Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conductor del coche de Bruno Hortelano duplicaba la tasa de alcoholemia

El primo del velocista, que conducía el turismo, investigado por un delito contra la seguridad vial

Bruno Hortelano, tras competir en los 200 metros planos, en Río 2016. MARCELO SAYAO (EFE) ATLAS

El conductor del vehículo en el que el atleta Bruno Hortelano sufrió ayer un accidente de tráfico duplicaba la tasa de alcoholemia y dio 0,53 miligramos de alcohol por litro de aire expirado, cuando el límite máximo permitido es de 0,25, según ha confirmado la Guardia Civil. Esa fue la tasa que el conductor, que es primo del velocista, dio en la segunda prueba que se le hizo al conductor. Hortelano no llevaba el cinturón en el momento del choque. El primo está siendo investigado por un presunto delito contra la seguridad del tráfico tras duplicar la tasa de alcoholemia.

Bruno Hortelano, de 24 años, plusmarquista español de 100 y 200 metros, campeón europeo en el doble hectómetro y semifinalista en los 200 de los Juegos Olímpicos de Río 2016, resultó herido en un accidente en la A-6, a la altura de Las Rozas (Madrid).

El siniestro tuvo lugar a las siete de la mañana en el citado punto, donde los sanitarios atendieron al joven, que presentaba una mano "catastrófica" y con riesgo de amputación, por lo que fue operado de urgencia en el hospital 12 de Octubre. Según su representante, Alberto Armas, el atleta "se encuentra estable dentro de la gravedad".

Momento del accidente de Bruno Hortalano
Momento del accidente de Bruno Hortalano

Hortelano fue intervenido en la tarde de ayer en el hospital madrileño del 12 de Octubre en una operación que fuentes del centro médico consultadas por EL PAÍS definieron como “larga y complicada” y en la que consiguieron reconstruir gran parte de la mano del atleta.

“Le han realizado una limpieza de todas las zonas afectadas con pronóstico bueno. Le han reconstruido los extensores del segundo al quinto dedo.El meñique ha sido el único que no se ha podido reconstruir del todo”, confirmó su representante, Alberto Armas. Ahora, dice, “toca ver la evolución y que no se infecte la herida para que en una segunda intervención pueda recuperar la sustancia que recubre las articulaciones”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información