Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guillermo Barros Schelotto: “No hubo un recambio que le haya dado frescura a la selección argentina”

El entrenador de Boca Juniors, que esta noche juega con el Sevilla, analiza la actualidad del fútbol argentino en una entrevista con EL PAÍS

Guillermo Barros Schelotto (d) y su mellizo Gustavo con Sampaoli en Sevilla.
Guillermo Barros Schelotto (d) y su mellizo Gustavo con Sampaoli en Sevilla.

A los Barros Schelotto (La Plata, Buenos Aires; 1973) en Boca Juniors y en toda Argentina se les conoce como Guillermo y Gustavo, a secas. Guillermo, el entrenador del Boca Juniors, es el técnico del club más importante del fútbol argentino y, aunque esta noche tiene una cita atractiva con el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, se quedó despierto hasta tarde para ver a la selección de su país perder ante Brasil. "En el segundo tiempo me dormía un poco", confiesa antes de comenzar la entrevista, con su pícara marca registrada, una mueca risueña que no exhibe ningún diente y no llega a dibujar ninguna sonrisa pero que quiere expresar una carcajada. Para hablar más en profundidad de la Albiceleste se pone, sin embargo, serio de un momento a otro. Las canteras, Europa, el nivel de la liga argentina y un poco de fútbol.

Pregunta. ¿Cómo vio a la selección ante Brasil?

Respuesta. No vi bien al equipo. Brasil nos superó. Jugó mejor y ganó bien. Creo que Argentina no tuvo reacción despúes del primer gol de Coutinho y perdió bien. No hay más. La verdad es que ganó bien Brasil. Esperemos que podamos reaccionar el martes ganando y estar en zona de clasificación. Creo que al equipo le está pesando la intranquilidad de no estar en la zona de clasificación al Mundial.

"Al equipo le está pesando la intranquilidad de no estar en la zona de clasificación al mundial"

P. ¿Cómo se sale de eso?

R. Creo que hay que estar adentro para saber qué medidas anímicas y futbolísticas tomar. Bauza [Edgardo, el entrenador de la selección argentina] tiene experiencia y capacidad para salir de esta situación. Pero sin duda va a depender mucho de los jugadores.

P. No hay recambio juvenil...

R. No ha habido un cambio después de estos 10 años. No hubo un recambio que le haya dado frescura a la selección. Pero los que están son jugadores que se destacan hoy en día en Europa. Es difícil hacer ese cambio… O que se imponga alguno de los juveniles que pueden hacer el cambio. Tienen que competir con Di María, con Higuaín, con Messi, Agüero… Si te ponés a pensar son todos jugadores de equipos de primer nivel y que les va bien en este momento. Lo mismo los centrales. Funes Mori, Otamendi. Son titulares en el Everton, en el Manchester… ¡Les va bien! Entonces, ¿cómo haces el recambio? Si uno fuera entrenador, eligiría a los mejores… y ellos en Europa se destacan.

P. Los chicos se van a Europa muy temprano. Usted se quedó casi toda su carrera en Boca y es uno de los máximos ídolos de la historia. ¿Aconseja a los jóvenes? ¿Les hace mal irse temprano?

R. No. No está ni bien ni mal irse temprano ni de grande. Hay que valorar. Por ejemplo, Mercado [Gabriel, el defensa de River Plate fichado por el Sevilla]. Viene a Sevilla y desde el primer día se destaca. A los 28 años… La valoración no pasa por si juegas en Europa, eres bueno, si no juegas en Europa, eres malo. Yo creo que el jugador argentino se valora por lo que es. Juegue donde juegue. Mi consejo es: si te querés ir a Europa, andate, pero si querés quedarte en Argentina a triunfar en equipos como Boca o River… También vale.

"No salen jugadores distintos porque las inferiores se dedican a ganar cada fin de semana"

P. ¿Es más fácil aconsejar a jugadores que juegan en su posición? A Cristian Pavón se lo vio mejorar mucho desde que usted llegó.. Incluso suena para el Liverpool de Klopp.

R. Sí. Nosotros en el cuerpo técnico somos tres, o cuatro con el entrenador de arqueros. Yo era delantero, mi hermano Gustavo era volante y Ariel Pereyra era defensor... Siempre se recurre al consejo del que jugó en esa posición. Puede ser que yo le llegue mucho más a Pavón o a Carlos Tévez o a cualquier otro delantero porque conozco más la posición que la de volante… Sí.

P. No surgen buenos jugadores en las canteras de los clubes argentinos… ¿En Boca cómo lo manejan?

R. En Argentina tampoco ha habido un recambio de juveniles. No sé si se estará trabajando bien o mal en inferiores porque no soy un especialista. Sé que el medio les exige ganar a los técnicos también en inferiores y no salen jugadores distintos porque se dedican a ganar cada fin de semana. En Boca estamos trabajando de a poco. Es difícil en un club como Boca cuando tienes que dirigir un equipo con tanta importancia meterte en los problemas de inferiores. Es parte de nuestro trabajo observarlos y trabajamos con Rolando Schiavi [el entrenador de la Reserva] para sumar juveniles.

P. ¿Se aprende más como entrenador en un club chico como Lanús donde no puede traer todos los refuerzos que quiera, que en un club grande como Boca donde puede comprar más?

"Acepto el riesgo de hipotecar el afecto del hincha de Boca"

R. Cuando estás en un equipo chico pensás lo fácil que va a ser cuando pases a un equipo grande. Pero cuando llegás a un grande, las dificultades son las mismas. Hay un montón de dificultades para trear al jugador que quieres. Ya casi no se venden jugadores entre los equipos del futbol argentino. Boca quiere comprar un jugador y es caro. Quisimos comprar a Gustavo Gomez [defensa internacional paraguayo], por ejemplo, que vino al Milan y no pudimos. Siempre hay un grado de dificultad en un equipo chico o en uno grande. Hay distintas razones. Siempre es difícil, nunca fácil.

P. El día que se despidió de la Bombonera en 2007, dijo que había cumplido todo lo que había soñado y que iba a seguir soñando para la vuelta como entrenador. ¿Tiene miedo de que el último recuerdo no sea glorioso después de tantos éxitos?

"Hoy los jugadores esperan que el entrenador les de el mensaje, antes tomaban decisiones solos"

R. No. Sé que puede pasar. El fútbol es así. Hoy estoy en otra posición. Yo me imagino que la etapa de futbolista fue una… Habrá sido buena, mala, o regular… Ahí quedó y ahora empezó la etapa como entrenador que arrancó hace ocho meses. Comenzamos bien, después tuvimos la derrota de la Libertadores y un recambio de jugadores muy grande. Ahora estamos haciendo una campaña con mucha expectativa. Estamos segundos a cinco puntos del primero y faltan muchos partidos. Se ha formado un gran equipo y falta seguir creciendo.

P. El hincha nunca lo cuestiona...

R. Lo que pase conmigo y con el equipo seguramente estará en la mente del hincha pero espero que se separen las cosas como entrenador y como jugador. Acepto correr ese riesgo de hipotecar aquel afecto. Es parte de la vida y es lo que me gusta. Vamos camino a armar un equipo que se identifique con la gente y que marque diferencia.

P. ¿Se le da mucha más importancia a los detelles tácticos en el fútbol actual?

"Sampaoli está cumpliendo los objetivos de todo entrenador"

R. Creo que ha crecido mucho la táctica a partir de que el jugador quiere que le des la información. Antes, las decisiones eran de los propios jugadores. Hoy los jugadores esperan que el entrenador les de el mensaje. Y eso tiene que ver con la táctica, porque los partidos son mucho más pensados.

P. ¿Con Carlos Bianchi hacían algun trabajo específico? [Con Bianchi como entrenador, Barros Schelotto levantó tres copas Libertadores y dos Intercontinentales]

R. No, Bianchi era muy simple. No recuerdo algún trabajo táctico específico. He entrenado con Bielsa y sí hemos entrenado muchísimo desde lo táctico. Bianchi tenía un mensaje muy claro, muy simple y muy corto. Así, el entrenamiento o el partido salía muy fácil.

P. ¿Bianchi o Bielsa?

R. Los dos. Por distintos caminos los dos, aunque me gustaría tener ese mensaje claro y corto de Bianchi.

P. ¿Lo desmotiva no estar en la próxima Copa Libertadores? ¿Quiere que sea 2018?

R. No, no. Es una pausa en la vida de Boca para pensar y para armar un gran equipo. La entrada a la Copa se definió con un torneo de 15 fechas. Nosotros agarramos el equipo a mitad de torneo. De los cuatro equipos grandes que jugaron la Copa ninguno clasificó. El único fue San Lorenzo que quedó eliminado en la primera fase. Si uno analiza todo el contexto, lo único en lo que podemos pensar es en aprovechar el tiempo para entrenar y preparar un equipo para volver y ser protagonistas.

P. ¿Qué és lo que más le gusta de Sampaoli?

R. Que ha logrado que Chile compita de igual a igual con Brasil y con Argentina. Lo mismo logró con la Universidad de Chile en la Copa Libertadores y creo que va camino a eso con el Sevilla. Podría haberle ganado al Barcelona el otro día. Como entrenador, cuando uno logra esas cosas es cuando empieza a marca un camino y a establecer diferencias con los demás equipos. Está cumpliendo los objetivos de todo entrenador.

P. ¿Quiere volver a Europa?

R. Sí, no pudimos quedarnos en el Palermo porque la federación italiana nos pedía la licencia europea. Hoy pienso en Boca, estar acá es especial, más para mí que jugué diez años. Espero tener la oportunidad de poder dirigir en Europa. Porque en realidad dirigí cuatro partidos, pero haber conocido la liga italiana, los clubes, Europa, fue todo muy lindo.

P. Le gusta recuperar la pelota bien arriba y atacar rápido. ¿Eso se negocia?

R. Nosotros normalmente siempre jugamos con tres delanteros. Entiendo el fútbol de un modo ofensivo. Sé que hay que encontrar un equilibrio. No todo es atacar. Partimos de la base de primero atacar y después equilibrarnos. Hay otras maneras de ganar. Hay equipos que juegan de otra manera y también ganan. Nosotros, ahora, somos el equipo que más goles tiene en el campeoanto argentino. Es una marca que debe tener Boca. Atacar.

P. ¿Es más difícil el fútbol argentino? ¿A qué se debe el bajo nivel de los partidos?

R. Sí. Es muy difícil el entorno que tiene el jugador. La exigencia del hincha, de la gente, de los medios, de los estadios...Cada vez es mayor. No está equilibrado. Hablás con un hincha y jugás el clásico y no le importa nada. Solo quieren ganar.

P. En España no entienden la locura del aficionado argentino por ver partidos tan aburridos...

R. No entienden la pasión que hay en el hincha. Que es muy buena, pero que a veces se pasa de la raya…

P. Se lo ve más tranquilo esta temporada cuando da indicaciones. Aún se recuerda su enojo tras el gol de Independiente del Valle en la ida de las semifinales de la Copa Libertadores 2016.

R. En ese partido se dio una circunstancia especial. Habíamos practicado algo que no hicimos y nos hicieron el segundo gol. Son momentos que tenemos los entrenadores. Pero ya está… Ya pasó…

P. ¿Para ser pícaro hay que ser guapo o inteligente?

R. Las dos cosas, pero sobre todo, estar concentrado. Poder sacar la diferencia desde la concentración. La buena viveza, no la de hacer trampa, se hace estando concentrado. A veces, Tevez y Gago bromean conmigo para que les enseñe un poco.

P. Si le tuviera que explicar a un europeo como quién jugaba, para que el lector se haga una idea...

R. [Se ríe] Y… lo que pasa es que compararme con un jugador europeo quizás sea demasiado... [Piensa un rato] Como Ortega, que jugó acá. [Ariel El Burrito, ex River, Sampdoria, Valencia, Fenerbahce y Newell´s].

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información