Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estelada, prohibida

La decisión de la Delegación del Gobierno de impedir que se exhiban banderas independentistas en la final de Copa provoca el rechazo político en Cataluña

Esteladas en la Copa del Rey..  Esteladas, en el Barcelona-Espanyol.

La Delegación del Gobierno en Madrid impedirá la exhibición de esteladas en la final de la Copa del Rey que el Barça y el Sevilla disputarán el próximo domingo en el Calderón. Así se informó ayer en la reunión preparativa del dispositivo de seguridad del encuentro, que contempla el despliegue de unos 2.500 policías, vigilantes y sanitarios en el estadio del Atlético. Los asistentes deberán pasar por dos “exhaustivos” anillos de seguridad en los que serán cacheados, para evitar la entrada de objetos prohibidos, según detalló la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa.

Fuentes de la Delegación especificaron que símbolos como las banderas independentistas, exhibidos regularmente en las finales disputadas por el Barça, están prohibidos por la ley contra la violencia en el deporte: “La exhibición en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que, por su contenido o por las circunstancias en las que se exhiben o utilicen de alguna forma inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos o terroristas, o constituyan un acto de manifesto desprecio a las personas participantes en el espectáculo deportivo”. Dancausa aseguró que “el deporte en general y el fútbol en particular no tienen que convertirse en escenarios de confrontación política”.

La decisión provocó la indignación del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quien anunció que no acudirá a la final, como tenía previsto, mientras se mantenga la prohibición: “Me parece un atentado, una grave vulneración del derecho de expresión de miles de catalanes. La estelada es perfectamente legal y democrática”. El vicepresidente de la Generalitat y consejero de Economía, Oriol Junqueras (ERC), por su parte, calificó la orden de “incomprensible. Siempre he afirmado que no me gusta ni que se silben himnos ni que se menosprecie de ningún modo ningún símbolo o bandera de ningún tipo que exprese sentimientos democráticos”.

49.800 entradas vendidas

Se han vendido 49.800 entradas y se prevé que se complete el aforo de 54.000 espectadores, que tendrán que pasar por dos cinturones de seguridad, por lo que se pide a los ciudadanos que vayan al campo con suficiente antelación. Vigilarán por la seguridad del encuentro 1.490 agentes de Policía Nacional de diferentes unidades, 700 vigilantes de seguridad contratados por la Federación de Fútbol, 180 policías municipales, 80 efectivos del Samur y 43 de Cruz Roja, además de bomberos del Ayuntamiento.

También se expresó en el mismo sentido Carles Mundó, consejero de justicia de la Generalitat: “Me parece una vergüenza que el Gobierno español coarte la libertad de expresión de los ciudadanos que quieran exhibir un símbolo democrático como es la estelada”. El portavoz de ERC, Joan Tardà, abogó incluso porque el Barça no juegue la final: “Si atentan contra la libertad de expresión, tal vez lo más digno sería no ir, no jugar el partido”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, expresó su apoyo al presidente del Barça, anunció que tampoco asistirá al partido “en señal de protesta”, al igual que el presidente de la Generalitat, y calificó la medida de “inaceptable. El gobierno del PP debe rectificar”.

Desacuerdo del Barça

La prohibición es una limitación de la libertad de expresión inaceptable en una democracia

Carles Mundó, consejero de la Generalitat

Incluso el presidente del grupo popular en el Parlamento de Cataluña, Xavier García-Albiol, expresó su perplejidad: “La estelada no es mi bandera y me produce el mismo rechazo que la anterior bandera de España pero no veo ningún problema en que alguien la luzca de forma pacífica”. El secretario general de Deportes de la Generalitat, Gerard Figueres y la Unió de Federacions Catalanes (UFEC), así como muchas entidades de la sociedad civil —Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural— rechazan una prohibición que ha sido cuestionada igualmente por asociaciones de jueces y fiscales y sindicatos policiales. El portavoz de Jueces para la Democracia, Joaquim Bosch, consideró la decisión “desproporcionada” mientras el presidente de la Unión Progresista de Fiscales, Álvaro García, defendió “el derecho de la libertad de expresión por encima de todo”.

La entidad azulgrana, que ya fue multada por la UEFA por la exhibición de esteladas, mostró también el “desacuerdo más absoluto” con la orden, por considerar que es “un atentado a la libertad de expresión”, y exige a la delegada del Gobierno que colabore en la creación del buen clima que debe presidir la final” y “no provoque incomodidades a las instituciones”.

Más información