Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inglaterra, indignada con el ‘orgullo galés’ de Gareth Bale

“Yo no veo falta de pasión”, responde Hodgson al jugador del Madrid, que afirmó que ellos tenían "más orgullo y pasión"

Gareth Bale durante un entrenamiento.
Gareth Bale durante un entrenamiento. REUTERS

Owain Glyndwr fue el último príncipe de Gales nacido en Gales. Siete siglos más tarde, el fútbol, que genera su propia aristocracia, ha producido a un sucesor plebeyo en la figura de Gareth Bale. El jugador del Real Madrid ha desplegado un discurso con aroma de sedición, a propósito del partido que hoy enfrentará a su selección con la de Inglaterra, el reino que domina Gales desde la Edad Media.

"Será como cualquier derbi", dijo Bale; "nunca quieres perder contra el enemigo. Creo que tenemos mucha más pasión y orgullo nosotros que ellos".

Las palabras más inocentes pueden inflamar los espíritus más sentimentales. Si Bale pretendía provocar al vecino, lo consiguió. Los medios ingleses reaccionaron con virulencia. El seleccionador, Roy Hodgson, también. "Me temo que ha sido poco respetuoso", dijo Hodgson. "Yo no veo esa falta de pasión por ninguna parte".

El capitán inglés, Wayne Rooney, se sintió obligado a intervenir. "Eso es lo que él siente", apuntó el máximo goleador histórico de su selección; "pero estoy seguro de que nosotros los ingleses sentimos algo muy diferente. Él [Bale] es obviamente un orgulloso galés, cosa que debe ser. Él es de ahí y nosotros somos de Inglaterra, de modo que somos ingleses muy orgullosos".

Bale verificó el revuelo y convocó una conferencia de prensa el martes, a la que asistieron numerosos periodistas ingleses. "¿Cuántos jugadores ingleses cree dignos de vestir la camiseta de Gales?", le preguntaron. "¡Ninguno!", respondió el muchacho, feliz del papel de insubordinado que, por una vez en su vida, le asignan los medios británicos.

Existe una antiquísima tradición de rebeldes galeses y Gareth Bale parece encantado de recoger el testigo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información