Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boxing Day, historia, tradición y presente

Inglaterra celebra su gran día del fútbol mientras en más de medio mundo la pelota se para

Aficionados del Stoke City durante un partido navideño de su equipo.
Aficionados del Stoke City durante un partido navideño de su equipo. REUTERS

Todas las voces que alguna vez expresaron una crítica al Boxing Day se han callado ante la solera, también ante la fuerza del negocio. Mientras el fútbol se para en casi todo el mundo con excepciones como las de Turquía y Bélgica o la final del campeonato mexicano, la pelota rueda como en ninguna otra fecha en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Más de 700 equipos saltan cada 26 de diciembre al campo en las islas para dar continuidad a un acervo balompédico de raíz muy profunda.

Todos los partidos de la jornada 18 de la Premier League

Boxing Day, historia, tradición y presente

Lunes, 26

13,30 Watford – Crystal Palace

16,00 Arsenal – West Bromwich

16,00 Burnley – Middlesbrough

16,00 Chelsea – Bournemouth

16,00 Leicester – Everton

16,00 Manchester United - Sunderland

16,00 Swansea – West Ham United

18,15 Hull – Manchester City

Martes, 27

18,15 Liverpool – Stoke City

Miércoles, 28

20,45 Southampton - Tottenham

La historia. La memoria se funde desde varias vías para señalar una fecha festiva en Gran Bretaña, la misma en la que además se disputó, con reglas todavía por matizar respecto a las que luego se pautaron, el primer partido de fútbol del que se tiene noticia. Se enfrentaron Sheffield y Hallam, dos vecinos, un derbi. Ganaron los primeros, el que antes de fundó y por ello conocido con un simple y a la vez pomposo apelativo: The Club. 156 años después de aquel partido jugarán en casa del Belper Town para defender sus opciones de ascenso en la octava división del sistema inglés de ligas. Dos escalones más abajo, el Hallam recibe en su campo de Sandygate Road, el más antiguo del mundo, al Pontefract Colls, también en la lucha por promocionar. Todos, a todos los niveles, saltan hoy al campo en Inglaterra con la excepción de cuatro equipos en la Premier y otros cuatro en la Championship, una contemporánea concesión al poder de las televisiones.

Hasta 1957 la costumbre dictaba que se jugaba el día de Navidad, pero los problemas en las comunicaciones en una jornada en la que, por ejemplo, el metro no ofrece servicio aconsejaron llevar los partidos al día 26. Se conmemoraba no solo aquella cita iniciática en Sheffield sino también el Boxing Day, una conmemoración que se remonta a la época victoriana y una costumbre un tanto clasista de efectuar donaciones o regalar obsequios o incluso la comida sobrante en la festividad del día anterior. El tiempo convirtió el Boxing Day en una liturgia consumista con el inicio de las rebajas y también en una jornada para acoger todo tipo de competiciones. El fútbol no puede faltar.

La tradición. Las ligas inglesas de fútbol no están sujetas a un calendario como el del resto de competiciones del continente con una segunda vuelta que replica por el mismo orden los partidos de la primera pero en distinto terreno. Uno de los motivos es que estas fechas festivas se aprovechan para jugar derbis. Evitar largos desplazamientos a equipos y aficiones es el origen de este canto a la rivalidad. El viaje más largo en el Boxing Day de este año le espera al West Ham, que deberá recorrer 370 kilómetros para jugar en Swansea.

Terry Venables durante la victoria del Chelsea en Blackpool (1-5) en el Boxing Day de 1963
Terry Venables durante la victoria del Chelsea en Blackpool (1-5) en el Boxing Day de 1963

El día 26 bullen las calles inglesas, los centros comerciales se abarrotan y el fútbol es actividad casi sacrosanta, obviamente tras una visita previa al pub de turno. El ambiente festivo llena los estadios sea cual sea la categoría de los partidos. El ritual durante años incluía que muchos niños se acercasen en esa fecha por primera vez al campo de fútbol del equipo de sus padres, que les obsequiaban con una entrada como regalo de Navidad. La mística se completaba con la idea de que los partidos eran más disputados que nunca (obviamente influía la profusión de derbis) y que el Boxing Day era fecha propicia para que se marcasen más goles, sensación que se reforzó en el año 1963 cuando en la máxima categoría se anotaron 66 tantos en los diez partidos disputados, cifra ampliada a 160 dianas en las cuatro divisiones profesionales del fútbol inglés.

El presente. Llegan diez días que pueden resultar decisivos en la Premier League. En ellos se disputarán tres jornadas y apenas el día 29 no habrá partidos. De las últimas doce temporadas en nueve el equipo que marchaba primero en Navidad acabó campeón en primavera. Dos de esas tres veces el damnificado fue el Liverpool, que ahora es alternativa porque el Chelsea manda con seis puntos sobre el equipo que prepara Jürgen Klopp y siete sobre el Manchester City. Se trata de un líder que ha ganado sus últimos once partidos y que afronta dos seguidos en casa porque en el Boxing Day recibe al Bournemouth y en fin de año al Stoke City. Además, tiene el calendario más cómodo porque mientras el Southampton jugará las tres jornadas en seis días y el Liverpool en siete, el Chelsea lo hará en diez y descansará cinco y tres días entre partidos. “Es un periodo intenso para algunos clubs no para todos, se queja José Mourinho, que además incide: “En el Manchester United ya estamos acostumbrados porque en la Europa League tenemos más dificultades que los clubs de la Champions por calendario y desplazamientos. Klopp es más pragmático. “Tenemos menos de 48 horas entre dos de los partidos. Me gustaría cambiarlo, pero no puedo. Así que no voy a pensar más en ello.

Con todo, el Chelsea viene de dar señales de agotamiento tras ganar sus tres últimos partidos por uno a cero y en el Boxing Day no podrá disponer de Diego Costa y N’Golo Kante, sancionados. Desde que comenzó la racha, Antonio Conte solo ha empleado a trece jugadores como titulares. “Llegan fecha importantes para evaluar la situación de nuestra plantilla”, barrunta el técnico italiano. Ya no dispone del brasileño Oscar, traspasado al Shanghai SIPG por 70 millones de euros.

Mourinho abraza a Rojo y Carrick tras la victoria del Manchester United en casa del Crystak Palace.
Mourinho abraza a Rojo y Carrick tras la victoria del Manchester United en casa del Crystak Palace. REUTERS

Tan solo otro equipo se acerca a una racha de imbatibilidad semejante a la del Chelsea. Es el Manchester United, que no pierde en la liga justo desde que sucumbió goleado en Stamford Bridge hace dos meses. Son ocho jornadas con cuatro empates y cuatro victorias, tres de ellas en las últimas comparecencias. Mourinho, que se ve sexto y a trece puntos del líder, ha descartado que su equipo pueda pelear por el título, pero lo ve en la pelea por al menos la cuarta plaza, que detenta ahora el Arsenal a cuatro puntos. “2017 será mejor que 2016 para mi equipo. Estamos muy unidos, equipo y aficionados. Los malos resultados no nos hicieron cambiar y tenemos claro como defender y atacar”, incide el preparador luso, que recibe en la primera de las jornadas navideñas al Sunderland, que está en puesto de descenso, en el regreso de David Moyes a Old Trafford. El United ha ganado 18 de sus últimos 20 partidos disputados en el Boxing Day.

Tampoco semeja que el Manchester City vaya a encontrar mayores dificultades en su desplazamiento al terreno del colista Hull. El Arsenal recibe al West Bromwich Albion y el Liverpool al Stoke City en partido atrasado al martes ante las quejas de ambas aficiones. La afición visitante ya ha lamentado que será la primera vez en 34 años que equipo no saltará al campo un 26 de diciembre. En Anfield también se han quejado. Todos quieren jugar en el Boxing Day.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información