Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álvaro Morata, oro de las migajas

El delantero del Madrid es el jugador de la Liga que más ha anotado entrando desde el banquillo, y exhibe una efectividad extraordinaria este curso: 12 goles en 24 remates

Álvaro Morata, durante el partido de Liga contra el Espanyol. Ampliar foto
Álvaro Morata, durante el partido de Liga contra el Espanyol. REUTERS

Quien más celebró el tanto de Morata en La Cerámica fue Carmen, la abuela del delantero del Madrid. Desde que enviudó, los partidos de su nieto son sus inyecciones de felicidad. Todas las mañanas le traen los periódicos y ha empapelado un cuarto con los recortes de prensa que hablan de su nieto de 24 años. Un nieto al que muchas veces ha llegado a pedirle que tenga más mala leche. Morata es otro de los revulsivos del Real Madrid, como Isco, James, Lucas y Mariano.

En el estadio de La Cerámica marcó el gol de la remontada a los siete minutos de entrar. Un cabezazo que valió más de tres puntos, por las circunstancias en las que sucedió: el Madrid iba perdiendo 2-0 en un domingo en el que, después de la victoria del Barça en el Calderón, y tras la derrota del Madrid en Mestalla, rozó la pérdida del liderato. No es la primera vez que Morata entra y marca. Su efectividad es tal que no ha necesitado más de 24 remates a puerta para marcar los 12 goles que lleva. Cada dos tiros, anota. Es, además, el jugador de la Liga que más goles ha anotado como suplente (seis). En Liga es el segundo máximo goleador del equipo.

También marcó Morata el gol de la victoria el día del Sporting de Portugal en el Bernabéu, y contra el Athletic. Cada vez que eso ocurre, vuelve el debate de siempre. ¿Benzema o Morata? A Zidane le preguntaron el domingo si después del partido que habían hecho, Morata e Isco le habían demostrado que se merecen más minutos. “Sí, seguro que sí”, contestó con su sonrisa de siempre. ¿Cómo le explica a un aficionado que no tengan más minutos?, le preguntaron ayer al técnico francés, que este miércoles (21.30, Movistar Partidazo) recibe a Las Palmas.

“Somos 24 y tengo que elegir. Sabéis lo que pienso de Morata, de Isco y de todos los demás. Entraron en el partido e hicieron su trabajo como los demás: aquí ganamos y perdemos todos juntos. Será así hasta el final. Un día juega uno, al siguiente juega otro. Un jugador lo puedes poner 12-13-14 veces seguidas, que si le quitas en el siguiente partido estará igual de jodido. Ellos siempre quieren jugar y eso es bueno para mí porque están enchufados. Contentar a todos es imposible, yo lo que quiero es mostrar a mi equipo que son todos importantes”, respondió Zidane, que dice que se ha cansado de escucharse a sí mismo decir siempre lo mismo.

Morata se fue del Madrid en verano de 2014 precisamente porque no se sentía importante y porque no se veía en igualdad de condiciones para pelear por ser titular con Bale, Benzema y Cristiano. Emigró al calcio, su universidad, dijo. Volvió hecho otro tipo de jugador, más maduro, peleón, con más físico y con los conceptos tácticos bien aprendidos. En la Juve todos defienden, delanteros incluidos.

Satisfecho pero no contento

El Madrid lo recompró este verano (por 30 millones) y cerró las puertas a las ofertas que llegaron. Morata sabía que no iba a ser titular por decreto, pero quiso sentarse con Zidane para escuchar que el técnico contaba con él. Esa confianza ha sido correspondida con goles importantes y efectividad.

¿Suficiente? Para el delantero español, no. Satisfecho con su rendimiento, no está contento con los minutos. Zidane lo sabe. Se ha encargado de repetir a todos que pueden ser igual de decisivos jugando 10 o 90 minutos. Pero... “Tenemos una idea y un equipazo y vamos a necesitar de todos. Es importante hablar con el jugador y yo intento decirles las cosas de la forma más clara... Pero cuando uno no juega, le puedes contar lo que quieras que no puede estar satisfecho”, explicó ayer Zidane, que siempre dice ver a Morata muy metido.

El punta no ha jugado más de cuatro partidos seguidos (los cuatro, a principio de temporada con la lesión de Cristiano). En noviembre ha llegado a dos seguidos (Legia y Leganés) y el resto han sido o uno sí y el otro no o trozos de encuentro. Se ha quedado solo cuatro partidos sin disputar ni un minuto (aparte de los que se perdió por la rotura muscular) y todos han sido en lo que va de 2017. Han coincidido con el plan de Zidane para recuperar a Benzema.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información