Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piqué: “Luis Enrique ha acabado conquistando al vestuario”

El central del Barcelona piropea al técnico y espera poder vencer la final de Copa para acabar bien su ciclo en el banquillo

final de la Copa del Rey Ampliar foto
Piqué, antes del entrenamiento de esta mañana. REUTERS

Lo pasó muy mal durante tres o cuatro días porque tenía muchos dolores en los abdominales por un virus estomacal. Por eso le ingresaron y por eso se ha perdido dos partidos, incluido el último de una Liga que se les escapó a manos del Madrid. Pero desde el martes se entrenó con normalidad y ya está bien. “Estoy preparado para mañana”, expuso Gerard Piqué en la sala de prensa de la ciudad deportiva del Barcelona, consciente de que su equipo podría ganar la Copa frente al Alavés (21.30. Telecinco); “es una final y estamos aquí para jugar las finales”.

Aunque al Barça le quedan entradas por vender para el duelo, señal de lo poco magnético que resulta el encuentro para la afición, Piqué se rebeló: “Para los jugadores es la misma ilusión de siempre, pero al público no lo podemos controlar. Estoy convencido que veréis la pasión que pondremos para intentar ganar la Copa”. Pero añadió: “El Alavés tiene una oportunidad histórica y seguro que van muy motivados. Tenemos que igualar su motivación y hacer valer nuestra fuerza técnica. Tenemos que llevarlo a nuestro terreno”. Entiende el central que el rival les cederá el balón y el terreno. “Espero un Alavés replegado, que busque la contra y que nos dé el 70% de la posesión del balón, por lo que tendremos que generar ocasiones. Deberemos estar muy atentos con las vigilancias defensivas y sobre todo con sus transiciones”, analizó al tiempo que destacó a sus laterales: “Theo y Kiko Femenía son muy profundos”. No se sabe, sin embargo, quién jugará en la retaguardia derecha en el Barça porque Sergi Roberto está sancionado –“cualquiera de este equipo puede hacerlo bien”, argumentó-, aunque sí que se le escapó que el lugar de Luis Suárez, suspendido, lo ocupará Alcácer.

Cuestionado sobre si es un portavoz o el apagafuegos del club por su capacidad dialéctica cuando aparecen los enredos, aclaró: “Para nada soy eso. Es mera coincidencia. El club tiene líos, algunos se pueden ahorrar. Y pasar este tiempo no es agradable. Pero es lo que hay y hay que afrontarlo”. Le insistieron, en cualquier caso, por si los líos judiciales rebajaban la imagen del Barça. “Han venido todos de golpe y parece que son muchos… Pero uno es expresidente, y la justicia decidirá. Otro es la acción de responsabilidad, los egos de unos y otros está bien… Pero no es necesaria”, se arrancó; “y lo de Leo y Ney es recurrente y otros equipos también lo sufren. Creo que hacienda no especifica bien y no se sabe cómo proceder. A mí me ha pasado a nivel personal”. Por lo que resumió: “No es bonito, es incómodo, pero lo tenemos que vivir y aprender para el futuro”.

Por todo ello, quiere Piqué vencer el laurel copero y dedicárselo a Luis Enrique. “Se merece un buen final, ha sido uno de los mejores técnicos de la historia y qué mejor que irse con un título”, señaló; “han sido muchos títulos y momentos muy bonitos, pero me quedo con su forma de hacer. Con la prensa quizá no tiene la mejor relación del mundo, pero al vestuario nos ha acabado conquistando. Han sido tres años magníficos”. Aunque el último se torció en la Champions –caídos en cuartos ante la Juve- y en la Liga. “Los árbitros han podido influir”, se lamentó; “no buscaré cuánto en un listado. Ya no sirve de nada ni ayuda. Y hubo partidos que podíamos haberlo hecho mejor, seguro. Pero el Madrid ha ganado, hay que pasar página y espero que se implante el VAR porque hubiera ayudado, porque se reducen los errores arbitrales y los equipos tienen las mismas opciones”. Antes que la temporada que viene, sin embargo, toca la final de la Copa.

Más información