Para Diego Costa y Torres no hay trámites y el Atlético elimina al Lleida

El hispanobrasileño asiste a Carrasco y el madrileño a Vitolo en la cómoda victoria del equipo de Simeone que ya está en cuartos de final

Torres y Carrasco celebran el primer gol del Atlético ante el Lleida, marcado por Carrasco.Foto: atlas | Vídeo: CHEMA MOYA (EFE) / ATLAS

Con la eliminatoria resuelta, con la lluvia y el frío como aditivos la tarde invitaba a escudriñar los matices de la alineación de Simeone. Por un lado, la pareja atacante, Diego Costa-Fernando Torres. Por otro, el engranaje de Vitolo, la otra gran incorporación del Atlético, menos ruidosa y hasta el momento eclipsada por el regreso estelar del delantero hispanobrasileño, para el que no parecen existir los partidos de trámite. El primer gol del Atlético llegó tras una recuperación suya, el acompañamiento del contragolpe y la asistencia final a Carrasco. En tres partidos dos tantos y un pase de gol. El balance de su vuelta hasta ahora es demoledor. Para Torres, también cada partido con la rojiblanca es una oportunidad para reivindicarse y disfrutar. Suyo fue el pase con el que Vitolo cerró el marcador tras girarse en el centro del campo y lanzar a la carrera al canario.

La dupla ofensiva rojiblanca era, cuando menos, curiosa. Torres y Costa son dos delanteros que viven de su zancada y de los grandes espacios. Así que había interés en ver cómo podían compartir la cabeza del área. De alguna manera, es un recurso que puede utilizar Simeone en lo que resta de temporada para momentos o partidos puntuales. Fue Torres el que jugó más de faro, con Diego Costa haciendo de satélite descolgándose más para recibir. No se estorbaron y dieron la impresión de poder hacer del Atlético un equipo profundo. Su mejor conexión, cómo no, fue en una contra. Torres robó una pelota en el medio del campo y, tras sortear a trompicones a un defensa, dejó a su pareja de ataque solo ante Rivas. El disparo de Costa fue bien tapado por el meta del Lleida. Antes, dos incursiones de Sergi, bien vistas por Carrasco, fueron rematadas por Torres con dos testarazos que se le fueron alto. Lucas también amenazó con el juego aéreo a la salida de un córner. Conectó un cabezazo imponente y cruzado en el primer palo que se estrelló en el poste.

Si la pareja de ataque despertaba curiosidad, Vitolo se enfrentaba a su primer test en el Metropolitano. Comenzó tímido, pero fue creciendo con el correr de los minutos. Empezó a la derecha, muy metido por dentro. Ahí es donde parece que Simeone le tiene reservada su entrada en el once titular. Cuando se quitó el peso del estreno en casa comenzó a hilvanar jugadas, bien con sus potentes conducciones, bien tirando de toque corto y paredes. Su gol también respondió a una potencia en carrera considerable. A la carrera, definió con un potente derechazo.

Antes del gol de Vitolo, había llegado el de Gameiro. Fue una jugada que señaló ese punto de más que parece haber insuflado la llegada de Costa. Fue un saque de banda rápido cazado por Correa en el lateral del área. El centro atrás del argentino fue enganchado por Gameiro en el primer palo. El gol fue un ejercicio de anticipación en todo su esplendor. Una señal más de que el nivel de competitividad del equipo se ha elevado. En realidad, para ningún jugador de Simeone, el partido fue un trámite.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS