Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Juve defiende, Italia gana

Conte mantiene el latido competitivo de su selección gracias a la zaga que usaba en Turín

Bonucci, Chiellini y Barzagli, tras vencer a Suecia. Ampliar foto
Bonucci, Chiellini y Barzagli, tras vencer a Suecia. Getty Images

Hay algo que no cambia en Italia. Pasan los entrenadores y los torneos y siempre es un equipo defensivo, un bloque que las hace pasar canutas a cualquier rival. En la selección de Antonio Conte se presumía que el problema estaría en el área rival, preocupados como andaban con el gol. Pero lo han ido solucionando diferentes intérpretes y el equipo funciona sin hacer demasiado ruido, la mejor de las circunstancias para un conjunto que llega sin cartel y que cuando no cuenta es de lo más peligroso. Al igual que la Juventus, tiene la virtud de hacer malo al rival y de desactivarlo, tal y como demostró frente a Bélgica. Pero no es lo único que la selección comparte con la Vecchia Signora, puesto que el entramado defensivo es exclusivamente juventino. Una herencia del propio Conte, que dirigió a la entidad de 2011 a 2014 para conquistar tres Scudetti. Y ya han demostrado en los dos primeros duelos que la portería está abrochada, toda una tradición. Hoy, clasificados ya para octavos de final porque también se impusieron a Suecia, se pondrán de nuevo a prueba ante la Irlanda (21.00 horas) de Martin O’Neill.

El gobierno bianconero de la Serie A durante el último lustro se ha fundamentado en ser el equipo menos goleado. Bien a las órdenes de Conte; bien a las de Massimiliano Allegri. Buffon con los guantes junto a Bonucci, Barzagli y Chiellini han recibido por dos veces 24 tantos en un curso. En el resto de las ocasiones mejoraron los números: 23 redes en una ocasión y 20, en otras dos. “Son unos marcadores excelentes que se conocen y complementan de maravilla. No es raro que también sea la defensa de Italia”, comentan desde las oficinas de la Juve. Una retaguardia que completan los dos carrileros: uno más defensivo (Darmian) y otro más largo (Candreva). “Tenemos que llegar a la Eurocopa con un equipo, no con una selección; la defensa de la Juventus será un punto de partida”, advirtió Conte en Florencia, donde se concentró Italia en la tercera semana de mayo. Y son una piña. “La verdadera fuerza de este equipo es que todos nos sentimos partícipes”, cuenta el propio Darmian. Pero todo parte desde atrás. “Tenemos la mejor defensa del mundo si contamos con Buffon también”, resuelve Daniele De Rossi. Aunque el portero tiene fiebre y frente a Irlanda jugará Sirigu (PSG).

No tenemos una estrella como Hazard o Ibra. Tampoco está Pirlo y yo no me siento tal. Pero sí que tenemos la fuerza del grupo”

De Rossi, jugador de Italia

Conte casi siempre ha jugado con tres centrales, a excepción de duelos puntuales. “Con los jugadores que tiene atrás, es su forma de entender el fútbol. Y se ha visto que es un ganador”, explican desde la Juventus; “quiere que Barzagli y Chiellini actúen de marcadores para dejar a Bonucci libre y que pueda actuar para corregir al resto desde un metro más atrás”. De momento, no hay quien les supere. Portería grapada y salidas a la contra con velocidad desde los costados. No es el fútbol que más le gusta al seleccionador –que comulgaba con la idea del exvicepresidente de la federación, Demetrio Albertini, inclinado a trabajar desde la posesión del balón-, pero es lo que mejor le va a un equipo que no destaca por su pie para conjugar la pelota. “Aunque si la presión rival no es alta, los centrales se abren y es Bonucci el encargado de dar el primer pase. Es el organizador del juego desde atrás”, replican desde el club turinés.

Son la portería y la zaga las líneas más reconocidas de esta selección, toda vez que no tiene un delantero universal ni medios que acaparen las portadas de los diarios. “Las lesiones de Marchisio y Verratti nos complicaron mucho los planes tácticos”, comenta Conte. “No tenemos una estrella como Hazard o como Ibrahimovic. Tampoco está Pirlo y yo no me siento tal. Pero sí que tenemos la fuerza del grupo”, expresa De Rossi. Y juegan sin presión porque nadie contaba con ellos, del mismo modo que el técnico está exonerado de los resultados porque después se marcha al Chelsea. Frente a Irlanda, en cualquier caso, podrían sellar su pase como campeones de grupo. “No es un partido inútil porque pensamos en lo que nos podemos encontrar en octavos. Hay que acabar con los nueve puntos”, aclara De Rossi. Todo es posible con este equipo. Nadie esperaba que Cesare Prandelli llevase a Italia a la final de la última Eurocopa y lo logró tras superar a Inglaterra y Alemania. Es el turno de Conte y su defensa juventina.