Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saúl Ñíguez: “Mi generación tratará de dar guerra”

Saúl Ñíguez, medio del Atlético, es uno de los representantes del cambio generacional de Lopetegui

Saúl Níguez.
Saúl Níguez.

Saúl Níguez (Elche, 21 años) es uno de los representantes del cambio generacional que Julen Lopetegui ha puesto en marcha. Ya figuró en la prelista de Vicente del Bosque para la Eurocopa de Francia, aunque finalmente fue uno de los descartes. “Hice todo lo que estuvo en mi mano, pero no me lo tomé a mal”. Con fama de poseer un carácter fuerte y de decir lo que piensa, dice haber madurado. Quizá por ello, ha reprobado las declaraciones de Antoinne Griezmann tras el partido con el Leganés, en las que el delantero francés dijo que el Atlético descendería de seguir jugando así. “Griezmann debe pensar lo que dice. Pedirá o no pedirá perdón pero tendrá que pensar otra cosa. Hay que pensar dónde estás y a qué equipo representas. Es verdad que al final del partido el cansancio, el calor, todo se junta... pero no puede decir eso", afirmó Saúl en Cuatro.

Pregunta. ¿Ha domado su carácter?

Respuesta. He madurado gracias a Simeone. En las categorías inferiores hablaba de más, me expulsaban... Con la edad vas mejorando. He tenido muchas charlas con Simeone en ese sentido. Como ha vivido esto y sabe lo que hay, no me ha tenido en cuenta algunas declaraciones. Se las ha tomado como pequeños actos de rebeldía.

P. Simeone dice que usted ha mejorado porque ya no dice que no le gusta jugar en la derecha o que no se siente cómodo.

R. Nunca he dicho que no quiera jugar en la derecha o que no me sienta cómodo. Sí que es verdad que he podido decir que quería jugar más, pero con la edad te das cuentas de que lo único importante es el equipo.

P. En uno de sus primeros entrenamientos de pretemporada con el Rayo, un veterano le dijo que no corriera tanto que por la tarde tenían un partido y usted le respondió que le diera el balón si tenía algún problema.

R. Hay que saber con quién puedes hablar de esa manera. Venía del Atlético, de hacer un trabajo físico muy fuerte. Había un veterano que no le apetecía correr, pero yo tenía que pensar por mí mismo y prepararme bien, sabiendo que si en el Rayo no jugaba no iba a volver al Atlético. Esas cosas te salen, pero a veces hay que estar más calladito y hacer tu trabajo.

P. Su hermano Aarón era una de las grandes promesas del fútbol español.

Lopetegui sabe lo que han trasmitido Luis y Del Bosque; la filosofía no cambia

R. Era una megaestrella, siempre que venía a las categorías inferiores de la selección era de los mejores. Le ha pasado como a muchos otros jugadores. Una lesión grave te cambia la vida e incluso la cabeza. En esos momentos es cuando hay que estar más fuerte. A lo mejor él no supo darle el valor de tener bien amueblada la cabeza por ese bajón. Sigo esperando que vuelva el mejor Aarón. En el Elche tuvo continuidad y rindió bien, pero luego hay que saber elegir porque te pueden engañar.

P. ¿Qué le puede aportar su generación a la selección?

R. Lo que ha conseguido la generación anterior era impensable e incluso irrepetible. Va a ser muy difícil conseguir tantos éxitos, pero vamos a intentar dar guerra, competir por estar arriba siempre. Creo y quiero seguir pensando que tenemos esa ambición por ganar.

P. ¿Han percibido la presión de ser la generación siguiente a la de los éxitos?

R. Sí, quizá presión no sea la palabra, pero sí notas estar detrás de una generación que lo ha ganado todo. Siempre quieres seguir arriba y a lo mejor no puedes, aunque la filosofía sea la misma. El juego no es el mismo, los equipos te conocen más... Pero esta generación tiene que ir mamando los valores y saber que la selección tiene que estar siempre en los primeros puestos.

P. ¿Qué puede ofrecer Lopetegui a la selección?

Simeone me ha hecho madurar; hemos tenido muchas charlas

R. Le puede dar un plus en los pequeños detalles. Tantas victorias, tantos títulos... Quizás nos hemos acomodado en esos pequeños detalles, que son los que han hecho grande a la selección. Hay que volver a los inicios.

P . ¿Y futbolísticamente?

R. Él ha vivido lo mismo que nosotros en las categorías inferiores. Sabe lo que han transmitido Luis y Del Bosque, la filosofía no va a cambiar. Vamos a intentar presionar arriba y volver a recuperar esa ambición.

P. ¿Por qué cuesta tanto a los entrenadores decidirse por la presión arriba sabiendo que si se hace bien ganas mucho?

R. Y si la haces mal pierdes mucho. Hay que saber medir, saber contra quién juegas. No es tan fácil como para decir que vas a presionar arriba a lo loco porque dejas muchos espacios atrás. En el 4-3-3 solo hay tres jugadores en el medio y te crean superioridad con facilidad. Hay que saber cuándo hacer la presión, los pases atrás... Es lo que estamos trabajando.

P. En el Atlético falta juego con balón y en la selección contragolpe.

R. Cuando juegas de una manera, te falta de la otra. Lo que hay que hacer es saber diferenciar dónde estás jugando en cada momento.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información