Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del ‘Marsellesazo’ de Pau Gasol al ‘Orenga dimisión’ y el baile de Parker

España y Francia se enfrentarán en Río (miércoles 19.30) por octavo torneo consecutivo y por novena vez en los últimos ocho años. En los duelos a cara o cruz Scariolo siempre ha vencido a Collet, que se tomó la revancha en 2013 y 2014

España Francia
Gasol ante Parker, en la semifinal del Eurobasket

El torneo de baloncesto de los Juegos de Río ya tienen completo el cuadrante de cuartos de final: Estados Unidos-Argentina; Australia-Lituania; Francia-España; y Serbia-Croacia. Condenados a enfrentarse, España y Francia reeditarán en Río su eterno cruce de caminos rumbo a la gloria de la canasta. Este miércoles a las 19.30 en el parqué del Carioca Arena, con una plaza en las semifinales en juego, los enemigos íntimos se encontrarán por octavo torneo consecutivo y por novena vez en los últimos ocho años.

España se impuso en los Europeos de 2009 (cuartos de final) y 2011 (final), en los Juegos de Londres 2012 (cuartos de final) y en el Eurobasket de 2015 (semifinal); Francia venció en el Europeo de 2013 (semifinal) y el Mundial de 2014 (cuartos de final). Además, ambas selecciones también se enfrentaron en la primera fase del Mundial de 2010, con victoria francesa, y en el Europeo de 2011, con triunfo español.

Gasol celebra el triunfo en el Eurobasket de 2015
Gasol celebra el triunfo en el Eurobasket de 2015 afp

“Como en una pesadilla”, en la versión digital; con un gran “Cruel” en la edición de papel; así tituló el diario L’Equipe su crónica del España-Francia de las semifinales del pasado Eurobasket donde Pau Gasol cinceló su leyenda con 40 puntos, 11 rebotes, tres tapones y 11 faltas recibidas en los 36m 27s que estuvo sobre el parquet del Stade Pierre-Mauroy de Lille. La victoria (80-75) sirvió al conjunto de Sergio Scariolo para alcanzar su sexta final en los últimos nueve europeos, para sellar la 16ª medalla en categoría absoluta del baloncesto español masculino (la novena en las últimas 12 grandes citas –incluyendo Europeos, Mundiales y Juegos-, la décima en los tres lustros que llevamos de siglo), para certificar el billete a Río 2016, y para cicatrizar la mayor herida de la generación de oro.

Orenga y Gasol, en el Mundial de 2014
Orenga y Gasol, en el Mundial de 2014

Como si de la restitución de una condena se tratase, un año y siete días después de la debacle de Madrid, cuando España cayó en los cuartos de final del que iba a ser ‘su’ Mundial, la tropa de Pau Gasol superó la afrenta con un Maracanazo para la historia. En 2014, la mala gestión de los partidos igualados, los bajos porcentajes de tiro de tres, la espesa rotación de bases y pívots y la participación residual de varios jugadores, condenaron a la selección y desataron el 'Orenga dimisión'. La estadística de aquel 65-52 no ofreció escapatoria: 20 de 62 en tiros de campo (18 de 40 en tiros de dos y 2 de 22 en triples); 28 rebotes por 50 del rival. Un desplome sin respuesta tras un camino sin agobios en la primera fase. En Lille, España devolvió el golpe a lo grande. Pau Gasol silenció a los 26.992 espectadores que hicieron atronar reiteradamente la versión a cappella La Marsellesa hasta caer rendidos ante la exhibición del tótem español. Fue la restitución de un dominio roto en ausencia de Scario, que nunca ha perdido un cara o cruz ante Collet.

Parker trata de irse de Marc, Rudy y Calderón en el Eurobasket de 2013.
Parker trata de irse de Marc, Rudy y Calderón en el Eurobasket de 2013. ap

El 20 de septiembre de 2013, en Ljubliana, la historia de los duelos entre España y Francia, sufrió un vuelco. Aquel día, a los 31 años y tras una colección de intentos fallidos, Tony Parker logró culminar la obra que llevaba persiguiendo desde 2005. Desde que en ese año Francia arrebatara la medalla de bronce a España en el Europeo de Serbia, solo había sido capaz de derrotarla en un intrascendente partido de la primera fase del Mundial de 2010. La contabilidad reflejaba 11 victorias españolas en los 12 enfrentamientos previos al de Eslovenia.

Ese día, Parker ejerció de acreditado solista con 32 puntos y desbarató la obra coral española construida en torno a la batuta de Sergio Rodríguez. En la resolución del estratosférico pulso entre los dos bases estuvo el billete a la final del Europeo que coronó a Francia como campeona. Parker tenía una cuenta pendiente. “Tendría muchas más medallas si no fuera por España”, había reconocido en la víspera de aquel encuentro con deportiva resignación. En su constancia encontró, por fin, la victoria que más se le resistía. Más que nunca, Francia fue Parker y la prórroga dictó sentencia.

En Eslovenia fue un Paker sin Pau Gasol y en Madrid un Pau Gasol sin Parker, pero en ambas citas venció Francia. En Lille, Parker contempló la gesta de Pau. “Seguro que ellos tendrán ganas de revancha”, explicó Gasol tras tumbar a Argentina. “Nos hemos enfrentado muchas veces y estamos preparados para volver a competir. Jugando como lo hemos hecho; con esa intensidad en defensa y moviendo el balón de esa manera en ataque, y con el ritmo que hemos mantenido ante rivales de tanto nivel como los dos últimos (Lituania y Argentina), seguro que tendremos nuestras opciones de llegar a semifinales”, cerró Pau.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información