Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Ribera, nuevo seleccionador de balonmano

El técnico, que será presentado el martes, dejó su cargo en Brasil para dirigir al equipo español

Lo que era un secreto a voces se ha convertido en una realidad. Jordi Ribera será el nuevo seleccionador del balonmano español y será presentado en sociedad este martes. Pero la noticia se sabía desde hace tiempo, desde que la Federación Brasileña (CBHb), a la que dirigía hasta concluir los Juegos Olímpicos, lo anunció con un comunicado oficial. “El técnico Jordi Ribera dejará la selección porque recibió una invitación de España para asumir la dirección técnica de la Real Federación Española de Balonmano”, señaló el organismo en su web. El presidente de la confederación, Manoel Luiz Oliveira, también se despidió del catalán. “Para nosotros es una gran tristeza perder a un profesional con la calidad y determinación que tiene Jordi. Pocas personas tienen tanta dedicación en el deporte como él”, comentó.

Ribera dirigió al conjunto brasileño en dos etapas distintas. Y demostró que además de ser un entrenador era también un profesor. Visitó 23 de los 27 estados de Brasil y logró reunir a un equipo de personas que rápidamente compartieron su visión del balonmano. No descansaba. Cuando regresaba a España observaba a sus pupilos en la Asobal. El fruto de su trabajo se vio reflejado al clasificar a Brasil a los primeros JJOO de su historia, Pekín 2008. Ya lo decía Manolo Cadenas de su futuro sucesor: “Ha colonizado balonmanísticamente el país. Yo le pregunto cómo lo hace, y es que claro, solo debe dormir cuatro o cinco horas al día. Vive para el balonmano”, explicó.

En los Juegos de Río, acabó séptimo con Brasil, el mejor resultado histórico de la selección

El Ademar fue su último club en España antes de asumir su cargo en Brasil por segunda vez. Ya había entrenado a otras entidades como el Arrate y el Gáldar. Tuvo un corto paso como entrenador de Argentina en 2004 y 2005, pero sabía que su trabajo no había terminado en Brasil. “Cuando me llamaron para volver, estaba claro que algunos atletas del ciclo anterior ya no podían estar, por lo que fue necesario buscar nuevos jugadores. Teníamos trabajo viendo los atletas de todo el país en campos regionales y nacionales. Pero conseguimos grandes resultados”, comentó. Así, logró un séptimo puesto con la anfitriona en Río 2016, la mejor actuación de su historia, cayendo eliminado en cuartos ante Francia (34-27), quien acabaría siendo medalla de plata.

El seleccionador da el relevo a Cadenas, que ha estado tres años en el cargo pero que sumó una fuerte decepción Preolímpico, donde se quedaron a un gol de Río. Y perdió la confianza de la Federación. “Desde hace algún tiempo empecé a pensar en mi futuro después de los JJOO, y mi intención es dejar Brasil para asumir un nuevo proyecto en otro país. Es una decisión muy difícil la que tengo que tomar, sin embargo, debo hacerlo, pues, será un nuevo reto profesional en mi carrera”, comentó Ribera, que ya sucedió a Cadenas en el Ademar en 2007.

Tras una nueva norma impuesta por la Federación, en la que se impide al técnico entrenar a un club y a la selección al mismo tiempo, Ribera trabajaría únicamente con España. Antes de afrontar el mundial de Francia 2017, tendrán dos importantes partidos de clasificación para el Europeo de 2018 ante Bosnia-Herzegovina y Finlandia. Le toca a Ribera tomar el mando y olvidar lo sucedido antes de los Juegos. Le toca devolver a los Hispanos su puesto entre la élite del balonmano.