LIGA ENDESA | UCAM MURCIA-REAL MADRID

El Murcia aguanta el pulso al Madrid

Los de Katsikaris, liderados por Campazzo y Faverani, igualan la eliminatoria de cuartos (1-1) que se resolverá el martes en casa de los blancos

Tapón sobre Lima
Tapón sobre LimaJavier Carrión López / EFE

En otro vibrante intercambio de golpes, como los tres precedentes de este curso entre ambos contendientes, el UCAM logró su ansiado triunfo ante un Madrid, al que ya había cercado, y abocó al campeón a su enésimo cara o cruz anticipado al calendario para defender el título. Los de Katsikaris, liderados por Campazzo y Faverani (19 puntos por barba), igualaron la serie (1-1) que se resolverá el martes en el Barclaycard Center. No le bastó al conjunto de Laso con la sobresaliente actuación de Felipe Reyes (21 puntos, 8 rebotes, 8 faltas recibidas y 27 de valoración) ni con otro ejercicio de intensidad de Llull. Las pérdidas de balón (13), la irregularidad y las bajas condenaron a los blancos.

Apenas se habían jugado tres minutos de partido cuando una entrada a canasta de Gustavo Ayón desembocó en una escaramuza que cambió el paisaje de la tarde en Murcia. El mexicano firmó un 2+1 tras la falta de Faverani, llegó Campazzo sin frenos y se le subió a la chepa, saltaron chispas, y al pívot madridista se le fundieron los plomos. Soltó el codo contra Sadiel Rojas y la técnica descalificante fue automática.

Lo festejó la parroquia local como quien enseña un trofeo de caza. Pero, en mitad del jolgorio por haber eliminado de la contienda a Ayón, emergió contundente la figura de Felipe Reyes. En siete minutos en pista, el capitán madridista dio lustre a su hoja de servicios (con 12 puntos, 4 rebotes y 15 de valoración solo en el primer acto) y sostuvo a los suyos ante la agitación de Campazzo. La puntería y las asistencias de Llull junto a los rebotes de Thompkins consolidaron la apuesta de los de Laso, pero la iniciativa en el marcador no se transformó en mando sobre la pista.

La diferencia apenas se estiró cinco puntos a favor de los blancos (26-31, m. 10) por el encomiable trabajo de Campazzo y Faverani. La dupla murciana exigió la mejor versión del campeón, diezmado de nuevo por la ausencia de Rudy. Al descanso, la estadística reproducía las mismas constantes del primer partido de la serie y de todos los enfrentamientos este curso entre Katsikaris y Laso. La correosa mezcla de solidez y dinamismo del UCAM volvía a aguantar el pulso a los blancos. Esta vez encontraron el premio

Al descanso, la contabilidad estaba a la altura de los tres enfrentamientos precedentes (47-50, m. 20), todos con el Madrid por encima de la frontera de los 100 puntos. Y, tras el paso por la caseta, el Murcia redobló su propósito de estirar la eliminatoria. Un parcial de 11-2 y la colección de pérdidas de balón del Madrid voltearon el marcador del 58-64 al 69-66 en apenas tres minutos. Se remangaron los blancos para igualar el choque (77-77, a 4m 36s). Pero los de Katsikaris mantuvieron su acoso hasta consumar el derribo. Un parcial de 11-4, esta vez con Cabezas al mando, resultó el definitivo (88-81, m. 39). Habrá tercer partido. El martes en Madrid (21.00, Tdp).

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50