Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tatiana Calderón: “Como no había mujeres, siempre me inspiré en Juan Pablo Montoya”

La joven piloto colombiana se asoma a la Fórmula 1 tras fichar por Sauber como piloto de desarrollo

Tatiana Calderón.
Tatiana Calderón.

Fue en un premio nacional de Karts en Medellín. El padre de un niño piloto de diez años amenazó a su hijo y a los amigos que habían ido a verlo. Si perdía con la niña, compraría pelucas para todos. Debió hacerlo, porque la niña era Tatiana Calderón, la joven de Bogotá, Colombia, que acaba de fichar por Sauber F1 como piloto de desarrollo. Su historia ha recorrido el mundo entero y ella, al teléfono, se muestra tímida y medida a la hora de responder, como si aún tuviera que ganarse la autoridad para hacerlo.

“Hasta el año pasado aún le decían por los cascos ‘cuando el semáforo esté en verde aceleras'. Nunca ha habido una credibilidad en la mujer. Ni de los ingenieros ni de los propios competidores. La grilla se divide siempre entre los que quedan delante y los que quedan detrás”, dice tras la entrevista su hermana, Paula Calderón, que la acompaña a todos lados.

A Tatiana le importa poco.

P.  ¿Cómo se gestó su llegada a Sauber?

R. Venía trabajando la idea desde hacía tiempo. El equipo me había contactado después de unas buenas carreras en GP3 y a partir de diciembre fue trabajar a tope para ver si podíamos comenzar a estar juntos y hace pocas semanas lo hicimos oficial. No esperaba tener esta propuesta, pero estoy súper contenta de poder hacerlo oficial.

P. ¿Cuáles son las posibilidades concretas de una piloto de desarrollo de correr en Fórmula 1?

R. Es un primer gran paso, pero mi objetivo este año es hacerlo muy bien en la GP3 que es donde voy a estar corriendo y obviamente sueño con desarrollarme como piloto y estar lista para correr en Fórmula 1. Sé que es muy pronto y que las cosas cambian muy rápidamente en este deporte y hay que prepararse: si me dan la oportunidad tengo que estar lista para aprovecharla.

P. ¿Cómo empezó a correr?

R. Siempre he sido una aficionada de los deportes pero cuando tenía nueve años fui a una pista de alquiler de kártings en Colombia y me encantó. Fue amor a primera vista. Fui con mi hermana Paula y las dos empezamos a competir al mismo tiempo. Mi papa, Alberto, es súperfan, nunca tuvo la oportunidad de correr, pero le habría encantado. Entonces a él fue fácil convencerlo.

P. ¿Una pista de alquiler?

R. Sí, la misma a la que vas a divertirte con tus amigos un día. Así empecé. En un turno de cinco minutos, luego fueron diez, quince, veinte… No podían sacarme de la pista. Los dueños ya me decían: “¿Por qué no te compras un kárting? Te va a salir más rentable”.

P. ¿Siempre soñó con la Fórmula 1 en el automovilismo?

R. Siempre soñé con Fórmula 1 porque crecí viendo las carreras de Juan Pablo Montoya. Él siempre fue esa inspiración y a donde yo quería llegar era a la máxima categoría. Aunque no hubiera mujeres, para mí él siempre fue una referencia. Hoy en día sigo admirando su carrera y hay mucho que aprender de él. Sigue siendo mi piloto favorito.

P. ¿Cuál es la razón por la que las mujeres no llegan a la Fórmula 1?

R. Creo que no es tanto un problema de género. Tener las oportunidades en Fórmula 1 es muy complicado para cualquiera. Hay 20 asientos. A veces, toca estar en el momento justo, en el equipo correcto. En los últimos años estaban Susie Wolff [la piloto británica de Williams que participó en dos tests en 2014] y Simona de Silvestro [expiloto suiza de IndyCar, que hoy compite en Fórmula E], que yo creo que estaban preparadas y no llegó la oportunidad. Al final te toca tomar decisiones. Los tiempos están cambiando y cada vez hay más mujeres involucradas en el automovilismo y ojalá pueda ser yo esa a la que le den una oportunidad.

P. Los cambios en los coches exigen más el físico de los pilotos. ¿Eso puede ser una barrera para usted?

R. No lo veo como un inconveniente. Si hay que trabajar más duro y entrenar más, se hace. No va a ser un impedimento. Me estoy preparando para estar lista cuando tenga que probar el carro, como objetivo a corto plazo.

P. ¿Cómo es la relación entre hombres y mujeres en la Fórmula 1?

R. Estoy muy sorprendida de la cantidad de mujeres que están trabajando en Fórmula 1. Sauber es un gran ejemplo con Monisha Kalterborn al frente del equipo como team principal, tienen a Ruth Buscombe como jefa de estrategia y muchas otras mujeres que están ahí trabajando. Los tiempos están cambiando y aunque todavía hay muchos más hombres, están abriéndose. La gente está abriendo la mente a que son más las capacidades y no el género las que deben contar a la hora de elegir a quién meter en el equipo.

P. ¿Cuándo debería empezar a correr si todo sale como espera?

R. Si todo saliera como yo lo sueño, lo más pronto posible. Pero yo creo que siendo realistas, en los próximos dos o tres años, aunque depende de muchísimos factores, podría dar la sorpresa y subir a esa categoría.

P. Será una revolución en su país…

R. No solo es una revolución en Colombia. Ha sido increíble el impacto que ha tenido la noticia y los miles de mensajes de apoyo. Eso me llena de energía para hacer que me pase lo que deseo: llegar a la fórmula 1.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información