Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pelota está en el tejado de Messi

El delantero se enfrenta a un año clave con la misión de recuperar al Barcelona y de conquistar un título con Argentina

Messi, Neymar, Piqué y Arda, ayer en Tokio durante un acto promocional. Ampliar foto
Messi, Neymar, Piqué y Arda, ayer en Tokio durante un acto promocional. AP

Messi está de estreno. Ya comenzó una nueva etapa en la selección argentina con Jorge Sampaoli; ahora también inaugura técnico en el Barcelona: este sábado se pondrá a las órdenes de Ernesto Valverde en la Ciudad Deportiva Joan Gamper. “No conocemos su manera de trabajar, pero sí sabemos que es un gran entrenador por lo que hizo en los equipos que estuvo. Le fue muy bien en el Valencia, también en el Athletic”, destacó el 10 azulgrana a su nuevo preparador en el Camp Nou.

Después de debutar en la Albiceleste de Sampaoli (derrotó 0-1 a Brasil en Melbourne) y antes de poner rumbo a Rosario, para terminar de cocinar los detalles de su boda con Antonela Roccuzzo, Messi hizo una parada técnica en Barcelona. No perdió el tiempo el argentino: se encontró con Ernesto Valverde. El Txingurri sabe que la clave de su nuevo equipo pasa por el 10. Y este sabe que necesita, una vez más, reinventarse. Y para eso debe coger feeling con el nuevo técnico. “Que se haya encontrado con Valverde demuestra el compromiso que tiene Leo con el Barcelona”, afirman desde el entorno de Messi.

No es la primera vez que La Pulga tiene que reinventarse. Después de tocar el cielo con Pep Guardiola en el banquillo —el 10 conquistó cuatro de sus cinco Balones de Oro cuando el actual técnico del City estaba en el Camp Nou—, el rosarino entró en un periodo gris. Aquejado por las lesiones (sufrió cinco problemas musculares entre 2013 y 2014) y en un Barcelona con paso errante, se estrelló en la final del Mundial de Brasil ante Alemania, la misma selección que lo había borrado de Sudáfrica 2010 en cuartos. Messi necesitaba oxígeno, lo encontró con Luis Enrique.

En el primer año de Lucho, el Barça ganó el triplete y Messi se volvió a subir a la cima del mundo. Conquistó su quinto Balón de Oro y descubrió a Luis Suárez, un aliado en las noches del Camp Nou, un amigo en las tardes de Castelldefels. “No me importa quién marque los goles si ganamos juntos”, subrayó Neymar, otro de los compinches del 10. “Es un deporte de equipo y cuando Leo marca un gol me siento feliz”, completó el jugador brasileño.

“Con Valverde empezamos todos de cero. Cuando arrancamos una temporada, los objetivos son claros: ganar todo lo que jugamos”, aseguró Messi desde Tokio, donde aconteció la presentación de Rakuten como nuevo patrocinador del Barcelona. Sin demasiadas caras nuevas en Sant Joan Despí, hay trabajo para la dirección deportiva, también para Valverde. La incógnita está en dónde ubicará el Txingurri a Messi: ¿seguirá de extremo derecho o pasará a jugar de mediapunta?

Con la mente en Rusia

Con la selección argentina ya sabe que Sampaoli lo imagina por detrás del delantero centro. Y Messi tiene claro que no le espera un año cualquiera. A sus 30 años y después de pulverizar todos los récords con la camiseta del Barcelona, el rosarino necesita (casi le obsesiona) ganar con la Albiceleste. En el camino se vislumbra Rusia 2018, quizás su última oportunidad para subirse a lo más alto del podio en un Mundial. “A Brasil 2014 no llegó bien. En el año de Martino en el Barcelona no se trabajaba bien en lo físico y Leo, que en aquella temporada sufrió varias lesiones, no estaba al 100% en el Mundial”, asegura un futbolista cercano al rosarino.

Messi ya tiene claro que su futuro está en el Barcelona. A falta de la firma (se hará efectiva en los próximos días), el 10 estará en el club azulgrana hasta 2021. El club, que atraviesa por un periodo frágil a nivel institucional, se aferra a la figura del rosarino. La junta directiva cumplió con su parte y lo coronó con un contrato que dejó satisfecho al argentino. Ahora, la pelota la tiene Messi. El 10 ya sabe que no está en la carrera por el Balón de Oro 2016, así que su reto pasa por otro lado: tiene que recuperar al Barcelona y levantar a Argentina.

Más información