Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Política para salvar la crisis de las ventanas FIBA

La FEB negocia para evitar llegar a las sanciones y Finlandia y Polonia recurren a la Embajada española para liberar a sus jugadores

Bertomeu y Baumann, en L'Alquería de Valencia
Bertomeu y Baumann, en L'Alquería de Valencia

Insisten las partes implicadas en que “hay tiempo” para solucionar en 17 días el cisma del baloncesto europeo que lleva abierto cinco años; desde que en noviembre de 2012 la FIBA incorporara las ventanas de clasificación para el Mundial de China 2019 a partir de este curso, solapándose con el calendario expansionista de la Euroliga.

La gran mayoría de las Federaciones, incluida la española, han reclutado a los jugadores de equipos de Euroliga en sus pre-convocatorias que se cerrarán, reduciéndose a 12 nombres, el jueves 23, un día antes de los primeros partidos de la clasificación mundialista. Pero, a día de hoy, su presencia está descartada por coincidir con la 9ª jornada continental. “Estamos trabajando a todos los niveles, con conversaciones con los clubes, con el Consejo Superior de Deportes, con la FIBA... Nos consta que la propia FIBA y la Euroliga también están negociando”, explicó ayer el vicepresidente de la FEB, José Antonio Montero, que se mostró confiado en apurar los plazos. “No está siendo fácil, pero estamos en la senda de encontrar soluciones. Hay margen”, indicó. Otros países, como Finlandia por Petteri Koponen (Barça) o Polonia por Adam Waczynski (Unicaja), también se están moviendo en esferas políticas, con gestiones con la embajada española y el Ministerio de Cultura y Deportes, para rescatar a sus jugadores para las selecciones nacionales.

La FIBA, atendiendo a las circunstancias excepcionales que concurren para estos partidos, permitirá cambiar el listado completo de 12 jugadores del partido del día 24 al del día 26, siempre que se anuncie con 24 horas de antelación, y estudiaría durante estas dos semanas la admisión de nombres nuevos aunque no aparezcan en las convocatorias que se cerraron el lunes. Normativas flexibles para posturas enquistadas, que no dejan de generar reacciones.

Los internacionales turcos del Fenerbahçe dejaron claro, por carta, que no participarán con su selección en los partidos de clasificación. “Nuestras obligaciones para con nuestro club también son una responsabilidad necesaria”, señalaba la epístola que, tras su publicación, hizo que el hashtag #FenerbahçeTraidor se convirtiera en trending topic en Turquía. A cambio, Dogus Balbay y Birkan Batuk, del Efes, anunciaron que su club les dejó decidir, entre disputar la jornada Euroliga o el partido con su selección, y ambos eligieron representar al combinado otomano. Datome, también jugador del Fenerbahçe, calificó las ventanas de “idea horrible” y fue contundente en su análisis. “La FIBA gana dinero con los partidos de selecciones, pero nosotros deberíamos renunciar a los partidos de nuestros clubes que son los que nos pagan”, sentenció.

Los posicionamientos, a favor y, sobre todo en contra, se suceden en la cuenta atrás mientras algunos clubes, por iniciativa particular, intentan negociar con la Euroliga el desplazamiento de los partidos de la 9ª jornada al martes para liberar a sus jugadores. “No se nos preguntó por este calendario y ahora somos los que lo vamos a sufrir”, apuntó Víctor Claver. “Es un poco raro que los de la NBA no estén. Nos preocupa una posible sanción. Nos puede afectar tanto por un lado como por otro”, explicó el azulgrana, convocado por Scariolo desde el día 20, cuando el 23 hay un Barça-Maccabi. El primer organismo sancionador, antes que la FIBA, sería la FEB atendiendo a la aplicación de la Ley del Deporte. “El escenario de las sanciones nos queda lejos todavía”, señaló Montero. “Lo que más nos desagrada de esta situación es que los jugadores se encuentren en el medio y tengan que decidir entre unos y otros, pero no creo que lleguemos al extremo. Habrá solución”, cerró.

“Lo de las ventanas no hay por dónde cogerlo”, resumió Luis Casimiro, el técnico del Herbalife Gran Canaria, el equipo más afectado por tener a cuatro convocados por Scariolo (Oliver, Paulí, Rabaseda y Aguilar) entre los disponibles. “Se convoca a todos o a ninguno. Esto así no tiene sentido. No se puede discriminar según categorías”, sentenció.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información