Premier League jornada 15
Finalizado
Arsenal
Arsenal
3
48' Lacazette
1
3
Árbitro: Andre Marriner
M. United
3' Valencia
10' Jesse Lingard
62' Jesse Lingard
21
M. United
FÚTBOL INTERNACIONAL | ARSENAL, 1 - MANCHESTER UNITED, 3

De Gea sostiene al United y congela al Arsenal

El portero español, impecable, se convierte en una pared en el Emirates Stadium y frustra al conjunto de Wenger. Pogba vio la tarjeta roja y no jugará el derbi ante el Manchester City

De Gea detiene un lanzamiento de Lacazette.
De Gea detiene un lanzamiento de Lacazette.Julian Finney / Getty Images

Hay momentos durante un partido en el que la actuación del portero tiene un valor superior al de cualquier otro futbolista. Más allá de sus acciones individuales, a la postre decisivas por tratarse del guardián del tesoro, hay otro tipo de ejemplos que determinan el poder casi mental que ejercen sobre los rivales. David de Gea es un portero de una planta considerable, 192 centímetros, con un brinco poderoso y una capacidad atlética notable. Utiliza tanto las piernas como los brazos para repeler disparos, y rara vez se complica la vida para golpear el balón. Pero desde hace tiempo esa estampa seria, alejada de la teatralidad de muchos de sus colegas, transmite un mensaje nítido a los delanteros rivales. No hay circunstancia clara en la que el portero del Manchester United ofrezca agujeros visibles. Ni de lejos ni de cerca. Ni en el mano a mano. Y el Arsenal, que lo intentó de todas las maneras, acabó frustrado física y mentalmente.

Antes de dedicar todos sus esfuerzos a demoler la portería del United, dos de sus defensas, Koscielny y Mustafi cometieron dos errores impropios de un central de primer nivel. Si el francés, uno de los ejes de una defensa de tres, decidió trasladas la pelota en horizontal a su colega más alejado, el alemán decidió jugarse un regate siendo el más retrasado de la zona. Primero Valencia, que tras un gran pase de Pogba batió por bajo a Cech, y Lingard después -el pase que le filtró Martial fue sobresaliente- adelantaron a los red devils hasta el punto de que en apenas diez minutos el partido parecía sentenciado. Qué más podía desear el United, recogido en su campo, lanzando contragolpes.

Pero el fútbol en Inglaterra carece de zonas muertas. No hay partido que no se pueda dar la vuelta, y el Arsenal, a pesar de no ser una apisonadora, sí cuenta con un discurso futbolístico al que agarrarse. Amasó posesión, utilizó a Özil y Alexis para revolver cerca del área de De Gea y Lacazette se convirtió en un tormento para Smalling y Rojo, dos centrales de corte medio. Poco a poco los gunners apretaron al United, al que salvó una y otra vez De Gea. Primero repeliendo disparos lejanos de Bellerín y Kolasinac, y después desbarató dos remates consecutivos de Lacazette, el último con la planta del pie tendido desde el césped.

El árbitro muestra la roja a Pogba.
El árbitro muestra la roja a Pogba.IAN KINGTON / AFP

Pero al poco de comenzar la segunda mitad, en una de esas jugadas que evidencia que la defensa del United es tan física como cándida en ocasiones, el francés logró lo que buscaba. Batió al portero tras un pase atrás de Ramsey que no estaba en fuera de juego aunque toda la zaga del United lo pensara, y a bocajarro esquivó el cuerpo del portero español. Con el optimismo del gol por bandera el Arsenal siguió intentándolo, eso sí, a riesgo de que le cazasen en un contragolpe. Algo que intentó siempre Lukaku y no consiguió nunca. Hasta que en una internada de Pogba por la banda derecha, Koscielny cometió el error de querer chocar con el corpachón de su paisano y este lo dejó atrás como un bailarín para dejar el balón a placer a Lingard.

Eso sí, toda la delicadeza de Pogba desapareció poco después con una entrada criminal sobre Bellerín. Aplastó con los tacos el muslo del lateral del Arsenal y el árbitro lo expulsó con roja directa. La tarjeta le impedirá jugar ante el City la próxima jornada, y visto el expediente de actuación de la Federación Inglesa parece que al francés podrían caerle hasta tres partidos de sanción. Con un jugador más el Arsenal se volcó al ataque, pero no logró superar de nuevo a De Gea.

Los tres puntos, eso sí, no le sirvieron al conjunto de Mourinho para acercarse al Chelsea, segundo en la tabla tras el City, ya que los blues derrotaron con autoridad al Newcastle (3-1), con doblete de Hazard y un tanto de Morata. Más holgada fue la victoria a domicilio del Liverpool ante el Brighton (1-5), que le sitúa con 29 puntos en la cuarta posición, a tres del Chelsea.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50