Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abrines pide paso a base de triples

El alero mallorquín, superadas las lesiones que le impidieron jugar el Europeo y el último clásico, se ha erigido en el estilete del Barcelona

Abrines y Vicedo en un Barça-Estudiantes.
Abrines y Vicedo en un Barça-Estudiantes. EFE

Álex Abrines está exultante. El alero mallorquín de 22 años ha conseguido por fin la continuidad en el rendimiento, a menudo interrumpida por un serial de lesiones. La penúltima, en agosto, le impidió disputar el Europeo que ganó España; la última, no le permitió jugar el clásico liguero, el 27 de diciembre, ganado por el Barcelona (84-91).

En los tres últimos encuentros (Tenerife, Gran Canaria y CSKA) ha anotado 13 de los 15 triples que ha lanzado y se ha erigido en un baluarte ofensivo de su equipo. “Cuando ha estado bien a nivel físico, ha tenido buenas actuaciones”, resume su entrenador Xavi Pascual. Tal vez por ello el Barcelona ha renunciado a repescar a Papanikolaou, por más que así haya permitido que se refuerce un rival directo como el Olympiacos. Papanikolaou ocupa la misma posición que Perperoglou y Abrines. “Era uno de mis mejores amigos. Personalmente, tenía ganas de volver a jugar con él, pero el Barça cuenta con una plantilla muy amplia, y las cosas tampoco están mal para que sean cambiadas”, cuenta el alero mallorquín.

Mis compañeros me han permitido lanzar tiros abiertos en los inicios de partido y eso me ha dado confianza para meter también algunos desde ocho metros”

“Mis compañeros me han dado una confianza extra”, agradece Abrines cuando se le pregunta sobre sus magníficos porcentajes: un 50% en la Liga donde solo le superan precisamente dos jugadores del Madrid, Carroll y Nocioni, además de Waczynski, y un 44% en la Euroliga. “En los inicios de partido, mis compañeros me han permitido lanzar tiros abiertos y eso me ha dado confianza para meter también algunos desde ocho metros”.

Abrines, elegido por Oklahoma Thunder en el draft de 2013 y que amplió en mayo su contrato con el Barcelona hasta 2019, se posiciona ante un clásico en el que no se emparejará como es habitual con Rudy Fernández. “Tenemos que evadirnos de sus bajas ya que los que jueguen son de altísimo nivel, y saber que debemos hacer las cosas muy bien: controlar su rebote ofensivo, controlar a Sergio Rodríguez y defender con eficacia. No creo que haya diferencias abismales como las que se dieron la última vez”.

Abrines tiene un convencimiento: “Si todos los jugadores vamos aportando, este Barça es imparable”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información