Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça se dispara en Tel Aviv

El poderío de Dorsey y el talento de Rice devastan al Maccabi

Rice, con el balón, ante Mekel. Ampliar foto
Rice, con el balón, ante Mekel. EFE

Tel Aviv le cambió la cara al Barcelona, que salió muy reforzado de su duelo con el Maccabi. Dejó atrás las penurias de su anterior semana y el juego intermitente y desaliñado que a duras penas le había dado para vencer en Fuenlabrada y para doblegar al Brose alemán, pero no para ganar en Belgrado, donde además perdió a Pau Ribas. Esta vez venció al Maccabi y pudo haber establecido un marcador exagerado porque llegó a dominar por 20 puntos (49-69) a falta de seis minutos para el final. No redondeó su notable actuación porque se vio apurado por el juego rápido, de correr y tirar, que el Maccabi extremó en el tramo final. Los 20 puntos se quedaron en diez (69-79), pero el partido fue reconfortante para el Barcelona, por la victoria y mostró los derroteros por los que puede evolucionar su juego.

MACCABI, 69; BARCELONA, 79

Maccabi Tel Aviv: Oyahon (6), Goudelock (17), Weems (6), Devin Smith (18), Iverson (10) –equipo inicial-; Rudd (0), Seeley (3), Mekel (0), Pnini (0) y Zirbes (7).

Barcelona Lassa: Rice (21), Oleson (6), Perperoglou (9), Claver (6), Tomic (3) –equipo inicial-; Dorsey (11), Vezenkov (9), Peno (0), Eriksson (0) y Koponen (10).

Parciales: 18-20, 16-20, 13-18 y 22-17.

Árbitros: Lottermoser (Alemania), Rocha (Portugal) y Boltauzer (Eslovenia).

Menora Mivtachim Arena de Tel Aviv. 11.060 espectadores. Quinta jornada de la Euroliga. El Barcelona suma tres victorias y dos derrotas; el Maccabi, dos victorias y tres derrotas.

En un escenario exigente, frente a un rival con muy buenos jugadores y a pesar de las bajas de Navarro, Ribas, Doellman y Lawal, el Barcelona ganó de calle y cuadró una actuación por fin convincente. El trío formado por Dorsey, Rice y Koponen propulsó al equipo azulgrana. Los tres le proporcionaron lo que más le convino en cada momento del encuentro.

Dorsey lo revitalizó, sobre todo, a base de rebotes ofensivos y oportunas acciones debajo mismo del aro. Eso fue en el inicio del segundo cuarto, cuando el Barça, como tantas veces en partidos anteriores, se había desconectado de manera repentina. Tras recibir un parcial de 1-8, vio cómo se escapaba ligeramente el Maccabi (27-21). El pívot estadounidense concluyó con 11 puntos y otros tantos rebotes, siete de ellos en ataque.

La caída en barrena del Barcelona coincidió con la ausencia de Rice. Cuando regresó a la cancha, el equipo azulgrana cerró mejor en defensa e impidió que Iverson, Zirbes y Weems anotaran muy cerca del aro como lo estaban haciendo. Rice anotó dos triples y le dio una asistencia a Dorsey y el Barcelona voló y nada más empezar el tercer cuarto abrió la primera brecha importante (34-45).

El Maccabi, que juega rápido, sin pensárselo mucho a la hora de lanzar, sustentado por la buena mano de Goudelock, Weems y Devin Smith, volvió a estrechar el marcador en un abrir y cerrar de ojos (43-45). Fueron momentos críticos para el Barcelona. Koponen salió al rescate con un triple, un robo de balón y forzando una falta antideportiva de Oyahon.

El Barcelona volvió a tomar altura y se disparó definitivamente en el último cuarto. Solo una reacción final, cuando fue sorprendido de nuevo por el estilo explosivo y un tanto desaforado del Maccabi, le impidió ganar por una diferencia mucho más contundente. Pero la victoria del equipo de Bartzokas fue meridiana y marcó, probablemente, la línea de lo que el técnico griego pretende de su equipo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información