Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aíto: “Lo difícil ahora es que salgan Porzingis”

El entrenador, que hoy cumple 70 años, aboga por recuperar el juego de los pívots que considera en extinción

Aíto, celebra su 70 aniversario. Ampliar foto
Aíto, celebra su 70 aniversario.

Aíto García Reneses se autodefine: “Yo nací entrenador”. Se ha jubilado ya dos veces, bromea; una cuando tenía 65 años, en 2011. Pero, de inmediato le llamó el Cajasol de Sevilla, ahora Betis, para regresar al banquillo. Y la otra, en este momento, coincidiendo, hoy, con su 70 aniversario. El pasada verano concluyó su último contrato con el Gran Canaria y su prolongada carrera profesional en la ACB, iniciada en 1973 cuando relevó a Guifré Gol en el Cotonificio de Badalona. El entrenador madrileño, afincado en Barcelona desde su época de jugador del equipo azulgrana, ente 1968 y 1973, difunde su magisterio desde múltiples tribunas. La más novedosa es el curso online “La pizarra de Aíto: 50 años de baloncesto en 20 lecciones”, en cuya primera edición se inscribieron 238 entrenadores. En esos 20 capítulos ilustra sus conceptos técnicos y sus métodos de trabajo.

Atribuye buena parte del éxito del baloncesto español a que los jugadores de la generación de oro y las posteriores, saben hacer de todo: leer el juego, pasar, entrar a canasta, tirar… Recalca la importancia de la formación del jugador, también fuera de las canchas. “Cuando, además de jugar, estudian y desarrollan su mente, es más fácil”. Y avisa, esa generación tiene continuidad, aunque los más difícil es el relevo de los pívots. “Un Marc y un Pau (Gasol) no salen cada día, porque hay que tener altura, coordinación, inteligencia… Es más fácil que salgan ‘pequeños’. Lo difícil ahora es que salgan ‘Porzingis’. Por eso hay que ayudar a los chavales, los entrenadores haciendo jugar a los pívots y con los pívots, y los árbitros, no pitándoles falta cada vez que tocan a un marcador porque sea más pequeño”.

Aíto avisa: “Hemos perdido el juego de pívots. Es cada vez más difícil que los jugadores posean la técnica necesaria para jugar dentro. Los pívots acaban saliendo fuera porque también quieren tocar balón. Deben aprender a coger la posición dentro y sus compañeros deben aprender a pasar el balón al interior. Es un problema, porque el juego interior es muy bonito y hay que favorecerlo”.

La cruzada de Aíto por recuperar el juego interior no se contradice con sus elogios hacia la nueva dimensión que está demostrando Marc Gasol esta temporada en los Grizzlies. El pívot de Sant Boi se ha revelado como un triplista muy efectivo (suma 41 en 99 lanzamientos, con un 41% de acierto). “Cuando jugaba en la selección Sub-20 ya metía triples. Es muy inteligente, rápido y ha sabido añadir a su juego en el poste bajo un aspecto más. Es fantástico”.

El mérito del Madrid y de Laso es dar la cancha que se merece a Doncic en un equipo campeón y competitivo

Aíto García Reneses

Alaba la determinación del Real Madrid y de Pablo Laso al apostar por un jugador de 17 años como Luka Doncic. “No solo ahora. Joan Plaza ya dio en su día la oportunidad a Sergio Llull. El mérito del Madrid y de Laso es haberle dado cancha a Doncic en un equipo campeón y competitivo”. Acorde al criterio que le ha caracterizado a lo largo de una carrera en la que tuteló jugadores que luego se convirtieron en figuras como Navarro, Pau Gasol, Ricky Rubio, Rudy Fernández y más recientemente Willy Hernangómez y Porzingis, advierte: “La segunda parte es que el jugador no se estanque”.

Y recurre a un ejemplo del deporte que siempre le ha gustado practicar como aficionado. “El tío de Nadal dice en su libro que al principio estaba preocupado y por eso le preguntó a Rafa, tras ganar un campeonato de España, a cuantos conocía de los que lo habían ganado antes. A uno, o dos. Cualquiera que sea una estrella ha tenido que pasar por eso. Es un reto. Para superarlo te debe ayudar el entorno, la familia, los entrenadores, los compañeros. Porque los medios te van a elogiar por encima de lo que deberían. Por ejemplo, Rudy en su primer año en el primer equipo en la Penya fue subcampeón y MVP de la Copa, con una progresión impresionante. Pero yo no estaba solo. Mi ayudante, Sito Alonso, y sus compañeros más veteranos, Paco Vázquez o Elmer Bennett, cuando se salía un poco, le llamaban al orden. Porque un equipo somos todos”. Palabra de Aíto.

Cambiar las reglas para mejorar el juego

Aíto se congratula de que la Euroliga y la ACB hayan rectificado y se aplique el reglamento que castiga con falta antideportiva cuando un jugador está con el balón y el rival le ataca por el lado contrario o por detrás. “Estábamos permitiendo que se pararan los contraataques son esas faltas tácticas, que eran antideportivas, pero no se señalaban. Es un inicio de la recuperación de lo más espectacular del juego”, dice.

Aboga por más cambios. “Cuando un balón sale fuera por el fondo el árbitro no tiene por qué tocar el balón para ponerlo en juego. ¿Para qué? Para convertir el baloncesto en un juego estático, de sistemas... Vamos andando. A veces el árbitro hasta pita para avisar a los defensores que se coloquen!”, concluye.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.