Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contrarreloj de Scariolo

El seleccionador cierra la lista para Río descartando a San Emeterio y plantea un último amistoso en Brasil para ajustar al equipo

Pau Gasol intenta sortear el marcaje de Hima en el España-Costa de Marfil en Zaragoza
Pau Gasol intenta sortear el marcaje de Hima en el España-Costa de Marfil en Zaragoza

El domingo a primera hora de la mañana, la selección española de baloncesto, doble subcampeona olímpica en Pekín y Londres, partirá rumbo a Río después de “la concentración más accidentada” de su historia reciente, como la describe Sergio Scariolo.

“Respecto a otros torneos estamos un poco atrasados; sobre todo en algunos mecanismos tácticos y en el estado de forma de algún jugador en concreto. Aún nos queda tiempo y espero que podamos llegar a un nivel competitivo suficiente sobre el que después podamos construir y crecer durante la primera fase”, reconocía el seleccionador antes del amistoso frente a Costa de Marfil (100-61). Ante tal circunstancia, Scariolo que, por problemas físicos y contractuales, solo ha podido contar con la plantilla al completo en el último de los seis partidos de rodaje, ha planteado organizar un nuevo test preparatorio, ya en Río y ante otro equipo olímpico, como complemento a una accidentada Ruta Ñ.

Los 12 para Río

Bases:
6. Sergio Rodríguez
8. José Manuel Calderón
79. Ricky Rubio

Escoltas:
23. Sergio Llul
7. Juan Carlos Navarro

Aleros:
5. Rudy Fernández
21. Álex Abrines

Ala-pívots:
44. Nikola Mirotic
10. Víctor Claver

Pívots:
4. Pau Gasol
9. Felipe Reyes
14. Willy Hernangómez

Desde que la tarde del martes 4 de julio el mercado de fichajes entrara en ebullición, la NBA destartaló la agenda de preparación de España y los vuelos transoceánicos se convirtieron en rutina para varios de los internacionales, decididos a resolver su futuro antes de centrarse en la cita olímpica. El mismo día 4, Willy Hernangómez viajó a Nueva York para firmar con los Knicks; el jueves 7, Pau Gasol puso rumbo a San Antonio para rubricar su contrato con los Spurs; el domingo 10, Sergio Rodríguez se marchó a Filadelfia para cerrar su traspaso a los Sixers; y el miércoles 20, Álex Abrines voló a Oklahoma para ser presentado con los Thunder. En ese tramo además, Los Ángeles Lakers anunciaron el fichaje de José Manuel Calderón, y el Barça el de Víctor Claver, en el único movimiento continental. En total, media plantilla olímpica afectada por “problemas burocráticos” como los denominó Scariolo, que comenzó el rodaje con una convocatoria de 20 jugadores que al final ha resultado escasa para cubrir contingencias.

Scariolo, junto a San Emeterio
Scariolo, junto a San Emeterio EFE

El último descarte fue, ayer, San Emeterio. “Tenemos que pensar bien en el planteamiento de base y en la capacidad de reacción ante posibles percances que surjan a lo largo del campeonato. Los 12 jugadores definitivos pueden cumplir con estas dos exigencias: la del planteamiento inicial y la de posibles imprevistos”, contó el seleccionador tras cerrar una lista en la que, ante los problemas físicos de Rudy, ha apostado por Abrines como réplica perfecta del madridista frente al perfil más experto y rocoso de San Emeterio.

“Estamos en el camino de homogeneizar el estado físico de todos los jugadores. El tema que más nos preocupaba era el de Pau Gasol porque era el que más días de preparación se había saltado, pero en esta semana ha podido progresar y levantar el nivel”, explica Scariolo. El propio Pau fue quien refrendó la sensación de contrarreloj con la que el equipo y el cuerpo técnico viven el tramo final del rodaje olímpico. “Que todo el equipo solo esté junto en el último partido, a cuatro días de irnos a Río, es una desventaja importante, pero es lo que hay. Los test buenos serán los del campeonato. Si avanzamos y luchamos por las medallas, bien. Pero si nos meten tres palos al principio y nos vamos para casa, pues pagaremos estas adversidades que hemos tenido”, afirmó el tótem del equipo el miércoles.

Para compensar los días perdidos, la Federación está ultimando una prueba final en Brasil, que podría celebrarse el 3 el 4 de agosto a puerta cerrada, para que Scariolo realice los últimos ajustes antes de la cita olímpica. “Estamos apurando cada entrenamiento. Hay que seguir analizando detalles a mejorar y cosas tácticas que añadir”, señala el seleccionador, al tiempo que reconoce que los mecanismos de la memoria de un grupo baqueteado y cohesionado están mitigando los contratiempos. “Hay acciones y sistemas que salen solos por el recuerdo de campeonatos anteriores”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información