Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mourinho: “El árbitro ha cometido errores gravísimos”

Guardiola destaca la fortaleza mental de Bravo para recuperarse de su error en el gol de Ibra

Manchester United Manchester City Ampliar foto
Mourinho y Guardiola se saludan tras el encuentro. REUTERS

La lectura del partido primer duelo entre Mourinho y Guardiola en Inglaterra dejó dos visiones muy diferentes de lo acontecido y un resultado; ganó Pep. La visión de Mourinho enfocó a sí mismo, a sus jugadores y al árbitro; la lectura de Guardiola fue un elogio a sus pupilos y una defensa a ultranza a Bravo y Sané, los dos que con mayor evidencia se habían equivocado durante el partido. Guardiola habló para festejar, pasando página porque la inmediatez de la Champions no le permite muchos festejos –“tenemos una verdadera final contra el Borussia”, dijo.

“Para ganar aquí hay que jugar bien”, comenzó advirtiendo en una de sus muchas comparecencias post partido el entrenador del City. “En el segundo tiempo han empujado mucho, terminamos rezando”, reconoció Guardiola que defendió de manera vehemente la actuación de su portero, Bravo, que en el minuto 42 cometió un grave error en el gol del United. “Claudio nos ayudó mucho, contribuyó a la victoria. Después del fallo fue muy fuerte mentalmente. Me gustó su personalidad porque en el segundo tiempo siguió jugando igual y facilitó mucho nuestro juego”, dijo el técnico, que también disculpó la pobre actuación de Sané: “El primer partido en la Premier pesa mucho, pero no se ha escondido nunca y eso me gusta. Ya jugará mejor”. Por último, felicitó a sus jugadores: “Han estado a un nivel fantástico”, aseguró.

Mientras, José Mourinho, que se saludó cortés con el entrenador del City antes y después del encuentro, empezó reconociendo que el United no estuvo a la altura de la exigencia del partido en el primer tiempo: “Les dimos una ventaja de 45 minutos, en el primer tiempo merecimos perder, ellos fueron mejores y consiguieron lo que merecían", dijo Mourinho, que considera que su equipo mejoró en la segunda parte. El portugués asumió su culpa por el mal inicio de partido , pero también señaló a sus pupilos. "Estoy decepcionado con la actuación de alguno de mis jugadores. No solo uno, sino tres, cuatro o cinco jugadores no estaban preparados para un partido como este”. Tras admitir que los cambios modificaron el tono del partido, añadió: “Honestamente pienso que merecimos un gol en el segundo tiempo, pero el árbitro cometió errores gravísimos. Debió expulsar a Bravo y pitar penalti porque si lo que hizo dentro del área lo hacen Rooney o Fellaini en medio de la cancha, los expulsa y pita falta”. También reclamó unas manos de Otamendi. “Ya sé que dirán que no, que estaba de espaldas, pero tapó un centro”, razonó el sólo sobre su propia excusa. Mou y Pep se han visto, con la de ayer, 17 veces las caras como entrenadores. Guardiola ha ganado 8 y Mourinho 3, de las últimas 10, Pep ha ganado 9.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información