Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfroe pone en órbita al Barça e iguala la serie ante el Valencia

El recital del base eleva el listón de juego de su equipo, que supera a un aturdido rival

Will Thomas trata de frenar a Claver. Ampliar foto
Will Thomas trata de frenar a Claver. EFE

La afición del Barça llegó al Palau Blaugrana con la mosca tras la oreja, con el temor de tener que asistir al funeral de la nefasta temporada que ha llevado a cabo su equipo, y se encontró con un jugador que por sí solo se bastó para dejar aturdido al Valencia. Su recital dejó visto para sentencia el partido y selló la cita para el tercero y definitivo, mañana, en la Fuente de San Luis. Es probable que Diagné no pueda jugar ese duelo. Se lesionó y tuvo que dejar la cancha ayudado por un asistente, con una rodilla maltrecha. Al Barça, fustigado por la epidemia de lesiones, solo le queda un pívot-pívot, Tomic.

Renfroe aterrizó en Barcelona de puntillas en noviembre para llenar el hueco que dejó el lesionado Pau Ribas. Y de puntillas pasó todos estos meses por los partidos que disputó con el equipo de Bartzokas, siempre moviéndose en un tono muy discreto, a la sombra de Tyrese Rice y tan inerme como la mayoría de sus compañeros ante el continuo desaguisado colectivo. Procedía del Bayern Munich, donde Sasha Djordjevic no contaba apenas con él. Se movió en la mediocridad, hasta que llegó el partido de más riesgo para el Barcelona, fuera de los playoffs a las primeras de cambio si lo perdía.

BARCELONA, 91; VALENCIA, 79

Barcelona Lassa: Rice (8), Oleson (9), Perperoglou (7), Claver (11), Tomic (10) –equipo inicial-; Vezenkov (13), Eriksson (12), Peno (0), Diagné (2), Koponen (3) y Renfroe (16)

Valencia Basket: Diot (3), Rafa Martínez (15), San Emeterio (1), Sikma (8), Dubljevic (6) –equipo inicial-; Sato (3), Vives (14), Oriola (5), Sastre (17), Kravtsov (2) y Will Thomas (5).

Parciales: 20-19, 29-13, 24-27 y 18-20.

Árbitros: Hierrezuelo, Araña y Martínez.

Palau Blaugrana. 4.036 espectadores. 1-1 en la serie de cuartos de final de la Liga Endesa. El tercer y definitivo partido se disputa este sábado en Valencia (18.00, #0).

Al Valencia se le acumularon los problemas desde el primer momento, aunque mantuvo el tipo en el primer cuarto. Pero ya entonces Sikma sumaba dos faltas y muy pronto le secundaron varios compañeros. El Barcelona acudió a menudo a la línea de tiros libres, afinó en los triples y dominó el rebote (31-23 al final). Pero el partido no empezó a decantarse hasta que Renfroe compareció en el segundo acto. Causó sensación. No se le había observado semejante lectura del juego, rapidez, decisión y acierto desde su llegada al Barça. Su autoridad sobre el curso de los acontecimientos fue absoluta. Fue el factor sorpresa. La defensa del Valencia no lo tenía en el radar. Y el Barcelona se benefició de las revoluciones de este trotamundos del baloncesto que ha competido en Letonia, Croacia, Italia, Turquía, Alemania en tres clubes diferentes y España en otros tres, Valladolid, Baskonia y Barcelona. La impronta de Renfroe sobre el juego confundió a Diot, que ya empezó muy fallón en el lanzamiento, y por momentos a Guillem Vives. Sin embargo, el base catalán replicó y se convirtió en la mayor amenaza para la defensa del Barcelona, especialmente cuando se emparejó con Rice, por una vez ensombrecido por el recital de Renfroe, que concluyó con 16 puntos, cinco rebotes, dos asistencias, y una ovación unánime, atronadora,

El Barcelona, apuntalado por la laboriosidad incesante de Tomic, con 10 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias, y de Claver, con 11 puntos y siete rebotes, devolvió la moneda a los pívots del Valencia, muy superiores en el primer partido en la Fonteta. Esta vez Dubljevic, Sikma y Oriola estuvieron remisos en los tiros fallones en el tiro, como San Emeterio o Sato. Por momento se colapsó el ataque valencianista. Fue en el segundo cuarto, cuando se pasó más de cuatro minutos sin perforar el aro y cerró el periodo con 13 puntos que contrastaron con los 29 de un Barcelona desatado.

Las canastas de los exteriores del Valencia, Vives, Rafa Martínez y Sastre, estrecharon el marcador (73-62). Pedro Martínez recurrió a una defensa en zona. Pero Eriksson y Vezenkov la rompieron con relativa facilidad. El Valencia no jugó con la suficiente intensidad ante un Barça totalmente diferente del que deambuló cinco días. Renfroe marcó la diferencia y su equipo se transformó. La Fonteta dictará sentencia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información