Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federer cambia de planes

El suizo progresa en la rehabilitación de su menisco, pero no competirá en Indian Wells y posterga su reaparición hasta Montecarlo (abril), que inicialmente no figuraba en su calendario para este curso

Federer golpea la pelota durante la semifinal en Australia contra Djokovic.
Federer golpea la pelota durante la semifinal en Australia contra Djokovic. REUTERS

El tenis y sus aficionados deberán esperar, al menos, un mes y medio más. Ese es el periodo fijado por Roger Federer y su equipo para volver a competir sobre una pista. El suizo, operado el pasado mes de enero de una rotura parcial de menisco –sufrida tras caer en las semifinales del Abierto de Australia frente a Novak Djokovic–, no reaparecerá hasta el Masters de Montecarlo. Es decir, no antes del 10 de abril, fecha en la que arranca el Masters 1.000 sobre tierra batida.

De inicio, los médicos estimaron que Federer permanecería un mes alejado del circuito, pero el margen ha crecido a modo de precaución. El de Basilea, de 34 años y número tres del mundo, se ejercita desde hace unos días con sesiones de trabajo aeróbico e incluso empuña la raqueta para recuperar sensaciones, pero prefiere ser cauto. Lo mejor, piensa, es no precipitarse y fortalecer la rodilla para no tener ningún problema posterior.

"Como va a ser un año largo, no quiero empujar demasiado fuerte y volver demasiado pronto", precisa el ganador de 17 grandes a través de un mensaje en su perfil de Facebook, en el que añade: "Desafortunadamente no hay tiempo suficiente para participar en Indian Wells. Después de consultarlo con mi equipo, hemos decidido volver en Montecarlo".

En principio, esa cita no entraba en los planes de Federer. Su hoja de ruta contemplaba disputar 16 torneos para llegar fresco a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en los que competirá tanto en individuales como en dobles, junto a su compatriota Martina Hingis. La idea era, después de Melbourne, desfilar por Rotterdam y Dubái antes de desembarcar en Indian Wells (y prescindir de Miami); después, descanso y preparación, para desembarcar directamente en el segundo grande de la temporada, en Roland Garros.

Ahora, sin embargo, el contratiempo en la rodilla le hará pisar la arcilla antes de París. "Mi rehabilitación va realmente bien", tranquiliza.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información