gimnasia acrobática

Juzgado un médico por las lesiones de una gimnasta que perdió una pierna

Según la denuncia, el acusado no supo diagnosticar la isquemia que sufría la menor, campeona de España juvenil

Hace dos años la vida de Desireé Vila cambió drásticamente. Sufrió una triple rotura (tibia, peroné y meniscos) al caerse en un entrenamiento de gimnasia acrobática, disciplina de la que había sido campeona de España juvenil. Unas complicaciones circulatorias terminaron con la amputación de su pierna derecha. Desde este lunes, el traumatólogo que la atendió se enfrenta a un juicio en Vigo por un delito de lesiones. La familia de Desireé pide para el médico dos años de cárcel, cuatro de inhabilitación y una indemnización de casi dos millones de euros.

A sus 19 años, Vila, que llegó a la selección española de su deporte, camina ahora con una prótesis. “No sé de quién ha sido la culpa, pero yo no tengo pierna. Me ha cambiado la vida profundamente", ha expresado. “Fue muy duro porque yo entrenaba todos los días de la semana y de repente me vi que era minusválida". Según la denuncia, el acusado no supo diagnosticar la isquemia que sufría. Sin embargo, él culpa al doctor (ya jubilado) que después intentó salvar la pierna a Desireé haciéndole un bypass.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS