Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi se resiente y volverá a Barcelona

El delantero brilla en su partido de regreso con Argentina pero abandonará la concentración al recaer de sus molestias en el pubis

Leo Messi celebra su gol contra Uruguay. Ampliar foto
Leo Messi celebra su gol contra Uruguay. AFP

El regreso de Messi a la selección resultó más breve de lo esperado. El delantero se lesionó ayer en su en la partido de la Albiceleste contra Uruguay (1-0) y volverá a Barcelona. Edgardo Bauza, el seleccionador nacional, afirmó: “Tiene una inflamación. Hay que cuidarlo y no va a jugar. Va a estar hoy con el grupo, pero se tiene que empezar a tratar. Es un tema delicado”. El parte médico determina que Messi “padece un cuadro de dolor inguinocrural”, en la ingle.

El propio delantero, que anotó el único gol del partido clasificatorio, avisó tras el encuentro: “Me duele mucho el pubis y puede ir a peor”. Messi se unió a la concentración argentina con molestias después del pasado encuentro en San Mamés contra el Athletic, y reflexionó sobre las posibles consecuencias: “Siempre quiero estar, pero se vienen muchos partidos importantes y la temporada recién empieza”.

Los médicos determinan que padece un "cuadro de dolor inguinocrural", en la ingle

Bauza había afirmado antes del encuentro que el Barcelona había recomendado al astro no viajar, algo que el club negó el jueves. “Cuando hay un jugador que está tocado se le hace una revisión y transmitimos nuestra opinión, pero en ningún momento impedimos a Leo que volara hasta Argentina”, declaró Albert Soler, director de deportes profesionales de la entidad.

Regreso triunfal

Hace dos meses Leo Messi perdió la final de la Copa América contra Chile. “Se terminó para mí la selección. No es para mí”, anunció con la mirada vacía tras fallar un lanzamiento en la tanda de penaltis final. Pero Messi volvió a lucir ayer contra Uruguay el brazalete de Argentina, volvió a marcar y la selección volvió a vencer.

“Estoy muy feliz de estar aquí otra vez”, aseguró. La celebración del tanto, puños cerrados y bramido rabioso, pareció expulsar la tensión de las últimas semanas. “Quería estar aquí después de todo el quilombo que había generado”, añadió.

El rosarino desgranó los motivos de su regreso: “Las charlas con el entrenador y con mis compañeros, y el cariño de la gente me hicieron recapacitar”. Messi, además, expresó su frustración tras la derrota en el campeonato continental: “Fue un golpe muy duro, uno más. Empezar otra vez de cero se me hacía muy difícil. No engañé a nadie cuando lo dije, no buscaba nada. Después fueron cambiando las cosas y acá estoy otra vez”. Aunque el pubis dijo basta y Messi está de vuelta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información