Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sébastien Loeb vuelca su Peugeot y queda fuera de la lucha por el título

El piloto francés dio varias vueltas de campana en el tramo final de la octava etapa que le hicieron perder mas de una hora

Toby Price suma su cuarta victoria y arrebata el liderato a Gonçalves

Loeb y Elena reparan el Peugeot.
Loeb y Elena reparan el Peugeot. AFP

Está bien. Tremendamente cabreado, pero en perfectas condiciones. Sébastien Loeb, que hasta ayer lideraba la categoría de coches del Dakar en su primera participación, sufrió un aparatoso accidente durante el último tramo de la octava etapa que dio al traste con su buen comienzo de carrera. A falta de 11 kilómetros para el final de la especial perdió el control de su Peugeot y dio varias vueltas de campana que dañaron seriamente al vehículo. Tanto Loeb como Daniel Elena, su copiloto, no sufrieron ningún daño, más allá del susto por el inesperado accidente que acababan de protagonizar.

Al ritmo al que se está yendo es normal poder tener problemas así"

No fue el único episodio dramático del día para el nueve veces campeón del mundo de rallies. Mucho antes, ya habían sufrido otro percance con unas dunas. Su Peugeot quedó atrapado en una de ellas, dando al traste con cualquier posibilidad de luchar por la cuarta victoria de etapa. Sin embargo, tras el accidente, y aunque en un primer momento todo parecía indicar que tendrían que esperar a las asistencias para ser remolcados hasta el final del recorrido, Loeb y Elena fueron capaces de reparar el coche lo suficiente como para poder completar la etapa por sí mismos. La condena, eso sí, es ya insalvable. Su Peugeot cruzó la línea de meta a una hora y ocho segundos de Al Attiyah, que superó por doce segundos a Carlos Sainz. "Son cosas que pueden pasar porque al ritmo al que se está yendo es normal poder tener problemas así", valoró el español cuestionado por el accidente de Loeb.

El catarí logró la primera victoria de Mini en este Dakar evitando un nueva muesca de Peugeot, ganador de las siete anteriores. Peterhansel, que acabó tercero, sigue líder de la general a dos minutos de Sainz.

Toby Price, durante la octava etapa ampliar foto
Toby Price, durante la octava etapa AFP

No hay quien siga a Price

Toby Price es australiano, de Hillston, y tiene planta de jugador de baloncesto. Aun así, anda en moto mejor que lanza tiros libres, de eso no hay duda. De las ocho etapas que se han disputado hasta el momento, Price ha ganado cuatro, más que ningún otro piloto. Ayer, a lomos de su KTM, una máquina casi perfecta, no sólo consiguió marcar de nuevo el mejor tiempo del día si no que asestó un buen palo a sus perseguidores. Especialmente al portugués Paulo Gonçalves, que aunque fue segundo, perdió más de seis minutos respecto a Price, nuevo líder de la clasificación general a dos minutos de distancia del luso de Honda. En la primera de las etapas más dakarianas que componen esta segunda semana de competición y que tuvo lugar entre Salta y Belén -766 kilómetros, 393 cronometrados-, Price, que completa su segunda participación -fue tercero en 2015-, decidió apretar el acelerador y dar gas en un terreno que parecía reservado para los pilotos experimentados. Sin embargo, ninguno de ellos consiguió seguir la estela del australiano. A Price, un tipo reservado pero con la mirada enfocada, no parece asustarle el desafío.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.