas en el club, el uruguayo de 30 años es el ídolo máximo de la hinchada. La misma hinchada que pitó a Neymar por no cederle un penalti la semana pasada. La misma que este sábado se volvió a dividir cuando Neymar lanzó una pena máxima tras un disparo de Draxler que Mendes paró con la mano.

Este sábado también hubo pitos, más dispersos, cuando el brasileño se plantó en el punto de penalti. Neymar, recriminado por su egoísmo al reclamar para sí la condición de primer tirador de penaltis de la plantilla, metió el 2-0 y luego, en la segunda parte, metió el 4-0 definitivo a pase de Cavani.

Ambos jugadores aparcan sus diferencias en público, si es que todavía las tienen, y se abrazan después de cada gol. Cavani nunca fue un futbolista dicharachero. Pero Neymar, que antaño no dejaba de reír, ahora se muestra taciturno. Sus números tampoco resultan exultantes en la comparación con su feroz compañero de línea.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.