Cristiano Ronaldo no tiene límites

El portugués, más decisivo que nunca, lleva 46 tantos y está a cuatro de alcanzar los 50 por sexta temporada seguida

Cristiano, feliz, después de que el árbitro pitara el final del encuentro. Francisco SecoFoto: atlas

Anoche se fue a su casa con el balón del partido firmado por todos sus compañeros. Mientras atendía a los medios, se lo sujetaba un empleado del club. Sonreía con las orejas Cristiano Ronaldo que, después del hat-trick que clasificó al Madrid para las semifinales de Champions, ya suma 16 tantos en Europa (más que Messi y Luis Suárez juntos: 6 y 8, respectivamente).

“¿No está mal no, para ser una temporada mala?”, decía el portugués refiriéndose a las críticas que recibió por su flojo comienzo de temporada. Fue decisivo en los octavos contra la Roma (abrió el marcador en la ida en el Olímpico y también en la vuelta en el Bernabéu) y volvió a serlo anoche. Está a un gol en Europa de igualar su propio récord de 2014: la temporada de La Décima anotó 17 goles sólo en Champions. Le quedan, al menos, dos partidos (las semifinales) para intentar batirlo. “Ya veremos eso de los récords, yo no busco batirlos”, comentaba anoche mientras reconocía que empezó la temporada sin estar al nivel que la gente se esperaba.

Más información
Cristiano Ronaldo, el rey de la noche
Cristiano: ¿No está mal, no?
Lluvia, sol, salchichas y reguetón, crónica de una remontada

Aún así, Cristiano lleva 46 tantos (16 en Champions y 30 en Liga) y está a cuatro de alcanzar los 50 por sexta temporada seguida. “Soy un profesional y esta es la demostración de que a quien trabaja, Dios le ayuda”, reflexionaba en la zona mixta del Bernabéu. “Es un icono para nosotros y para el madridismo y se merecía una noche así”, le alababa Sergio Ramos. “Para nosotros es un privilegio tenerlo en el equipo porque sabemos como trabaja en el día a día”, apuntaba Keylor Navas.

A Casemiro le dio la risa cuando le preguntaron por el portugués. “Siempre hablo de él, pero más que hablar ahora deberíamos disfrutar de él. Siempre nos está demostrando que puede dar más”, analizó el centrocampista. Contra el Eibar, de hecho, Cristiano fue el único (junto a Pepe) que no entró en las rotaciones. Y anoche ya estaba pensando en el partido del sábado contra el Getafe. “¡Para que voy a descansar si me encuentro bien!”, soltó.

Cristiano, que esta temporada –hace mes y medio sin ir más lejos- recibió los pitos del público del Bernabéu y que, pese a llevar el mismo promedio goleador de siempre, ya no desatascaba partidos, se despertó a tiempo para dar un golpe en la mesa. En la ida de los octavos, en el campo de la Roma, fue decisivo, no sólo por el gol que abrió el marcador. Volvió a serlo en el Camp Nou, en el clásico, marcando el tanto de la remontada (1-2) después de que le anularan uno a Bale.

Cristiano lleva más goles en Champions (16) que Messi (6) y Luis Suárez (8) juntos

Y volvió a serlo anoche, cuando más lo necesitaba el Madrid y Zidane. Después del primer gol recogió deprisa el balón entre la red y se fue como un cohete hacia el centro del campo para no perder ni un segundo. Le faltó quitarle el silbato al colegiado y reanudar él el partido. Llevaba el balón debajo del brazo y con la otra mano indicaba a sus compañeros que había que jugar con cabeza. Tardó menos de dos minutos en volver a marcar. Cuando en la segunda parte el partido se estancó durante 15 minutos fue el jugador que más mordió al rival. Y el que, junto a Pepe y Ramos, no dejó de pedir a la grada, brazos en alto, que siguiera animando.

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS