Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doellman resucita al Barça

Cinco puntos del estadounidense en los últimos cuatro segundos de la prórroga ante el CSKA le cambian la vida a su equipo

Doellman celebra la victoria ante el CSKA.
Doellman celebra la victoria ante el CSKA. EFE

Doellman resucitó al Barcelona que se deslizaba hacia el sumidero de una fatídica derrota en la Euroliga y que, en cuatro segundos, lo cambió todo. Después de casi dos horas y cuarto de batalla, después de haber remontado ya en los 40 minutos una desventaja que parecía imposible, después de verse de nuevo abatido en la prórroga por un espléndido CSKA, por la pericia, el manejo del balón y la puntería de Teodosic y De Colo, Doellman lo cambió todo.

BARCELONA, 100; CSKA MOSCÚ, 98

Barcelona Lassa: Satoransky (19), Navarro (11), Oleson (8), Doellman (12), Dorsey (3) –equipo inicial-; Pau Ribas (2), Vezenkov (0), Samuels (0), Arroyo (9), Perperoglou (15) y Tomic (21).

CSKA Moscú: De Colo (30), Fridzon (4), Lazarev (0), Vorontsevich (15), Higgins (0) –equipo inicial-; Kulagin (0), Teodosic (23), Jackson (0), Korobkov (0), Freeland (5), Kurbanov (4) y Hines (17).

Parciales: 21-24, 26-14, 13-26, 21-25 y, en la prórroga, 15-13.

Árbitros: Belosevic (Serbia), Pastusiak (Polonia) y Shulga (Ucrania). Señalaron faltas técnicas a Tomic, Navarro y Pascual y antideportivas a Hines y Doellman. Eliminaron a Dorsey (m.40) y Tomic (m.44).

Palau Blaugrana. 6.778 espectadores. 10ª jornada del Top 16 de la Euroliga.

Arroyo desencadenó el monumental golpe de efecto final. Caracoleó cerca de la línea de tres, engañó a su marcador con una finta, pasó el balón hacia atrás, y desde allí Doellman anotó un triple que empató el partido a 98. La segunda prórroga estaba servida. Eso parecía. Pero Teodosic cometió un error de bulto. Sacó de fondo sin ton ni son, buscó un pase largo, hacia Hines. Y allí apareció la mano de Doellman, del Capitán América, que robó la bola y con su estilo majestuoso lanzó un tiro en suspensión que clavó la bola en el cesto del CSKA. El Palau Blaugrana explotó de júbilo. La grada celebró un triunfo que, por más que apretó, por más fe que tuvo, parecía dar ya por imposible.

La fe empezaba a agotarse. Por cómo estaba el marcador y por las condiciones en las que llegaba su equipo a la que podía ser la segunda prórroga, eliminados por faltas Tomic y Dorsey, exhausto Navarro, sin apenas entrar en materia Vezenkov, Samuels y Pau Ribas. Y el Barcelona, además, había perdido los tres partidos que habían concluido con prórroga esta temporada. Doellman lo cambió todo.

El ala-pívot estadounidense dijo la última palabra en un partido con toneladas de nervios, dominado durante muchos, muchísimos minutos por el talento individual y colectivo de un extraordinario equipo, el CSKA Moscú. Mecido el juego por el quehacer de De Colo y Teodosic, por los triples y la buena mano de Vorontsevich en otras fases y por la buena segunda mitad de Hines. El Barcelona estuvo discontinuo. Tan pronto galopaba Satoransky, como ponía la directa Navarro, como resurgía Tomic, pero casi siempre a remolque de los destinos que dictaran De Colo y Teodosic. Y encima, Tomic, Navarro y hasta Xavi Pascual perdieron por momentos los nervios y lo pagaron con una falta técnica cada uno.

El CSKA parecía tener la partida ganada (70-79 a falta de cuatro minutos). Pero en esas emergió Arroyo y le dio al Barça la chispa suficiente para forzar la prórroga. El CSKA cometió el error de especular en exceso en sus posesiones, jugando a que se consumierá el tiempo y no pasara nada. Faltaban dos minutos y seguía ganando por ocho (76-84). Pero, entre Tomic, Arroyo y Satoransky se las ingeniaron para forzar el empate a 85 y la prórroga. En ella, a menor escala, con diferencias no tan apreciables, pero se calcó el hilo argumental.

Volvieron a abrir brecha los triples de De Colo y Teodosic. Pero no perdió la fe el Barcelona, ni siquiera cuando Navarro falló un triple faltando diez segundos y con el marcador en 93-96. Porfió Arroyo, desenfundó Doellman y estuvo listo para robarle la cartera a Teodosic y asestar el golpe definitivo. La asombrosa victoria ante el CSKA mantiene las esperanzas de clasificación del Barcelona para los cuartos de final de la Euroliga.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información